Publicado 05/05/2022 12:05

El Parlamento Vasco rechaza tramitar la iniciativa para crear una Renta Básica Incondicional

Concentración en apoyo a la ILP frente al Parlamento Vasco
Concentración en apoyo a la ILP frente al Parlamento Vasco - EUROPA PRESS

La propuesta, apoyada por más de 22.000 ciudadanos y por EH Bildu y E-Podemos, ha recibido el voto en contra de PNV, PSE, PP+Cs y Vox

VITORIA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento Vasco ha rechazado la toma en consideración de la Iniciativa Legislativa Popular para la creación de una Renta Básica Incondicional. La tramitación de esta ILP, que planteaba la creación de una prestación de 900 euros mensuales para todos los ciudadanos y sin ningún condicionamiento, solo ha sido apoyada por EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU, por lo que no ha salido adelante al recibir el voto en contra de PNV, PSE-EE, PP+Cs y Grupo Mixto-Vox.

La ILP, que ha sido defendida ante el pleno del Parlamento por Itziar Guerendiain, una de sus promotoras, contaba con el apoyo de 22.075 ciudadanos, aunque el rechazo de la Cámara a su toma en consideración cierra la puerta a la posibilidad de que se apruebe la Renta Básica Incondicional (RBI) contemplada en el texto.

La iniciativa planteaba la creación de una prestación económica mensual para "toda persona" residente en Euskadi, con el fin de garantizar "la satisfacción de sus necesidades básicas". Todo ello, sin plantear como exigencia "una contraprestación de ningún tipo" e independientemente de la participación del beneficiario en el mercado de trabajo.

La RBI sería, asimismo, "compatible con cualquier salario o prestación contributiva", tendría un carácter "universal", y no estaría condicionada a los ingresos económicos, rentas o patrimonio de quien la percibiera. A su vez, se planteaba que la RBI tuviera un carácter "irrenunciable, inalienable, imprescriptible e inembargable", de forma que "toda cesión que se hiciera de ella, cualquiera que fuera su causa, sería nula".

La ILP establecía la cuantía mínima de la prestación en 900 euros mensuales para una persona adulta o una menor de 18 años emancipada. En el caso de los menores de 14 años, el mínimo sería 270 euros; y para las personas no emancipadas de más de 13 años pero menos de 18, se establecía un mínimo de 450 euros. Como requisito para acceder a la renta se planteaba demostrar tres meses de residencia en Euskadi efectiva e inmediatamente anterior a la solicitud.

Guerendiain ha recordado que el último informe Foesa sobre exclusión y desarrollo social en Euskadi señala que una de cada seis personas del País Vasco vive en una situación de exclusión social, y que las diferencias entre los que más y menos dinero ganan han aumentado un 18% en los últimos años.

En este contexto, ha afirmado que "ya es hora" de adoptar medidas "para garantizar una vida digna, más allá de la ocupación de la ocupación o no de un puesto de trabajo".

Guerendiain ha lamentado, en referencia al criterio desfavorable emitido en su día por el Gobierno Vasco a la tramitación de la ILP, que el Ejecutivo haya "evitado entrar en el debate" de la iniciativa con el argumento que el sistema de Renta de Garantía de Ingresos (RGI) vigente en Euskadi es "un modelo de éxito" en materia de protección social.

"DESPRECIO" DEL GOBIERNO

La portavoz de la plataforma impulsora de la ILP ha acusado al Gobierno de "despreciar" el sistema de participación ciudadana a través de este tipo de iniciativas legislativas. Además, ha reprochado al Ejecutivo su "cinismo" a la hora de calificar el sistema de RGI como un modelo de éxito, dado que la encuesta sobre pobreza en Euskadi elaborada el año pasado señalaba que el 30% de la población en riesgo de pobreza no logra acceder a esa prestación porque los requisitos fijados "lo hacen imposible".

