Ortuzar dice que el PNV no pactaría con Vox porque quiere "cargarse" el sistema y Bildu "es ya parte de él"

Ortuzar
PNV - Archivo
Actualizado 09/12/2018 12:00:45 CET

Afirma que están "a gusto" con el PSE-EE y no sienten "la necesidad de cambiar las alianzas"

BILBAO, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha afirmado que el PNV no pactaría con Vox porque quiere "cargarse el sistema", aunque cree que es un "actor legítimo" y EH Bildu "es ya parte de él".

En una entrevista al diario El Correo, recogida por Europa Press, Ortuzar afirma que no es partidario ni de establecer un cordón sanitario alrededor de Vox ni de tratarles como un partido más y asegura que, "guste más o menos" es producto de "un ejercicio democrático".

"Tendrá el papel que el resto de partidos le dé. El PNV, por ejemplo, nunca podría pactar con Vox y eso que es el rey de los pactos. La carga de la prueba está en los partidos que se dicen democráticos pero pueden llegar a acuerdos con alguien que quiere subvertir el orden constitucional y cargarse estos 40 años de sistema democrático", añade.

Ortuzar indica que, por su parte, EH Bildu, "guste o no", es ya "parte del sistema" y cree que su aceptación de las bases del nuevo estatus es la prueba de que "asume las reglas de juego".

"Ojo, tampoco demonizo a Vox, les han votado 400.000 andaluces y son un actor legítimo. Pero están en mis antípodas y, por eso, no puedo pactar con ellos. Porque si pactas con ellos, y ahí tendría que hilar fino el PP, igual es que te pareces un poco", asegura Ortuzar, que añade que el PNV "nunca ha pactado con nadie que quisiera cargarse el orden constitucional".

Ortuzar cree que se pueden querer cambiar las cosas, pero "desde dentro del sistema y con arreglo a las reglas democráticas" y eso es lo que dice no ver en Vox.

El dirigente jeltzale cree que hay varios factores que explican el fenómeno de Vox como son Europa, la crisis del PP, el modelo de Gobierno del PSOE en Andalucía y también que "una parte de la población ha absorbido los mensajes xenófobos e individualistas".

Ante el hecho de que aprobaran junto con EH Bildu una declaración criticando la Constitución con motivo de su 40 aniversario, afirma que el PNV acata la Constitución "como el que más". "Pero no es la nuestra, no la votamos. Y no se hizo ningún esfuerzo para que el PNV estuviera ahí", apunta.

Sobre EH Bildu, asegura que, si es un actor político para hacer oposición, "es un actor político para llegar a acuerdos", ya que, si no, no sería "justo". Ortuzar cree que hay que ver "con absoluta normalidad" que pueda llegar a acuerdos con el Gobierno Vasco.

Ante la posibilidad de un acuerdo presupuestario con EH Bildu, cree que, si se alcanza, EH Bildu se encargará de que solo tenga una lectura presupuestaria y no política. "Están todo el día deshojando la margarita. Le quiero o no le quiero al PNV. A seis meses de unas municipales, no creo que Bildu quiera dar la imagen de ser el socio del PNV", añade.

A su juicio, están entre la "estrategia y el tacticismo", entre ir "ganando peso a medio plazo como agente político institucional pero intentando desgastar al PNV siempre que puedan".

Ortuzar manifiesta que no se está en puertas de un cambio en la política de alianzas y, tras señalar que siempre hacen las alianzas con los números en la mano, asegura que están a gusto con el PSE-EE porque, aunque tienen "roces", las cosas "están funcionando bien".

Por lo tanto, respecto a si es partidario de reeditar la coalición en todas las instituciones, insiste en que la importancia de que sea sobre la base de un programa y dice que el PNV está "contento con lo que hay" y no siente "la necesidad de cambiar las alianzas". No obstante, Ortuzar, que niega que haya dos discursos en el PNV, indica que en Gipuzkoa, el PSE-EE está "sobreactuando".

PEDRO SÁNCHEZ

Preguntado por si fue un error haber hecho presidente a Pedro Sánchez, responde que no y cree que "esto hubiera pasado igual con el PP". A su juicio, Mariano Rajoy era "un tapón un poco ficticio a una crisis tremenda del PP" que era "un proyecto ya gastado".

No obstante, asegura que hay que ser "autocríticos" y considera que los que dieron paso a la moción de censura no lo están "haciendo bien". "No lo hemos hecho bien en estos meses. Cada uno ha ido a lo suyo", añade Ortuzar que señala que "no tenían otra opción" que la de apoyar la moción.

Respecto a si cree que Pedro Sánchez podrá aguantar hasta otoño de 2019, cree que tiene que intentarlo "por su bien y por el de su partido y por dar la pelea democrática".

Ortuzar indica que en las elecciones andaluzas se ha demostrado que los partidos de izquierda en España tiene que "revisar su manual" y para eso Pedro Sánchez "necesita tiempo". "Si se pudiera ir a octubre, sería lo ideal. También es verdad que no se puede estar en condiciones infrapolíticas", señala.

El líder jeltzale manifiesta que no tienen "interés en sostenerle por sostenerle" y explica que ahora Casado, Ciudadanos y Vox quieren "volver a una España en blanco y negro". En este sentido, cree que los que apoyaron la moción de censura deberían ser capaces de conformar un "bloque positivo" y, "además de pensar en lo nuestro, pensar globalmente".

Cuestionado por si siente decepción por la postura de los soberanistas catalanes, cree que ellos también ahora tienen que "repensar su estrategia". Ortuzar dice que la situación política catalana es "complicada" y "no es fácil pedirles que se abstraigan de esa situación", aunque cree que lo tienen que hacer.

Por otra parte, Ortuzar cree que habrá más avances en transferencias, después de las tres primeras cerradas con el Gobierno del PSOE y cree que, para el PSOE, demostrar que puede arreglar estas situaciones es un "activo político".

CASO DE MIGUEL

Por otro lado, en relación al caso De Miguel, afirma que no lo ven "con desapasionamiento", pero tampoco les pone "nerviosos". "Será lo que tenga que ser. Respeto absoluto. Nosotros no hemos estado en este proceso y ahora tampoco. Lo hemos seguido pero desde fuera", indica Ortuzar que asegura que el PNV "no está en el banquillo".

Por último, preguntado por si seguirá al frente del PNV ya que su mandato acaba en febrero de 2020, recuerda que le tienen que proponer. "En los cargos hoy hay que estar mucho tiempo y yo empiezo a estar en el límite, pero estoy dispuesto a hablarlo dentro del partido con total normalidad. Para cambiar o para seguir, la situación es buena. Pensábamos hacer el debate en 2018, pero menudo año, lo afrontaremos después de las elecciones municipales y forales", señala.