Actualizado 23/03/2007 22:33 CET

'Sonetos de amor y otros delirios' revive el enigma sobre los escritos de Shakespeare

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La obra de teatro, 'Sonetos de amor y otros delirios' que la compañía El Temple, estrena el próximo 28 de marzo en el Teatro Galileo y que estará en cartel hasta el 15 de abril, revive los enigmas sobre los escritos de William Shakespeare que más investigaciones han suscitado.

La compañía de teatro ha elegido representar una de las hipótesis sobre la verdadera historia que encierran los sonetos del autor inglés, que algunos escritores como Bernand Shaw u Oscar Wilde han relatado. El Temple pone en escena el triángulo amoroso protagonizado por Shakespeare, el conde de Southampton y la Dama Oscura.

La historia parte del encargo que encomienda la madre del Conde de Southampton a Shakespeare. Una serie de sonetos para que su hijo pueda casarse y "vuelva al buen camino", comentó el dramaturgo Alfonso Plou. Los dos hombres se enamoran y al mismo tiempo lo hacen de la Dama Oscura. La madre del conde, además, encarga al poeta que escriba 'Sueño de una noche de verano', para celebrar su segunda boda.

Contra lo que pudiera pensarse, 'Sonetos de amor y otros delirios', no es un recital de poesía, es una obra de teatro en la que los actores representan este triángulo amoroso al tiempo que recitan quince de los 140 sonetos que compuso el poeta. "Es un trabajo de creación", declaró el director de la obra, Carlos Martín. "Lo difícil fue integrar los sonetos en la obra porque no queríamos que fuese un desfile de poesía", manifestó el actor que interpreta a Shakespeare, José Luis Esteban.

SHAKESPEARE, ÍNTIMO Y ROMÁNTICO

El Temple, a pesar de ser una compañía de teatro contemporáneo, ha querido utilizar estos sonetos que apenas se han explotado dramatúrgicamente. "Nos parecía interesante saborear los versos de los sonetos que muestran al autor desde su creación más íntima y poética", adujo Martín.

"En escena dejamos un espacio a la improvisación", comentó Plou al referirse al planteamiento de escena que pretende la compañía. Los actores representan las escenas como si estuviesen en un ensayo, ya que "a la gente le gusta saber lo que sucede detrás del telón", comentó Esteban, quién además añadió que con este método, "se produce una relación de cercanía entre actor y espectador". La compañía ha previsto un pequeño margen de error para que los actores puedan desarrollar libremente las escenas cuando cometan algún fallo, ya que al fin y al cabo, "Shakespeare también amaba y también se equivocaba", manifestó Plou.

En 'Sonetos y otros delirios', la atmósfera amorosa que envuelve a los personajes evoluciona desde los truculentos y virulentos romances de los sonetos, a un amor bucólico y delirante en 'Sueño de una noche de verano'.

CLÁSICO Y CONTEMPORÁNEO

"Los sonetos tienen una contemporaneidad increíble", dijo Plou, quien además añadió que, "para una compañía contemporánea es muy difícil representar un clásico con una trama tan compleja".

Sobre las tablas, los actores van transformando su aspecto. Al comienzo de la obra, visten "ropa de calle", dijo Martín y, con cada escena, van adquiriendo una prenda que les acerca al mundo del teatro isabelino. "El vestuario de época está hecho con materiales contemporáneos", dijo Plou, con lo que se resalta, una vez más, esa unión entre clásico y contemporáneo.