Actualizado 24/07/2019 13:08 CET

Y de repente, vivir solo

Vivienda
ViviendaESTAR DONDE ESTÉS

En la actualidad cada vez más personas viven solas. ¿Cómo afrontar el trance de tener una convivencia en pareja a separarse o quedarse viudo? Entrevistamos a la psicóloga Carmen Torrado, quien nos da las claves para pasar este episodio sin traumas.

Cada vez más españoles viven solos. Según datos del INE en 2017, en nuestro país el 25% del total de los hogares es unipersonal, una tendencia que va en aumento. En muchas ocasiones, después de un largo periodo en una relación, se vuelve a la soltería a causa de una separación, un divorcio o incluso la muerte de la pareja. ¿Cómo asumirlo y asimilarlo sin vivirlo como un trauma? Nos lo cuenta Carmen Torrado, psicóloga privada con consulta en Barcelona y Vilanova i la Geltrú.

-¿Cómo podemos enfrentarnos a la soltería si nos separamos de nuestra pareja o fallece?

Hemos de tener presente que nuestra vida es relativamente estable durante un cierto tiempo, pero no para siempre. Nuestra vida cambia y evoluciona con el paso de los años. Las dos situaciones (separación o viudedad) requieren de un periodo de luto, cada una con sus peculiaridades.

Cada persona es diferente a la hora de enfrentarse a esa situación. Unos necesitan soledad, otros rodearse de familiares y personas queridas. Lo ideal sería encontrar el término medio. Es necesario hacer introspección, analizar los sentimientos que te unían a la persona que ya no está. Llegar a un estado de paz y equilibrio con uno mismo perdonando al otro y perdonándose a sí mismo/a. También hay que valorar lo que te aportó de positivo la persona que te acompañaba.

Y, además, hay que empezar a realizar actividades sociales que apetezcan, especialmente aquellas que requieran el cuidado y el mimo de uno mismo.

-¿Cómo encarar con positividad la ruptura tras un divorcio?

Dependiendo de las circunstancias del divorcio, las cosas se verán de una manera o de otra. Si uno/a ha sido “abandonado/a” y el divorcio no ha sido de mutuo acuerdo, la persona tendrá tristeza y resentimiento. Yo animo a pensar a mis pacientes que no sería bueno para ellos estar con alguien que no les quiere. Además, esa nueva situación de soltería abre nuevas posibilidades para potenciar inquietudes que se habían dejado de lado.

‘Una nueva situación de soltería, abre nuevas posibilidades para potenciar inquietudes que se habían dejado de lado.’ Carmen Torrado

-Si nos quedamos en la misma casa, ¿deberíamos modificar la decoración o realizar algún cambio?

¿deberíamos modificar la decoración o realizar algún cambio?

Es una posibilidad que siempre está ahí. Creo que se debe hacer una reflexión sobre lo que realmente te gusta tener en casa, lo que te da paz y tranquilidad o lo que por otro lado, te altera. Se debería hacer una diferenciación entre quedarse viudo/a o separarse y las características de la relación. También en la forma de llevar el duelo, en caso del fallecimiento del ser querido. A algunas personas el hecho de estar en contacto con aquella decoración que compartió con el otro les ayuda a elaborar mejor el duelo. Otras deciden distanciarse, por diferentes razones, de todo lo que les recuerda a la pareja fallecida o exrelación. No hay una norma fija al respecto, siempre hay que dejarse llevar por el corazón.

Considero que se pueden conservar algunos recuerdos e ir introduciendo elementos nuevos que simbolizan la nueva vida.

-¿Cuando las posibilidades lo permiten, podría ser incluso más conveniente una mudanza?

Dar puerta al pasado y decantarse por una mudanza no siempre es una buena solución.

Los cambios en ese sentido pueden ser positivos. Hay que elegir un espacio en el que la persona se sienta a gusto. Pero también pueden tener cabida los recuerdos cuando la relación que acabó (por diferentes circunstancias) nos ha aportado cosas positivas. Aunque siempre potencio vivir el presente, no podemos olvidar que estamos conformados por nuestras vivencias. No es malo en absoluto que nos acompañen algunas de esas cosas que representaron momentos de felicidad con otra persona.

-¿Qué consejos darías para afrontar tantos cambios, si además de vivir solo hay que abandonar el hogar habitual?

La vida es un reto constante. Cuesta abandonar las cosas que hemos poseído. Se produce entonces otro duelo más. Hay que reflexionar sobre el hecho de que las cosas son en definitiva eso, cosas, y por lo tanto totalmente sustituibles. Es bueno pensar en las diferentes posibilidades que se presentan, en los retos, en la creación de proyectos y nuevas ilusiones.

‘No es malo en absoluto que nos acompañen algunas de esas cosas que representaron momentos de felicidad con otra persona.’ Carmen Torrado 

-¿Una mascota puede ser buena compañía cuando uno se siente solo?

Puede ser una estupenda compañía. Sin embargo, antes de adoptar o comprar un animal, hay que pensar que significa un compromiso que va a condicionar tu vida, tus horarios y hasta tus vacaciones.

-¿En caso de tener hijos, aunque ya no estén a cargo, de qué modo habría que organizar las reuniones familiares?

En los casos de separación, deben quedar muy claros los acuerdos al respecto entre los dos integrantes. Se aconseja no mencionar al otro cónyuge y hacer de esas reuniones con los hijos algo positivo y relajado. Si el cónyuge fallece, hay que intentar que el clima resulte agradable, puede que haya lágrimas, pero hay que pensar en que a la persona fallecida le gustaría verlos bien, felices y tranquilos.

-¿Hay algún secreto para sentirse cómodo viviendo en soledad?

Es algo que no hacemos con frecuencia. La sociedad nos inculca que hemos de vivir en pareja y que al no hacerlo uno es “raro”. Vivir solo no significa tener plena libertad en cada momento para hacer lo que te parezca. Es bueno establecer unos horarios, para no descuidarse y hacer el vago. Dedicar espacios al cuidado de la casa, al cuidado personal, a divertirse: viendo una serie, leyendo, pintando

Cada vez más parejas optan por vivir cada uno en su casa

-Es cierto que nos inculcan que hay que vivir en pareja. No obstante, cada vez más parejas optan por vivir cada uno en su casa, ¿cuál es la clave del éxito de esta fórmula?

El miedo a estar solo hace que muchas parejas quieran vivir en el mismo hogar a toda costa. Vivir cada uno en su casa, al menos durante una temporada inicial de la relación, hace que se perpetúe la etapa de novios. Es decir, el verse produce una gran ilusión porque has pasado algún tiempo sin estar con la persona que quieres, evitando al mismo tiempo la rutina y los roces que comporta la cotidianidad.

La clave del éxito de esta fórmula sería valorar los momentos de soledad que pueden significar un enriquecimiento del individuo, para que luego pueda aportar sus experiencias al mundo de la pareja.

Para leer más