Actualizado 06/07/2021 16:51 CET

ManpowerGroup prevé que Euskadi recupere en 2022 el empleo prepandemia y crezca un 2,2% este año y 3,5% el próximo

Imagen de trabajadores
Imagen de trabajadores - MANPOWERGROUP

Esta recuperación se traducirá en la creación de 53.000 nuevos puestos de trabajo en la comunidad autónoma

BILBAO, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Euskadi recuperará el empleo perdido por la Covid-19 en 2022 y aportaría en el entorno del 4,7% del nuevo empleo que se espera para 2021 y 2022 en España, según las proyecciones de empleo elaboradas por ManpowerGroup. El estudio prevé ritmos de crecimiento del empleo en el País Vasco del 2,2% este año, y 3,5%, el próximo ejercicio, lo que se traduciría en la creación de 53.000 nuevos puestos de trabajo.

Tal y como ha recogido en su informe, ManpowerGroup considera que, sectorialmente, el avance ocupacional en el País Vasco refleja "notables aumentos" en el sector servicios (del 2,3% para 2021 y 3,3% para 2022), en la industria (1,9% para el presente ejercicio y un 4,1% para el siguiente) y la construcción (2,4% y 3,6%, respectivamente).

Igualmente, los planes de contratación de los empresarios de la zona Norte (País Vasco, Aragón, Cantabria, La Rioja, Navarra) "avanzan tímidamente" para el tercer trimestre de este año, con una proyección de empleo neto del 3%.

Según ManpowerGroup, antes de que termine 2022, el País Vasco se recuperará de la "drástica caída" del empleo generada por la crisis del Covid-19 (-2,0%).

La estimación apunta a 53.000 nuevos empleos creados en la comunidad autónoma, según la hipótesis media barajada por ManpowerGroup en sus recientes proyecciones de empleo que esperan ritmos de crecimiento de 2,2% en 2021 y 3,5% en 2022.

Sería el sector servicios el que espera un aumento más relevante en términos absolutos con la creación de 38.000 puestos y tasas de crecimiento del 2,3% y 3,3%, en 2021 y 2022, respectivamente. Al sector servicios le sigue la industria, con la creación de 11.000 puestos y crecimientos del 1,9% y del 4,1% respectivamente; la construcción, con 3.000 puestos y crecimientos del 2,4% y del 3,6% y el primario, que crea 1.000 puestos con crecimientos del 1,1% y 4,4% en 2021 y 2022, respectivamente.

APORTE AL PIB ESPAÑA

Con estas expectativas de aumento de la ocupación en los inicios de 2021, el País Vasco habrá aportado, en 2022, un 4,7% del nuevo empleo que se espera generará en España, un peso superior del aportado desde el inicio de la recuperación.

Desde el mínimo alcanzado en 2013 hasta 2022, el País Vasco crecería un 11,1%, (a pesar del descenso del -2,0% en 2020), lo que se traduciría en un total de 97.000 nuevos empleos.

Con ello, y de confirmarse estas previsiones, en 2022 el empleo en el País Vasco se situará en un total de 970.000 puestos de trabajo, un -3,1% por debajo de los existentes en 2007.

Estas buenas estimaciones se apuntalan, aunque tímidamente, a corto plazo en el último Estudio de Proyección de Empleo presentado por ManpowerGroup para el tercer trimestre del año. Según dicho informe, las intenciones de contratación de los directivos españoles en la zona Norte (Aragón, Cantabria, La Rioja, Navarra y País Vasco) son todavía tímidas pero crecen.

Así, la proyección de Empleo Neto alcanzará un +3%, lo que supone una mejora de los planes de contratación por parte de los empresarios de seis puntos porcentuales respecto al trimestre anterior y de 15 puntos si se compara con el mismo periodo de 2020.

TELETRABAJO

Además, según este informe, ocho de cada 10 empresarios de la región noroeste creen que sus empleados estarán de vuelta a la oficina a tiempo completo a mediados de 2022.

Sólo un 3% considera que todavía tendrá parte de su equipo trabajando desde casa. Esta previsión "optimista" respecto a la evolución del Covid-19, refleja que, al menos en esta región, el teletrabajo no es una alternativa sólida de futuro ya que sólo el 10% prevé el formato híbrido entre teletrabajo y presencial.

DOS GRANDES RETOS

El director general de ManpowerGroup, Manuel Solís, ha asegurado que "hay dos grandes retos por delante". En primer lugar, "el desajuste de habilidades, que implica a tres grupos de personas como son los jóvenes -con 41% de desempleo juvenil-; los seniors -que tienen un riesgo de salida del mercado laboral por falta de habilidades laborales -y las mujeres- uno de los colectivos que más se ha visto perjudicado por la crisis del COVID-", ha enumerado.

Además, Solís ha apuntado a otro reto, como es "el desafío que tienen las empresas con la digitalización". En este sentido, ha apuntado que aquellas pymes que consiguieron digitalizarse "son las que han sabido sobrevivir a esta crisis, incluso saliendo reforzadas", por lo que, en su opinión, "el desajuste de habilidades junto con la digitalización de las pymes son los grandes retos que deben afrontar tanto las empresas vascas como las empresas del resto de España".

En cuanto a los niveles formativos requeridos para los nuevos empleos, según las estimaciones de ManpowerGroup, sólo el 1,7% de las posiciones ofertadas en los próximos años a nivel nacional no requerirán formación específica. Frente a ellos, un 75% de perfiles demandados requiere un nivel formativo alto y hasta un 17% un nivel formativo medio.

De ahí que uno de los grandes retos para reducir el desajuste de habilidades sea precisamente la formación. "Necesitamos impulsar la formación y los planes de desarrollo interno y capacitación para garantizar la inserción de los distintos perfiles al mercado laboral", ha asegurado Manuel Solís.

Para leer más