Fútbol.- Schuster se doctora como entrenador con su primera Liga

Actualizado 05/05/2008 1:07:00 CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El alemán Bernd Schuster (Augsburgo, 1959) concretó hoy su primer título como entrenador después de diez años en los banquillos de Alemania, Ucrania y España, y en su primera temporada al frente del Real Madrid, con el que espera alcanzar la 'excelencia' en el juego que prometió el presidente Ramón Calderón cuando lo contrató procedente del Getafe.

Si bien como jugador apenas tardó dos años en hacerse con su primer título, como entrenador ha necesitado una década, siete equipos -SC Fortuna (1997-1998) y FC Colonia (1998-1999) en Alemania, Xerez CD (2001-2003) en España, Shakhtar Donetsk (2003-2004) en Ucrania, y Levante (2004-2005), Getafe (2005-2007) y Real Madrid (2007-) en su regreso a tierras españolas- y dos finales de copa perdidas, con el Shakhtar Donetsk y Getafe.

Después de un notable rendimiento con equipos de menor categoría le surgió la oportunidad de un 'grande' y de momento no la desaprovecha. El Real Madrid gana dos Ligas consecutivas 18 años después y precisamente en esa última ocasión Schuster vestía la elástica blanca.

El punto de inflexión para el Schuster entrenador sucedió en sus dos temporadas en el Getafe, su sexto destino como técnico. En la primera le mantuvo en zona noble y con un fútbol vistoso y en la segunda mejoró el nivel y le aupó a una final de Copa después de una remontada memorable al FC Barcelona en semifinales.

El buen juego desarrollado por los azulones, acompañado de resultados, llamó la atención de Calderón, que pretendía un rumbo en el concepto futbolístico de su equipo. El presidente dijo adiós a Capello y saludó efusivamenta a Schuster, pregonando que el alemán traería la excelencia al fútbol de los blancos.

El tiempo acaba dándole la razón al presidente madridista. No en la excelencia, pero sí en una mejoría en el juego y un nuevo título para las vitrinas, cimentado desde el inicio, pese a los límites futbolísticos del equipo.

Sin embargo, no ha sido fácil para el alemán conseguir su primer título. Antes que a Getafe y Real Madrid, entrenó a otros cinco equipos. Entre ellos el Xerez, en Segunda División y al que casi asciende en su primer año y el Levante, que prescindió de sus servicios antes de finalizar su única temporada, la 2004-2005, en la que los granotas acabaron en la división de plata.

Sólo en una ocasión rozó otro trofeo: la Copa de Ucrania con el Shakhtar Donetsk, al que llegó tras sus etapas en el Xerez, Colonia y Fortuna, donde debutó como primer técnico en 1997.

DE JUGADOR A ENTRENADOR EN MESES.

Meses antes el ahora entrenador madridista había colgado las botas como jugador profesional en el Pumas de México. Schuster sentía pasión por el fútbol y deseaba continuar su exitosa carrera ligado al fútbol como preparador. No en vano sumó 25 títulos a nivel de clubes y uno, la Eurocopa de Italia 80, con su selección.

El teutón conquistó sus mayores éxitos con el FC Barcelona, por el que fichó en 1980 después de haber debutado en el Colonia en 1978. Con los blaugrana consiguió desde una liga (1984-1985) hasta tres Copas del Rey (1980-1981, 1982-1983 y 1987-1988), pasando por una Recopa de Europa (1981-1982) en sus ocho años de estancia en el Camp Nou.

Después llegó su etapa en la capital de Madrid, donde jugó sucesivamente en el Real Madrid (1988-1990) y Atlético de Madrid (1990-1993). En Chamartín amplió su vitrina de trofeos con otras dos ligas, las dos últimas de las cinco consecutivas de la 'Quinta del Buitre' (1988-1989 y 1989-1990), su segunda Copa del Rey (1988-1989) y otra Supercopa de España (1989-1990).

Sin embargo, después de hacer historia formando parte de un equipo mítico que mantiene el récord de goles a favor en liga, 107, aterrizó en la ribera del Manzanares. Vistiendo la elástica rojiblanca conquistó dos Copas del Rey más (1990-1991 y 1991-1992) antes de regresar a Alemania en 1993 para jugar por el Bayer Leverkusen y viajar a México para retirarse en el Pumas.

Por último, Schuster también fue un jugador reconocido a nivel individual. Destacando como organizador de juego, conquistó un 'Balón de Plata' después de su gran Eurocopa en 1980 y dos 'Balones de Bronce', en 1981 y 1985, poniendo la guinda a su etapa barcelonista.