Antonio Gómez Rufo une el mito de la eterna juventud y el cambio climático en la novela 'La noche del tamarindo'

Actualizado 17/01/2008 20:18:05 CET
EP

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escritor Juan Gómez Rufo relaciona el mito de la eterna juventud y el cambio climático en su nueva novela, 'La noche del tamarindo' (Planeta), un "canto a la vida" en que realiza una "llamada de atención al mundo del futuro, que ya está aquí", dijo hoy en una entrevista concedida a Europa Press. El cambio climático que "existe, pero no se reconoce" se sitúa en el trasfondo del libro. "Al mundo le quedan cuatro o cinco décadas de vida", pronosticó Gómez Rufo.

Vinicio Salazar es uno de los hombres más poderosos de la tierra. Cuando una enfermedad acaba con la vida de su hija, decide emplear toda su fortuna en la búsqueda de un absoluto: "comprar más vida". Cuando logra su objetivo, Salazar se pregunta el porqué, sus seres queridos ya no están, ha perdido su propia identidad y vive en un planeta muy deteriorado por la acción del hombre.

El escritor está "seguro" de que se cumplirán las previsiones formuladas por expertos como Al Gore. "Hacia 2050 habrá en el mundo una carencia absoluta de agua y puede que este líquido sea el salario de los trabajadores", afirmó. Sin embargo, "aún estamos a tiempo" de evitarlo si "aplicamos el principio de rectificación". Gómez Rufo, involucrado en el movimiento 'pobreza cero', ve "muy relacionados" el problema del hambre y del clima.

SIN HAMBRE EN 2015

El pesimismo aparente de la novela esconde una "visión claramente optimista", fruto del modo de pensar del autor, quien considera que somos "la primera generación capaz de acabar con la pobreza extrema". "Sin renunciar a nada en los países ricos", el hambre podría ser parte del pasado "en 2015". Estas ideas vertebran 'La noche del tamarindo', una novela "de preguntas y provocación" que no olvida el "entretenimiento".

Salazar, el multimillonario protagonista, busca la fuente de la eterna juventud invirtiendo su fortuna en la investigación biomédica. Hoy en día, lo científico y su poder se encuentran en el epicentro de un debate candente. "La ciencia nunca debe encerrarse en una celda" según el escritor, que ve como únicos límites "válidos" aquellos "establecidos por la ética".

UNA PISTOLA EN LA BOCA

Tras convivir con trabajadores del Instituto Nacional de Oncología o de una unidad de trasplantes, Gómez Rufo cree que "la mayoría de las enfermedades actualmente mortales como el cáncer están a punto de ser curadas". Si esto no se ha producido todavía se debe a una cuestión "económica". "No hay dinero suficiente para pagar los costes que generaría", explicó. La investigación médica que ha realizado para documentar le novela le ha quitado "muchos miedos".

Escritor nocturno, cree que el creador debe sentir en su propia carne las experiencias que narra. Gómez Rufo pasó una noche llorando imaginando la muerte de su propia hija, que es lo que le ocurre al protagonista de la novela. En otra ocasión, no dudó en ponerse el cañón de una pistola en la boca para fantasear con el suicidio. "Es impactante sentir el frío del metal y el retroceso de la lengua. No es necesario morir para vivir la muerte". Procedimientos extremos propios de "un escritor loco", como se considera a sí mismo. "Estoy chotao", concluyó.