Actualizado 23/09/2015 18:21 CET

Al Aswany: "Los Gobiernos occidentales son parte del problema de los refugiados"

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El escritor Alaa-Al Aswany, autor de la obra 'El automóvil club de Egipto' (Random House), ha lamentado la postura de varios Gobiernos europeos que no quieren albergar refugiados ya que considera que "son parte del problema" que ha originado estos movimientos.

Preguntado en una entrevista con Europa Press sobre cuál debería ser la postura de estos países, Al Aswany ha afirmado que su idea es "similar a lo que piensa todo el mundo, es decir, que todos ellos deberían hacer hueco para acogerlos".

En este sentido, ha apuntado a que los Gobiernos occidentales "no son totalmente inocentes" respecto a la situación de Siria, lo que debería condicionar sus decisiones. "Lo que ha ocurrido sucede en parte por la venta de armas, en muchos casos de estos países, por lo que no puedes hacer esto y luego cerrar las fronteras cuando la gente huye", ha añadido.

En cualquier caso, ha explicado que cualquier país tiene "el derecho natural" de comprobar quién es el refugiado y quién es un emigrante, pero, a su entender, la acogida de estas personas "se reduce básicamente a una cuestión humanitaria".

'El automóvil club de Egipto' es una novela que tiene cierto componente autobiográfico, ya que su autor acude a sus recuerdos de la infancia --cuando su padre, que trabajaba allí como abogado, le permitía acompañarle-- para retratar a una sociedad a punto de estallar contra la opresión británica de la época.

El autor reconoce la influencia de la Primavera Árabe en esta obra, pero matizando que fue en el proceso de elaboración y escritura más que en la propia temática. "Muchos piensan que es una novela sobre la revolución árabe, pero un novelista no es la persona más indicada para contar estos hechos", ha puntualizado.

DOS AÑOS PARTICIPANDO EN LA REVOLUCIÓN

En cambio, Al Aswany, que empezó a escribir esta novela en octubre del año 2008 y finalizó en febrero de 2012, sí admite que el haber participado en estas revueltas durante dos años --lo que supuso un parón en la escritura-- le ayudó a mejorar en la creación de diálogos.

"La fórmula empleada podría decirse entonces que es realidad más imaginación. Tenía que imaginarme los sentimientos de una revolución, y tras mi participación, era muy fácil describir las imágenes y no tenía que pensar con esfuerzo", ha aseverado.

Preguntado sobre si después de este apoyo a la revolución ha sufrido amenazas, ha asegurado que únicamente de parte de "los fanáticos, que por cierto, no lo serían si leyeran literatura". Además, ha afirmado no arrepentirse de ello a pesar de que Al Sisi (criticado por varias asociaciones de Derechos Humanos) haya llegado al poder, puesto que él únicamente quería elecciones anticipadas y no respaldó al partido del nuevo presidente.

ESCRITOR Y DENTISTA

El escritor egipcio ya retrató parte de su sociedad en 'El edificio Yacobián', por la que recibió un gran respaldo del público. A su entender, el "análisis político" de un país no es algo que corresponda a los escritores, pero sí "el contenido humano". "Los escritores deben defender la libertad y los derechos humanos", ha señalado.

Al-Aswany continúa ejerciendo su labor de dentista y ha confirmado que seguirá trabajando en ello porque complementa a su otra labor de escritor. "Ser dentista es muy útil: veo, escucho y comprendo a gente, porque mi consulta es un lugar para la comunicación humana", ha concluido.

Para leer más