Los menores en riesgo de pobreza en Euskadi se han duplicado entre 2004 y 2012

Actualizado 15/08/2015 8:04:44 CET

El 8% de los menores de 16 años se beneficia de la Renta de Garantía de Ingresos

BILBAO, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 35.000 menores de 15 años, el 11,7% de la población de esta edad, reside en hogares que se encuentran en riesgo de no poder cubrir sus necesidades básicas, una cifra que se ha duplicado entre los años 2004 y 2012, según recoge el informe 'La realidad de la infancia y la adolescencia vasca en cifras. 2014'.

El estudio, elaborado por EDE Fundazioa para el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno vasco, analiza la situación de niños y adolescentes de Euskadi a través de diversos indicadores y, entre otras conclusiones, alerta de que el impacto de la crisis es mayor en los colectivos más vulnerables. "El colectivo infantil es uno de los más afectados por la actual crisis y por el impacto que ha tenido en el incremento de la pobreza", lamentan sus autores.

En este sentido, señala que, tomando datos de la reciente 'Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales" elaborada con datos de 2012, un total de 35.000 menores de 15 años, el 11% de la población de esa edad, vive en hogares en riesgo de pobreza "de mantenimiento", lo que supone que se encuentran en riesgo de no poder cubrir sus necesidades básicas.

Esta cifra supone un 2,6% más de menores que al inicio de la crisis en 2008 y más del doble que en 2004 (con una tasa del 5,3%). Además, supera el porcentaje de población vasca en esa situación, que es del 7,3%.

Asimismo, se estima que el 22,2% de los menores de 15 años (66.458 niños) está en riesgo de ausencia de bienestar, lo que supone no contar con recursos económicos suficientes para hacer frente, en el corto plazo, a los gastos habituales considerados necesarios para mantener los niveles mínimos de comodidad de la sociedad. El dato, en este caso, es similar al del inicio de la crisis, pero también supera la media de la población general (19,90%).

Entre 2008 y 2012, el porcentaje de menores en situación de pobreza de mantenimiento real (sin recursos para abordar necesidades básicas) ha pasado del 7,4 al 9,5%, mientras que la ausencia de bienestar real (sin recursos para los niveles mínimos de comodidad esperados en la sociedad) se ha elevado del 13 al 14,1%.

El estudio destaca que en Euskadi el sistema de garantía de ingresos y de servicios sociales ha podido "mitigar parte de las consecuencias" de la crisis y favorece "la contención de las tasas de pobreza infantil".

En concreto, según datos de 2012, en torno a 16.000 familias con hijos menores perciben la denominada Renta de Garantía de Ingresos (RGI), lo que supone el 26,7% de los hogares que la percibe. De este modo, casi 24.370 menores de 16 años, el 8% de la población de esa edad, se benefician de estas prestaciones.

Entre los impactos de la crisis, también señala la afección a las posibilidades de ocio de la población y estima que casi tres de cada diez hogares vascos no podían costearse vacaciones por tener ingresos insuficientes en 2008, tres puntos porcentuales más que en 2004.

INTERNET

Por otro lado, el informe apunta que, según datos correspondientes a 2013, un 95% de los vascos de entre 10 y 15 años es usuario de internet, aunque el porcentaje desciende a siete de cada diez cuando los ingresos mensuales netos del hogar son menores a 900 euros.

El estudio apunta que el dominio de este colectivo en el manejo de las TIC supone "una ventaja importante" y les ofrece "mayores oportunidades" en la gestión de la información y de formación. También alude a que el uso de redes sociales ha tenido "un efecto importante" en el modo en el que niños y adolescentes se relacionan, si bien advierte de la necesidad de "prestar atención al posible uso abusivo" de estas redes, así como a "mejorar la seguridad y evitar posibles riesgos derivados de su uso".

El informe constata, por otra parte, que algunas actividades de carácter cultural se han visto "relegadas a segundo plano" en el tiempo libre de la infancia y la adolescencia. En este sentido, señala que, en función de los últimos datos disponibles de 2006, la cuarta parte de los menores de 11 a 17 años de Euskadi afirma no leer nunca libros en su tiempo libre.

Además, según datos de 2012, un 59% de la población vasca con hijos menores de 18 años reconoce que "nunca o casi nunca" va con ellos a museos o exposiciones, aunque se ha reducido respecto al 73% de 2001.