¿Necesito tener mucho dinero para invertir en bolsa?

Actualizado 15/11/2019 13:36:30 CET
Estar donde estés
Estar donde estés - SABADELL

Iniciarse en el mundo de la inversión es algo mucho más sencillo y asequible de lo que quizá creas...

Uno de los mitos más extendidos en torno al mundo de la bolsa es que hay que tener mucho dinero para empezar a invertir, y que esto solo está al alcance de unas pocas personas. Nada más lejos de la realidad.

Con 1 € ya puedes invertir en algunas acciones e incluso en algunos instrumentos financieros, como los fondos de inversión. Sin embargo, que puedas comenzar a invertir con estas cantidades no significa que sea lo ideal. Entonces, ¿cuánto dinero es lo óptimo para invertir en bolsa?

La respuesta a esta pregunta depende de muchas circunstancias. Si bien es posible comenzar con pequeñas cantidades, los expertos recomiendan comenzar con entre 5.000 € y 10.000 €, una cantidad que debería ser más que suficiente para construir una cartera lo suficientemente diversificada.

Atención a las comisiones

A la hora de empezar a invertir en bolsa, debemos recurrir obligatoriamente a un bróker, ya sea un particular o una institución que cuente con la autorización expresa para realizar este servicio. Y aquí es donde aparece un factor importante a la hora de invertir: las comisiones. En la actualidad, la mayoría de servicios de brókeres tienen comisiones mínimas de compraventa que puede provocarnos pérdidas en la inversión si comenzamos con cantidades muy pequeñas.

Por ejemplo, imaginemos un bróker cuya comisión mínima de compraventa sea de 5€ por operación, y además cobre un 0,20% sobre lo invertido a partir de 2.500 €. Por cada operación pagaremos, como mínimo, 5 €, de modo que, para cantidades pequeñas, tendremos que tener una rentabilidad mayor para no tener que asumir pérdidas.

En este caso, por ejemplo, comprando y posteriormente vendiendo una acción por 100 €, tendremos que pagar 10 € en total (5 € por la compra y 5 € por la venta), lo que tiene un coste relativo del 10% (10 € de compra sobre los 100 € iniciales invertidos). Para que la inversión no tenga coste (es decir, para recuperar los 100 € iniciales), necesitaremos obtener una rentabilidad mínima del 11,11% (teniendo en cuenta que el capital inicial real una vez deducidas las comisiones es de 90 € y no de 100 €).

Inversiones superiores exigen una rentabilidad bastante inferior para recuperar la aportación inicial. El siguiente cuadro lo ilustra perfectamente:

Si tomamos una rentabilidad razonable del 0,5% solo para recuperar el capital inicial, nuestra inversión será realista a partir de 2.000 €. Por debajo de esas cantidades, el esfuerzo necesario para recuperar las comisiones será excesivo.

Lo más importante es el tiempo, no el dinero

En cualquier caso, cuando hablamos de inversión, el tiempo es más importante que el dinero. El motivo es el interés compuesto, un elemento al que el mismísimo Albert Einstein calificó como la fuerza más poderosa de la naturaleza.

Según lo define el Banco de España, el interés compuesto es la fórmula a través de la cual los intereses en cada periodo se suman al capital inicial para producir nuevos intereses. La rentabilidad, por tanto, crece de forma exponencial a lo largo de los años en vez de crecer de forma lineal, por lo que la inversión depende mucho más del tiempo que del capital inicial.

Por ejemplo, imaginemos el caso de dos personas, María y Luis, que deciden invertir a diferentes edades: la primera a los 30 años y el segundo a los 40, y mantienen la inversión hasta su jubilación a los 65 años. Supongamos, por simplificar, que la rentabilidad anualizada es del 10% y que María invierte 10.000 € y Luis 50.000 €. ¿Quién habrá ganado más?

En este ejemplo, María habrá obtenido un capital de 702.560,92 € y Luis de 541.735,30 €. Es decir, invirtiendo la mitad de dinero, María ha ganado 160.825,62 € más que Luis solo por haberlo hecho diez años antes.

En definitiva, no necesitas mucho dinero para invertir en bolsa. Solo debes encontrar un producto con comisiones bajas y, sobre todo, hacerlo cuanto antes.

Contador