Actualizado 03/02/2009 20:00 CET

Guillermo Peris, investigador de la UPV: "Los invidentes podrán detectar obstáculos a 15 metros de distancia"

Guillermo Peris
UPV

El Profesor de Ingeniería Gráfica y director del Centro de Investigación en Tecnologías Gráficas (CITG) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Guillermo Peris, acaba de presentar el proyecto CASBLIP (Cognitive Aid System for Blind People), desarrollado por siete centros europeos y subvencionado por la UE, para la detección de obstáculos y la mejora de la movibilidad de las personas con problemas visuales.

.- ¿En qué consiste el proyecto CASBLIP para invidentes?

Es un proyecto europeo en el participan siete centros distintos coordinados para la investigación y desarrollo de ayudas cognitivas, destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas ciegas o con importantes problemas visuales. Dentro del programa, trabajamos en la creación de dos prototipos que, basados en tecnologías de visión artificial, mecanismos acústicos, sistemas GPS y sensores, son capaces de detectar obstáculos y favorecer la orientación de las personas con deficiencia visual. Este sistema funciona transformando la información tridimensional en mapas acústicos, lo que permite a los usuarios localizar la situación de aquellos objetos que dificulten su movilidad.

.- ¿Cómo surgió el proyecto?

La idea nació hace tres años como inciativa conjunta de varias universidades europeas, como la de Bristol (Inglaterra), la Politécnica de delle Marche (Italia) o la de La Laguna (Tenerife). Cada una de ellas se encarga de un aspecto determinado de la investigación, aunque los prototipos se integran y coordinan desde el Centro de Investigación en Tecnologías Gráficas (CITG) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). El presupuesto total de este trabajo es de tres millones de euros, dos de los cuales están subvencionados por fondos europeos.

.- ¿Se ha comprobado su eficacia?

Sí, ya hemos validado su viabilidad con buenos resultados. Personas invidentes lo han probado y, a pesar de que aún es un prototipo, se observa una mejora evidente en la calidad de vida de los usuarios. Sin embargo, es importante no crearse falsas expectativas, hemos de tener en cuenta que todavía es algo experimental y habrá que esperar dos o tres años más para su comercialización. A pesar de todo, hemos constatado que sirve para salvar obstáculos y que supone una verdadera fuente de ayuda para las personas ciegas.

.- ¿Cuál es el perfil del usuario?

Este sistema está enfocado a personas con ceguera total, pero no es restrictivo, también puede ser utilizado por quienes tengan una visión residual más allá de la luz y todo aquel que pueda verse beneficiado por este dispositivo. Su novedad radica en la capacidad de delatar la presencia de objetos móviles y permitir que las personas con problemas diferencien entre espacios abiertos, por donde puedan circular, y objetos estáticos a distancias comprendidas entre 0,5 y 15 metros. Así, se crea una especie de línea horizontal entre la persona y el objeto que se encuentra en su camino, descubriéndole el camino que debe tomar.

.- ¿Es viable su comercialización?

Sí, de hecho ya hemos iniciado contactos con varias empresas que parecen interesadas en su futuro lanzamiento, aunque debemos recordar que no trabajamos en un mercado de consumo. Aún quedan aspectos que pulir, porque todo prototipo está sujeto a mejoras. Aligerar el peso de algunos componentes y abaratar costes son aspectos en los que procuraremos progresar. Por otra parte, este sistema no tiene por qué ser tremendamente caro, los elementos que lo componen son técnicos, como cámaras de visión y ordenadores, por eso creemos que el sistema, por sí mismo, no exigirá inversiones inasumibles.