Bilbao Rugby Finals 2018 deja un impacto económico directo de más de 37 millones en Euskadi

Rugby
AYUNTAMIENTO - Archivo
Publicado 25/10/2018 14:15:58CET

BILBAO, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Challenge Cup y Champions Cup, las principales finales de rugby por clubes, celebradas en Bilbao el pasado mes de mayo, han generado un impacto económico directo de 28,18 millones de euros en Bilbao y en Bizkaia, y de 37,6 millones de euros en Euskadi.

Estos datos se desprenden de un informe de balance hecho público este jueves por las tres instituciones vascas que formaron parte de la organización de este evento: Ayuntamiento de Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia y Gobierno Vasco.

Este proyecto supuso una inversión global por parte de las tres administraciones públicas de 525.000 euros, "ampliamente recuperada debido al éxito del proyecto".

En concreto, las principales finales de rugby por clubes que Bilbao acogió el pasado mes de mayo, Challenge Cup y Champions Cup, generaron un impacto económico directo en Euskadi de 37,66 millones de euros. En el caso de Bilbao y de Bizkaia, el impacto económico directo fue de 28,18 millones de euros.

Este dato de impacto económico directo ha sido calculado en base al gasto generado por diferentes agentes, entre los que se incluye público, equipos, medios de comunicación, sponsors y la propia organización, y supone "un importante incremento" con respecto al impacto económico que estas finales de rugby generaron en Edimburgo en 2017.

ESPECTADORES

En total, 84.225 espectadores acudieron a Bilbao los días 11 y 12 de mayo para presenciar la Challenge Cup y la Champions Cup, de los cuales 50.503 asistentes procedían de fuera de Euskadi, originarios de 50 países diferentes. En el caso de las finales de Edimburgo de 2017, atrajeron a 80.000 aficionados al rugby, por lo que Bilbao ha generado una atracción mayor entre las personas aficionadas a este deporte.

Con estos datos, Bilbao se posiciona como la segunda sede con mayor acogida en la historia de la Challenge Cup, con 32.543 espectadores en San Mamés, sólo superada por Marsella, en la final del 2010. El año pasado, Edimburgo recibió 24.500 personas para presenciar la Challenge y fue, en aquel momento, la ciudad que logró una mayor entrada fuera de Francia. Con respecto a la Champions Cup, San Mamés registró "un lleno absoluto" con 52.282 espectadores.

En total, las dos finales pudieron verse por televisión en 115 países de todo el mundo, 225 periodistas acreditados siguieron las finales en el mismo estadio de San Mamés y se tramitaron un total de 500 solicitudes de acreditación para medios de comunicación de Irlanda, Reino Unido, Francia, Italia, Argentina, Ucrania, Rusia y Turquía, entre otros.

Además se estima que unas 1.170 personas llegaron a Bilbao como asistentes oficiales a las finales de rugby, entre jugadores y miembros de los equipos finalistas, equipo de European Proffesional Club Rugby (EPCR), organización, sponsors, medios de comunicación, personal contratado específicamente para el evento y voluntariado.

ALOJAMIENTO

Durante el fin de semana de los días 11 y 12 de mayo, las plazas hoteleras de la ciudad, del territorio y del país alcanzaron prácticamente al 100% de ocupación. Concretamente, el 85,1% de los espectadores que llegó a Bilbao para presenciar las finales optaron por alojamientos hoteleros convencionales para pernoctar, mientras que un 14,9% eligió alojarse con familiares, amigos o similares.

La estancia media en alojamientos hoteleros por parte de espectadores llegados a Bilbao desde fuera de Euskadi por motivo de las finales de rugby fue de 3,1 días. Durante ese fin de semana se ocuparon, además, 35.008 camas y se produjo un gasto medio por persona y noche en concepto de alojamiento de 153 euros.

En cuanto al gasto medio generado en Euskadi por las personas llegadas de otros lugares para presenciar las finales en Bilbao en otros conceptos, tales como comida, bebida, viajes y compras fue de 136 euros por persona y día.

Por otra parte, según se recoge en este mismo estudio y como se desprende del resultado de encuestas realizadas entre la población local, el 80% de la población bilbaina se muestra orgullosa de que Bilbao haya acogido las dos principales finales de rugby por clubes y el 86% considera que este evento ha tenido un impacto positivo en la ciudad. Además, el 90% de las personas encuestadas cree que estas finales han mostrado una imagen de Bilbao como "una ciudad positiva y vibrante ante el mundo".

En cuanto a las encuestas realizadas entre las personas foráneas sobre su percepción de Euskadi durante su estancia con motivo de las finales de rugby, el 80% de los visitantes afirmó que tiene intención de volver a visitar Bilbao o Euskadi en los próximos dos años. Además, el 91% de los visitantes que acudieron a Bilbao durante los días 11 y 12 de mayo para presenciar las finales de rugby recomendaría Euskadi como destino de vacaciones en sus países de procedencia.

Por último, este estudio recoge que el 45% de los espectadores encuestados no había presenciado antes unas finales de rugby, el 89% reconoce que a partir de este evento se ha incrementado su interés por el rugby como deporte, y el 91% recomendará practicar rugby o ver futuros partidos de este deporte entre sus amistades.