Tiene Síndrome de Down y fue rechazada en varios trabajos, ahora inaugura su pastelería

Collette
FACEBOOK
     
Actualizado 16/01/2017 13:06:49 CET

EDIZIONES, 16 Ene.

Collette Divitto es una joven de 26 años con Síndrome de Down y con una tenacidad y perseverancia dignas de admiración. De pequeña tuvo muy claro que su pasión era la repostería. A medida que fue creciendo, fue dándose cuenta de que quería hacer de su pasión su medio de vida, pero la vida no se lo puso nada fácil.

Cuando tenía 22 años, Collette se propuso recorrer todas las pastelerías de Boston para solicitar empleo ofreciendo una muestra de sus galletas. A pesar de que todos manifestaron su agrado por los dulces de la joven, en todos los negocios la respuesta fue siempre la misma: no. El motivo: "no encajar en su equipo".

collette facebook

"Muchos de los que me entrevistaron me dijeron que era muy maja pero que no era una buena opción para ellos", dijo Divitto en una entrevista para Upworthy. "Fue muy doloroso y me sentí rechazada".

Con el paso del tiempo y con tantos rechazos acumulados a sus espaldas, la joven llegó a preguntarse si, en su caso, la causa se debiese a su Síndrome de Down.

El rechazo fue desalentador, sin duda, sin embargo, Collette supo aprovecharlo para hacerse más fuerte y para seguir persiguiendo sus sueños.

collette facebook 2

Cuatro años después de aquello,su madre y su hermana la ayudaron a abrir su propia pastelería a la que llamaron Collettery's. En cuanto la inauguraron recibieron su primer pedido de una tienda de comestibles de Boston llamada Golden Goose Market. Enseguida se dieron cuenta de lo buenas que estaban y le encargaron 100 cada semana.

galletas collette facebook

collettery facebook

La fama de sus galletas llegó a algunos medios de comunicación importantes del país, como CBS News, a quien Collette concedió una entrevista tras la cual empezaron a dispararse los encargos de todo el país. ¡A mediados de diciembre ya había realizado más de 10.000 pedidos!

colletttery cola facebook

Gracias a su espíritu de lucha, el negocio de Collette va viento en popa. Su mayor anhelo, ahora mismo, es hacerlo crecer para poder contratar a otras personas con discapacidad.

La moraleja de esta increíble historia de superación la suscriben estas palabras de su protagonista: "Nunca te des por vencido. No dejes que la gente te haga sentir triste o rechazado. Mantén tu motivación y sigue tus sueños".