El cooperante de Paz Ahora dice que los niños "están bien" y agradece su ayuda al Gobierno vasco y a Moratinos

Actualizado 28/08/2007 19:39:35 CET

BILBAO, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El cooperante vasco de la ONG 'Paz Ahora' que fue retenido ayer en la frontera israelí, Eneko Calle, agradeció hoy a el Gobierno vasco y al Ministerio de Exteriores su ayuda para entrar en Israel, como finalmente ocurrió a última hora de la tarde. Además, explicó que los niños a los que acompañaba "están bien" y que los cooperantes solicitarán al Gobierno israelí permanecer hasta el día 20 en el país, aunque tienen una orden de expulsión para el día 9.

Calle, en declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, señaló que en estos momentos el grupo de niños y monitores se encuentra en Nablus, Cisjordania, y agradeció su ayuda al Gobierno vasco, a Lehendakaritza, "que se puso en contacto con nosotros", y al ministro de Exteriores del Gobierno, Miguel Angel Moratinos, "que se puso en contacto con la embajada para que nos dejaran pasar la frontera".

El cooperante vasco fue retenido durante varias horas en la frontera israelí junto a un cooperante madrileño, cuando acompañaban a un grupo de niños palestinos que venían de pasar unos días en España. Calle explicó que lo pasó "bastante mal" durante el control de las fuerzas de seguridad israelíes porque le arrebataron el móvil y le obligaron a "desnudarse completamente". Además, añadió que le hicieron preguntas tres personas diferentes dentro de la habitación, "para ver si cambiaba de respuestas".

"Sentía mucha impotencia, mucha rabia y estaba muy nervioso, además de no saber cómo estaban los niños y cómo estaba Julio, el otro compañero de Madrid", lamentó.

MENSAJES DE APOYO

Asimismo, recordó que le llegaron "muchísimos mensajes al móvil", procedentes, entre otros, de los Ayuntamientos de Sopelana y Santurtzi, manifestándole su apoyo.

En cuanto a la situación de los niños matizó que "están bien" y que se vivieron "momentos muy emocionantes" cuando finalmente pasó la frontera. "Me hicieron un recibimiento con tambores, con globos, y habló el responsable de la ONU en Palestina", comentó.

Calle añadió que el grupo esperó hasta el lunes para pasar la frontera porque "imaginábamos que íbamos a tener problemas y en el País Vasco no trabaja nadie en domingo". El cooperante recordó que en Jordania ya detuvieron a dos monitores palestinos que iban con otros niños.

"Nos imaginábamos que algo iba a pasar. Los israelíes sabían que íbamos a entrar perfectamente porque hicieron controles que nunca hacen y, en la frontera jordana, nos hicieron esperar cuatro horas para que el nuestro fuera el último autobús que entrara en Israel", explicó

PERMANECER EN ISRAEL

El cooperante vasco afirmó que pesa sobre ellos una orden de expulsión para el día 9 pero que su intención es permanecer en la zona hasta el 20, por lo que irán al consulado español, "para agradecer lo que han hecho", y a la Delegación de Israel en Jerusalén "para decir que nos queremos quedar hasta el día 20".

Asimismo, adelantó que el día 9 tendrán un encuentro con los responsables de la ONU en Palestina y "con gente judía que apoya este proyecto de que salgan niños". Además, consideró que el programa que tenían previsto llevar a cabo "no da tiempo de realizarlo en 14 días no nos da tiempo, porque aquí las cosas van muy lentas".