Laporta vota entre gritos en su contra que atribuye a una "minoría organizada"

Actualizado 06/07/2008 16:39:25 CET
ep

BARCELONA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, acudió hoy a votar 'no' a la moción de censura presentada contra la directiva, rodeado de una decena de miembros de seguridad que le abrieron paso entre una treintena de aficionados que le insultaron y gritaron en su contra, a los que calificó de "minoría organizada".

"Durante toda la mañana, mayoritariamente he estado recibiendo muestras de apoyo, pero como anunciamos la hora en que vamos a votar, siempre hay pequeños grupos que buscan notoriedad, los mismos que han promovido esta moción. Es una minoría que buscaba reventar el acto'", declaró a los periodistas.

Laporta destacó los apoyos y muestras de afecto "espontáneos" que recibe desde primera hora en su recorrido por el lateral del Camp Nou, donde están instaladas las 120 mesas con las urnas, y dijo tener "buenas sensaciones" durante la jornada de la votación que decide el final o la continuidad de su mandato.

"Tengo unas sensaciones similares a las de 2003", comentó, aludiendo a las elecciones que ganó hace cinco años. Además, aseguró que confía en el triunfo del 'no' a la moción, la cual calificó de "injusta y desproporcionada" y que "no tiene sentido", ya que entiende que el balance de su gestión ha sido positivo.

"Los motivos no son consistentes porque esto es deporte, se puede ganar y perder, y, en cinco años, esta directiva, conmigo de presidente, hemos tenido el acierto de ganar dos Ligas y una 'Champions', y creemos que los resultados deportivos no son razón suficiente para interponer un voto de censura", afirmó.

"Espero que así lo entiendan los socios. Me gustaría que, de una vez por todas, podamos tener la tranquilidad necesaria para gobernar el club. Ya nos sacaron un año de mandato en el primer mandato y ahora esto no tiene sentido", añadió, en referencia a la sentencia judicial que obligó a celebrar elecciones en 2006.

Laporta mantuvo que hay "una minoría" que "erosiona sistemáticamente" a la directiva, "una minoría muy identificada que fomenta la división", dijo, y de la que considera que forman parte el ex vicepresidente deportivo del club, Sandro Rosell, y Oriol Giralt, cabeza visible del grupo promotor de la moción de censura.

"No sé si Giralt ha venido en tándem, pero no he visto", ironizó Laporta, que estos días había aludido al "tándem" que forman Rosell y Giralt. Por último, reiteró que, si prosperase la moción, la comisión gestora que gobernaría el Barça hasta la celebración de elecciones no podría fichar ni vender jugadores.

Laporta valoró las declaraciones del presidente de la comisión económica, Xavier Sala Martín, a quien correspondería presidir la gestora, y reiteró que "es un tema que está clarísimo" y "una de tantas razones por las que no debería prosperar el voto de censura y los socios tendrían que venir a votar 'no' a la censura".

"No tendría sentido que una persona que no ha sido elegida en un proceso electoral pudiera tomar la decisión de vender a Messi, por ejemplo", concluyó Laporta, que también destacó su compromiso por promover la "unidad" y deseó que el Barça salga "reforzado" de esta jornada "de plenitud democrática".