Por otra parte, ha rechazado la idea que la establecer una renta incondicional universal sea "una utopía insostenible". De esa forma, ha destacado que "variados" proyectos piloto desarrollados en distintos países demuestran que una prestación de este tipo es "perfectamente asumible", si bien requeriría de una "reforma radical" del sistema fiscal para reorientarlo hacia un modelo "más justo".

"No se trata de si se puede o no; sino de si se quiere o no. Únicamente es cuestión de voluntad política", ha manifestado. En este sentido, ha recordado que organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de Naciones Unidas, o el Consejo de Europa, ya han planteado que la renta incondicional "es una medida que se debería considerar".

En el transcurso del debate, la parlamentaria de EH Bildu Eraitz Saez De Eguilaz ha denunciado que no apoyar esta ILP supone "dar la espalda" a las más de 22.000 personas que han apoyada la iniciativa. Además, ha advertido de que las sucesivas crisis y guerras demuestran la "crisis estructural" del capitalismo, por lo que ha apostado por impulsar "un cambio de raíz" del modelo económico.

La parlamentaria de EH Bildu ha advertido de que las políticas sociales vigentes no son suficientes para garantizar unas condiciones de vida "dignas" a las personas, y ha reclamado medidas que aseguren un mejor reparto de la riqueza.

Por su parte, la portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, ha afirmado que con la decisión que adopte en torno a esta propuesta, el Parlamento Vasco puede situarse "a la vanguardia" de la promoción de los derechos sociales o, por el contrario, puede "dar la espalda" a los ciudadanos que se encuentran en una situación de "precariedad vital crónica".

"NO ES INCOMPARTIBLE" CON LA RGI

Gorrotxategi ha reprochado al Gobierno autonómico que no haya aportado "razones de peso" para oponerse a la tramitación de esta ILP. En este sentido, y en contra de los argumentos del Ejecutivo, ha afirmado que el hecho de que se esté preparando una reforma de la Renta de Garantía de Ingresos "no es incompatible" con la apertura del debate sobre la renta incondicional.

Por parte de los grupos que han votado en contra de la iniciativa, el parlamentario del PNV Aitor Urrutia ha coincidido en la necesidad de combatir la exclusión social, aunque ha cuestionado que una renta incondicional sea la forma más eficaz de lograr ese objetivo.

De esa forma, ha puesto en duda que establecer un ingreso con independencia de que los perceptores tengan otras fuentes de renta sea una medida "progresiva", y ha advertido de que los argumentos para defender la eficacia y sostenibilidad de la RBI "no son demasiado sólidos". Frente a esta fórmula, ha reivindicado el proyecto para el "refuerzo" de la RGI en el que está trabajando el Gobierno Vasco.

"INCONGRUENCIA" DE EH BILDU Y E-PODEMOS

Por parte del PSE-EE, Gloria Sánchez ha criticado la "incongruencia" de EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU, a los que ha reprochado que en la anterior legislatura criticaran la propuesta de ley de PNV y PSE para reformar la RGI, con el argumento de que carecía de los debidos informes previos, y que ahora apoyen una ILP que "no cuenta" con ningún informe de ese tipo.

Asimismo, ha recordado que se está tramitando la reforma del sistema de la RGI, de la que ha subrayado que es "un modelo de éxito". Respecto a la RBI, ha indicado que solo se ha puesto en marcha en algunos países a través de experiencias piloto, "sin contraste real", y ha asegurado que no hay un estudio "riguroso" sobre el impacto económico que tendría aplicar esta media en Euskadi.

Desde las filas de PP+Cs, Laura Garrido ha afirmado que, aunque "manifiestamente mejorable", el sistema de protección social de Euskadi es "de los más avanzados".

Además, se ha mostrado partidaria de un sistema en el que las ayudas lleguen "a quien las necesita y por el tiempo que las necesita", no por un modelo de "subsidios de por vida".

La parlamentaria del Grupo Mixto-Vox, Amaia Fernández, ha afirmado que "la solidaridad no puede ser impuesta por la fuerza", y ha afirmado que este tipo de medidas pueden ser "la vía de entrada del comunismo en el sistema capitalista".

Más información