Publicado 08/02/2024 10:31

Andalucía inicia una campaña de inspección de los productos para el carnaval con especial incidencia en los menores

Disfraz para un menor de edad.
Disfraz para un menor de edad. - JUNTA DE ANDALUCIA

SEVILLA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía ha iniciado la campaña de inspección de los productos propios que se usan durante las fiestas del carnaval y ha emitido recomendaciones "esenciales" para las personas que tengan intención de adquirir disfraces, caretas, máscaras, pelucas u otros artículos relacionados con esta festividad.

En una nota de prensa, Consumo ha subrayado que hay que ser "especialmente vigilantes y tener la máxima cautela" si los artículos van destinados a menores de edad. La seguridad de las personas es primordial y en función de ella a la misma deben elegirse los productos. Desde la Dirección General de Consumo, se ha vuelto a incluir en el Plan de Inspección de Consumo de 2024 la campaña de inspección para el control del etiquetado y de la seguridad de disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a ser utilizados por menores de 14 años.

Una campaña que se intensifica en fechas como las del Carnaval y Halloween. En concreto, en la campaña de inspección del año en curso está previsto realizar 176 controles del etiquetado del producto y la toma de alrededor de 30 muestras para su ensayo en laboratorio para "comprobar" que son seguros para los consumidores y usuarios.

Consumo ha recordado que los disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a personas menores de 14 años se consideran juguetes y por esta razón deben tener el marcado CE si se comercializan en la Unión Europea. Las inspecciones inciden en la etiqueta y la seguridad del producto en cumplimiento de la normativa vigente. En este sentido, Consumo ha aconsejado a los consumidores que también atiendan a estos elementos a la hora de elegir cualquier artículo.

Asimismo, ha abundado en la importancia de acudir a establecimientos autorizados, y de evitar comprar productos en la venta establecimientos en los que se generen dudas sobre la procedencia y la seguridad de estos productos. El etiquetado proporciona una información esencial, y en el mismo debe figurar, en el caso de que el artículo esté destinado a menores de 14 años, la edad recomendada del artículo, las advertencias de seguridad y los consejos de utilización, así como los datos de la empresa responsable del producto.

Asimismo, los disfraces no pueden contener piezas pequeñas, bordes cortantes o cordones o cuerdas en la zona del cuello que pudieran causar accidentalmente asfixia. Igualmente, hay que asegurarse de que las máscaras y caretas disponen de suficientes orificios y lo suficientemente grandes para garantizar una correcta ventilación, y las pelucas tienen que estar elaboradas con materiales resistentes al fuego.

Si se va a hacer uso de maquillaje, hay que fijarse en el etiquetado del producto, en cuya información encontraremos la denominación del producto, los datos de la empresa fabricante o responsable y la fecha de caducidad. También deben constar las precauciones para el uso del producto, así como los ingredientes, listado que deberemos consultar ante posibles alergias. Si se van a adquirir lentillas, tienen que contar con su etiquetado en español y deberemos acudir a establecimientos con personal cualificado.

En la campaña de inspección de 2023 se levantaron 199 actas de inspección, de las que 84 resultaron con alguna irregularidad, lo que supone un 42,21%. Entre las irregularidades detectadas, se ha comprobado que la información del etiquetado no figura en la lengua oficial del Estado en un 7,23% de los casos, que no figura el nombre, nombre comercial registrado o marca comercial del fabricante en un 10,40% de los casos, en un 10,53% el producto no presenta marcado CE, en un 23,13% no figura una breve indicación del peligro específico por el que se aplica la precaución y en un 23,38% el diseño del símbolo gráfico de limitación de la edad no se ajusta a las características de la norma que le resulta de aplicación.

Además, se tomaron 28 muestras, de las que catorce resultaron con incumplimientos, ya sea por cuestiones de etiquetado o seguridad, lo que supone un porcentaje del 50%, habiéndose incluido en la Red de Alerta de productos no alimenticios siete barbas, bigotes y pelucas por riesgo de quemaduras, al no cumplir con los requisitos exigidos sobre inflamabilidad. Las personas consumidoras y usuarias tienen que actuar de forma proactiva atendiendo a todos los aspectos referidos, de manera que, si observan o adquieren un producto potencialmente inseguro, han de denunciarlo ante la Administración de Consumo.

Contador