Gobierno vasco denuncia "importantes irregularidades" en la pesca y comercialización de bonito y cimarrón

Actualizado 01/08/2007 20:45:53 CET

Critica que la pesquería mantiene "un descontrol inaceptable" y pide medidas de control de "escrupulosa legalidad" de las importaciones

BILBAO, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno vasco denunció hoy la existencia de "importantes irregularidades" en la campaña de pesca de túnidos que están incidiendo en "un injustificado descenso" de la cotización de este producto capturado por la flota vasca. Asimismo, reclamó que la Administración central adopte medidas de control de las importaciones y verificación de su "escrupulosa legalidad".

En un comunicado, el Ejecutivo explicó que las capturas desembarcadas a fecha 31 de julio ascienden a 2.200 toneladas de bonito o atún blanco y unas 800 toneladas de cimarrón o atún rojo. En función de los datos aportados por la Consejería, "las cifras de bonito suponen menos de la mitad de lo capturado para la misma época del año", si bien el precio medio en la última semana se sitúa en el mismo orden del año anterior, alrededor de 2,4 euros por kilo en lonja. En cuanto al atún rojo, los mínimos alcanzados esta semana de alrededor de 2,3 euros por kilo supone menos de la mitad del precio medio de 2006.

El Gobierno vasco recordó que en 2007 ha entrado en vigor un plan de recuperación del atún rojo, que se adoptó en Croacia el pasado noviembre en el contexto de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT). La situación del atún rojo en el Atlántico este y Mediterráneo es "de alta sobreexplotación", lo que ha obligado a la adopción de "drásticas medidas de ordenación" a nivel internacional.

La Consejería de Pesca destacó que "la innegable sobreexplotación" del atún rojo viene derivada de "los auténticos desmanes" cometidos por distintas flotas en el Mediterráneo. En esta zona, añadió que se pesca el 87% de las más de 50.000 toneladas que se capturan anualmente y se ha dado "un incremento desorbitado de la pesca con cerco, de actividades de engorde, de actividades ilegales para dar respuesta al insaciable mercado japonés".

Frente a este "crecimiento desordenado e irresponsable" en el Mediterráneo, el Ejecutivo explicó que en el Atlántico, por el contrario, se ha mantenido una actividad tradicional de pesca con caña y cebo vivo en Euskadi, con "un arte selectivo" que no ha tenido incrementos significativos ni en el número de barcos ni en las capturas.

En este contexto, recordó que, tanto el Gobierno vasco como el sector, apoyaron la adopción del plan de recuperación para este recurso que acarrea una reducción del Total Admisible de Capturas (TAC), la adopción de vedas, una nueva talla mínima, la exigencia de etiquetado exhaustivo, y otra serie de "drásticas" medidas. No obstante, lamentó que, en la actualidad, estas medidas no son "para nada globalmente estrictas".

De esta manera, destacó que el sector pesquero vasco "sí está actuando de manera responsable y ejemplar con respecto a esta pesquería, haciendo suyo el Plan de Recuperación antes incluso de su entrada en vigor, etiquetando individualmente el 100% de los ejemplares capturados con información precisa de zona y fecha de captura y arte de pesca y cumpliendo estrictamente todo lo dictado en el Plan que, evidentemente, es de obligado cumplimiento para todos los países intervinientes en la pesquería".

Sin embargo, según denunció, "los mayores responsables de la negativa situación del recurso siguen campando a sus anchas". En este sentido, advirtió de que algunos paises han superado su cuota de captura en más de un 25%, sin que "nadie tome medidas".

La Consejería indicó que diversas organizaciones han denunciado la actuación de flotas cerqueras durante el mes de julio a pesar de que la veda para este arte se inició el día 1 de julio. "El arrastre pelágico está realizando capturas masivas en el Golfo de Vizcaya que, de acuerdo con observaciones de la inspección pesquera del Gobierno vasco, se están poniendo en el mercado de manera irregular y no conforme con las medidas establecidas en el Plan de Recuperación", censuró, destacando que la calidad del producto es "en nada comparable" al obtenido con las artes tradicionales utilizadas por la flota vasca.

"INCAPAZ DE HACERLO EFECTIVO"

El Ejecutivo vasco criticó que la Unión Europea, impulsora del Plan de Recuperación, está siendo, sin embargo, "incapaz de hacerlo efectivo por la actuación irresponsable de algunas flotas" con "la connivencia" de algunos Estado Miembros.

Según indicó, en el primer año de aplicación de este Plan, "salvo excepciones, la pesquería continua con "un descontrol a todas luces inaceptable". Por ello, apeló a no esperar a que "el tiempo ponga a cada uno en su sitio" y precisó que es necesaria "una exigencia escrupulosa de las medidas establecidas". A su entender, es "inaceptable" que a los causantes de "la negativa situación" actual del recurso se les continúe "consintiendo sus prácticas irresponsables".

INFORMACIÓN AL CONSUMIDOR

El Departamento de Agricultura, Pesca y Alimentación y el Departamento de Industria, Consumo y Turismo del Gobierno vasco continúan desarrollando la campaña conjunta de inspecciones destinada a controlar el cumplimiento de la normativa vigente en materia de etiquetado de los productos pesqueros ya que consideran que la dinámica del mercado del pescado fresco "hace más que nunca necesario un adecuado sistema de información al consumidor".

En su opinión, el actual sistema es "insuficiente" y debería informar al consumidor de datos como el arte de pesca utilizado o el origen geográfico del producto.

En esta línea, estimó necesario modificar el marco reglamentario para mejorar la información al consumidor, de forma de que pueda "diferenciar claramente las prácticas responsables de aquellas que no lo son". Por ello, el Gobierno vasco está iniciando el proceso de modificación del correspondiente decreto y cree "deseable" que esta medida se extendiera en el Estado.

El Ejecutivo denunció que, durante el mes de julio, se ha detectado bonito procedente del Mediterráneo y capturado con volantas que se está ofreciendo al consumidor como bonito del norte. La Dirección de Pesca y Acuicultura informó a las empresas comercializadoras sobre la ilegalidad del uso de volantas en la pesca de túnidos y la prohibición de su comercialización.

Por otro lado, criticó que también se ha observado la presencia en el mercado vasco de bonito procedente del Mediterráneo, de Sudáfrica y Australia. Se trata de la misma especie de bonito, Thunnus alalunga, pero de origen "muy distinto" al que captura la flota de bajura del Cantábrico, aclaró.

"Evidentemente estas importaciones inciden en la baja cotización actual del bonito como también el hecho de la existencia de stocks de 2006 de la industria conservera", advirtió el Ejecutivo vasco, que insistió en la importancia de que el consumidor disponga de información fehaciente sobre el origen del producto para que, de esta forma, "los distintos orígenes puedan competir en condiciones de transparencia en el mercado".

Según indicó, el Estado está recibiendo "importantes importaciones de tunidos", de las que "una parte sería ilegal, y procedería del incumplimiento de la legislación pesquera", lo que estaría "agravando de forma muy particular la situación de clara sobreexplotación del atún rojo".

Por todo ello, cree "indispensable" que la Administracion central adopte medidas para controlar las importaciones y verificar "su escrupulosa legalidad" en el conjunto del territorio del Estado, complementando los controles que el Gobierno vasco ejerce en la Comunidad Autónoma Vasca.

"Las importaciones de tunidos de baja calidad, procedentes del arrastre pelágico, crean confusión y entorpecen el buen funcionamiento de los mercados en claro perjuicio de los intereses de pescadores y consumidores", concluyó.