Aguirre advierte de que la caída "dramática" de la recaudación puede "poner en peligro" el sistema de servicios públicos

Publicado: viernes, 25 septiembre 2009 14:22

Afirma que, si no se toman medidas, "habrá que hacer un recorte brutal en los gastos públicos"

VITORIA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno Vasco, Carlos Aguirre, apostó hoy por situar el debate fiscal en la "caída dramática de la recaudación" ya que "puede poner en peligro el sistema de servicios públicos que tantos años nos ha costado construir", y advirtió de que, si no se toman medidas, "habrá que hacer un recorte brutal en los gastos públicos".

El titular de Economía realizó estas declaraciones en el pleno de control que se está celebrando en el Parlamento vasco donde PP y UPyD le interpelaron sobre la política fiscal del Ejecutivo vasco y la reforma del IRPF.

Aguirre explicó que es necesario enmarcar la política tributaria en el escenario global de la crisis donde "existe una importante caída de la actividad económica y un fuerte aumento del desempleo". Asimismo recordó que los datos de la economía vasca durante el segundo trimestre del año "mantienen un escenario de recesión económica".

El consejero indicó que, en el segundo trimestre del año, el PIB en Euskadi disminuyó un 3,6 por ciento y que, a finales de año, los escenarios que se manejan sitúan un descenso del 3 por ciento que se está produciendo con mayor fuerza en la Industria, Construcción y Servicios, "lo que nos lleva a una gran debilidad de la demanda interna, el elemento básico para salir de la crisis".

Además, subrayó que la debilidad de la economía está teniendo un "impacto directo" en el empleo del País vasco que cerrará el año con un descenso en torno al 3,5 por ciento interanual, "a expensas de cómo evolucionen los EREs".

"ESCENARIO PREOCUPANTE"

Por ello, Aguirre recordó que el Gobierno ha optado por activar en el sector público una batería de medidas para mantener la demanda agregada. Sin embargo, explicó que las numerosas medidas puestas en marcha contra la crisis "se contraponen con un escenario de ingresos ciertamente preocupante".

En este sentido, explicó que, en los ocho primeros meses de 2009, la recaudación fiscal por tributos concertados cayó a un ritmo del 23,9 por ciento. "Esta caída tan brutal no tiene precedente histórico entre nosotros. Esperamos que, al final del año, esta caída se atenúe hasta situarnos en un abanico entre el 18 al 20 por ciento", explicó.

Aguirre detalló que esta situación va a suponer que el peso de la recaudación sobre el PIB habrá perdido cinco puntos porcentuales a dos años, pasando de representar el 21 por ciento en 2007 a apenas el 16 por ciento en 2009.

"Cinco puntos de PIB vasco supone 3.400 millones de euros de menos recaudación, por lo que la recaudación de 2005 fue superior a la que tendremos este año", avanzó.

"CAIDA DRAMÁTICA"

Por ello, apostó por situar el debate fiscal en la "caída dramática de la recaudación que puede incluso poner en peligro el sistema de servicios públicos que tantos años nos ha costado construir". El consejero se preguntó cómo equilibrar el balance fiscal entre ingresos y gastos y cuáles son las medidas que debemos adoptar para conseguirlo e hizo referencia a la capacidad normativa de las diputaciones o a los anuncios de subidas de impuestos.

Sin embargo, reiteró su apuesta por mantener la demanda agregada a través del consumo e inversión pública. "No todo el gasto público es malo porque alguien tiene que tomar el relevo del consumo", defendió.

Por otro lado, advirtió de que, si no se toman medidas, habrá que hacer un recorte brutal en los gastos públicos. Asimismo, consideró que la recaudación por impuestos se puede achacar a la crisis aunque también puede tener una parte estructural.

Para el titular de Economía las medidas que pueda aprobar el Consejo de Ministros serán "fundamentales para luego poder desarrollar iniciativas en el País vasco" porque "no podemos diferenciarnos mucho de otras políticas tributarias". Finalmente, señaló que "a nadie le gusta subir los impuestos pero menos recortar prestaciones".