JJ.OO/Balonmano.- (Análisis) España busca recuperar el 'espíritu de Túnez'

Actualizado 04/08/2008 19:33:44 CET

Los de Pastor tienen como meta pelear por una medalla

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La selección española de balonmano acude a los Juegos Olímpicos de Beijing con la intención de recuperar el 'espíritu de Túnez', ese mismo que en 2005 la llevó a convertirse en campeona del mundo, y lo hará con un bloque muy similar al de entonces.

El histórico éxito de hace tres años, fue continuado con una plata en el Europeo de 2006 de Suiza. Sin embargo, a partir de ahí, las decepciones han sido mayores, aunque muchas de ellas se han producido por errores infantiles, como en el último Campeonato de Europa ante Francia y Suecia, o por la mala suerte del cruce (la anfitriona Alemania y el arbitraje en el Mundial de 2007).

Así, de los 14 hombres que ha convocado Juan Carlos Pastor, sólo cuatro no estuvieron en aquel Mundial que catapultó al balonmano español. Son Jon Belaustegui, Carlos Prieto, Cristian Malmagro y Víctor Tomás, sin duda alguna, piezas importantes en el engranaje español, que debutará el próximo 10 de agosto ante Croacia, la actual campeona olímpica.

Pero, al margen del conjunto balcánico y de Francia, los españoles tienen, relativamente, una empresa fácil para pasar a la siguiente ronda, pues el resto de rivales no deberían presentar un gran problema, sobre todo en el caso de China, pese a ser anfitriona, y Brasil, mientras que Polonia, actual subcampeona del mundo, será un enemigo complicado.

De las seis selecciones de cada grupo, cuatro acceden a la siguiente ronda, donde España podría medirse a Alemania, Dinamarca, Rusia, Corea del Sur, Islandia y Egipto. Una panorama no muy alentador, pero que los de Pastor tratarán de superar para mejorar su último papel en unos Juegos Olímpicos; un séptimo lugar en Atenas, tras perder en los penaltis un apasionantes duelo de cuartos ante Alemania.

Para que no vuelva a repetirse, España recordará cuál fue la clave del éxito en Atlanta 1996 y Sydney 2000, cuando logró culminar el campeonato con una merecida medalla de bronce. Por aquel entonces eran los Masip, Garralda, Urdangarín, O'Callaghan, o Dujshebaev los que se batían en el parqué; para esta cita, España deberá confiar en sus hombres más determinantes.

EL LASTRE DE NO PODER CONTAR CON URIOS

Pastor no puede contar una vez más con Rolando Uríos porque el pivote no ha podido coger el estado de forma necesario después de una campaña plagada de problemas físicos. La ausencia del cubano, junto con la importante igualmente del central Chema Rodríguez, sobre todo para la dirección, debe ser compensada por varios jugadores considerados en la elite continental y mundial.

Es el caso de Iker Romero, vital para los de Pastor, o de Alberto Entrerríos, cuya aportación en goles desde la primera línea, al igual que los de los extremos Juanín García y Albert Rocas, o dos piezas claves como los veteranos porteros José Javier Hombrados y David Barrufet.

De todos modos, Pastor ya ha advertido que la clave estará en defender bien y duro, y tiene claro que los partidos no pueden irse a la treintena de goles. Si atrás se funciona bien, el equipo podrá exhibir una de sus mejores armas, la velocidad al contragolpe.

Por tanto, con el objetivo de dar una imagen favorable a la de últimas citas, pero sobre todo, con el convencimiento de que una medalla es posible, llega España a Beijing, que además serán los últimos Juegos del gran capitán David Barrufet, que intentará poner el broche de oro a sus, de momento, 259 internacionalidades con la 'roja'.

FICHA.

--SEDES: Estadio Nacional Cubierto y Gimnasio del Centro Deportivo Olímpico.

--FECHAS: Del 10 al 24 de agosto

--PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA: José Javier Hombrados, David Barrufet, Albert Rocas, Víctor Tomás, David Davis, 'Juanín' García, Alberto Entrerríos, Raúl Entrerríos, Iker Romero, Cristian Malmagro, Jon Belaustegui, Demetrio Lozano, Rubén Garabaya y Carlos Prieto. Entrenador: Juan Carlos Pastor.