Economía/IPC.- CC.OO. dice que el aumento del IPC en 2007 es un "pésimo" dato y supone una pérdida de competitividad

Actualizado 15/01/2008 12:48:01 CET

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

CC.OO. afirmó hoy que el aumento del 4,2% del IPC en 2007 es un "pésimo" dato para la sociedad española en su conjunto y supone una pérdida de competitividad de la economía española, dado que el diferencial de precios con la zona euro se sitúa por encima de un punto.

El sindicato indicó que este aumento implica un mayor gasto público por la revisión de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo de una parte de los trabajadores y de los ciudadanos con menor renta y que, además, dedican un mayor porcentaje de su renta al consumo de bienes básicos.

CC.OO., que destacó que el aumento del 4,2% supera en punto y medio el dato del ejercicio pasado y es necesario remontarse hasta 1995 para observar una cifra similar, apuntó que la inflación subyacente (3,3%) presenta connotaciones todavía "más preocupantes" para la economía española, porque también está por encima de la media de la UE, excluyendo los elementos más volátiles como el crudo y los alimentos frescos.

"Los malos resultados en control de precios son generalizables a casi todos los grupos de productos, pero por su incidencia en las personas con menor renta, son especialmente reprobables los acaecidos en los alimentos: pan (14,4%, carne de ave (10,2%), leche (31%), productos lácteos (10,0%), frutas frescas (7,8%), legumbre y hortalizas (7,6%)", subrayó.

Asimismo, el sindicato rechaza que el incremento inicial de los salarios pactados en convenio (2,9%) sea una de las causas del fuerte crecimiento de los precios.

"El intenso crecimiento en los precios es responsabilidad exclusiva de aquellos empresarios sin ningún compromiso social y una visión cortoplacista, que se han aprovechado para imponer precios muy por encima del valor de los productos", subrayó.

CLÁUSULAS DE GARANTÍA.

Por último, recuerda que la desviación sobre el objetivo de inflación obliga a la entrada de las cláusulas de garantía salarial que afectan al 69% de los trabajadores con convenio firmado (5,8 millones), de los cuales el 85% (4,9 millones) tienen efectos plenos (actualización y efectos retroactivos) y el 15% solo en actualización de las tablas salariales.

De los trabajadores con convenio firmado sin cláusula de garantía (31%), una parte firmó subidas salariales superiores a la inflación definitiva (4%), y como elemento negativo, 2,2 millones de trabajadores (el 27% de los que tienen convenio suscrito) saldrán perjudicados con la elevada inflación, e incorporarán pérdidas de poder adquisitivo, al no disponer de cobertura para hacer frente al crecimiento de los precios.