Actualizado 07/01/2009 13:20 CET

África central y oriental registraron el año pasado más de nueve millones de desplazados internos

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las regiones de África oriental y central registraron a lo largo de 2008 al menos 9,1 millones de desplazados internos, casi el 30 por ciento de ellos en la región de Darfur, en el oeste de Sudán, según un informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).

El número de desplazados internos ha experimentado un cierto retroceso (alrededor de 400.000) respecto al año anterior, un dato que, según el informe, no refleja una mejora de las condiciones sino que es resultado del "flujo normal de los desplazamientos de población".

La mitad de los desplazados de la región se encuentran en Sudán (4.576.250), 2,7 millones de ellos únicamente en Darfur, una región azotada por un grave conflicto interno desde febrero de 2003. Aparte de los desplazados internos, los países de la región registraron el año pasado alrededor de 1,8 millones de refugiados, que encontraron acogida en países como Chad, Tanzania y Kenia.

Entre los motivos por los que las personas se dan a la fuga, abandonando casas y tierras, para instalarse en otras zonas de su propio país, el informe destaca los desastres de origen meteorológico (sequías e inundaciones) y los conflictos armados internos.

Las condiciones humanitarias de estas personas son "complejas" porque en las zonas a las que se desplazan se suelen encontrar con "las mismas guerras y las mismas condiciones climatológicas adversas", según se lee en el informe.

Aparte, la escasez de fondos, las limitaciones para acceder al uso de las tierras y las incertidumbres en los procesos de paz y reconciliación contribuyen a retrasar el regreso de cientos de miles de desplazados a sus territorios de origen, incluso en los casos en que se han resuelto las crisis que les habían obligado a huir.