Tapia afirma que, a día de hoy, no hay "un mirlo blanco" que quiera invertir en la Naval y, si no aparece, habrá cierre

Foto de archivo de Arantza Tapia
Europa Press - Archivo
Actualizado 10/10/2018 15:42:55 CET

Asegura que "un rescate no es que sea difícil de asumir, es que es imposible", pero, si aparece un inversor, se le ayudará

BILBAO, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, ha afirmado que, a día de hoy, no hay "un mirlo blanco" que quiera invertir en la Naval y, si no aparece, el astillero se verá "abocado al cierre".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Tapia ha señalado que "un rescate no es que sea difícil de asumir, es que es imposible", sea de la Naval o sea de cualquier otra empresa porque "no lo permite la propia UE".

"Sin embargo, si existe un inversor privado con un proyecto de futuro, con un proyecto de viabilidad, de garantías de empleo y de continuidad, creo que los Gobiernos, tanto del Estado español como el vasco, nos podemos plantear acompañar a ese inversor, si el inversor, además, quiere que le acompañemos y que coinvirtamos con él", ha explicado.

En este sentido, ha precisado que una cosa es que los Gobiernos quieran estar presentes y otra que los inversores privados les quieran de "acompañantes".

INVERSORES Y EMPRESAS INTERESADAS

"A día de hoy ese mirlo blanco no ha aparecido todavía. Hay que decirlo de forma tajante porque es la realidad. Sí ha habido intereses y algunas personas, inversores y empresas que se han acercado a ver el proyecto y a analizar si pondrían sobre la mesa una opción de compra, pero ese mirlo blanco, con ese calificativo, por lo menos a día de hoy, no existe", ha subrayado.

En todo caso, ha asegurado que su "empeño es buscar una empresa o un conjunto de empresas, sobre todo industrial, que no sea un inversor de un fondo, sino alguien que conozca el negocio y que sea capaz de reflotar" la empresa.

"De lo contrario, estaríamos alimentando, de nuevo, una situación que no nos conviene. Tiene que ser alguien que conozca el negocio, que sepa cómo tiene que trabajar un astillero y, desde luego, que sea garantía de futuro", ha apuntado.

De no ser así, según ha admitido, la Naval está "abocada al cierre". "No hay otra opción porque, al no poder un Gobierno o una administración pública rescatar esa empresa, o hay inversor privado o no hay futuro. Eso lo sabemos todos", ha insistido.

Contador