Publicado 01/07/2021 10:35CET

La Asamblea de Extremadura considera "urgente" avanzar en un paquete normativo contra la discriminación LGBTI en España

La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, en el pleno de la Cámara regional donde ha leído una declaración institucional con motivo del Día del Orgullo LGTBI
La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, en el pleno de la Cámara regional donde ha leído una declaración institucional con motivo del Día del Orgullo LGTBI - ASAMBLEA DE EXTREMADURA

   MÉRIDA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Asamblea de Extremadura considera como una "necesidad urgente" avanzar en el proceso de la aprobación de un paquete normativo en España que apueste por la lucha contra la discriminación y consolide los derechos y las libertades de las personas LGTBI en el país.

   Así, desde el feminismo y el respeto a la diversidad sexual y familiar, la Asamblea se posiciona a favor de las libertades y de los derechos fundamentales para proclamar el Orgullo LGTBI como "un instrumento fundamental al objeto de combatir la vergüenza con la que durante siglos se ha obligado a vivir a quienes se salían de las normas que establecía el patriarcado y, sobre todo, para reforzar el explícito compromiso con la garantía de derechos humanos".

   De este modo se recoge en una declaración institucional con motivo del Día del Orgullo LGTBI aprobada por unanimidad de todos los grupos parlamentarios (PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas por Extremadura), y leída por la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, al inicio de la sesión plenaria de este jueves en la Cámara autonómica.

   Con ello, el texto incide en que España y Extremadura "son, y deben ser una vez más, referencia y primera línea de los avances en derechos para las personas LGTBI" y, en este sentido, reconoce "el compromiso y el trabajo realizado por el movimiento LGTBI como parte fundamental en los avances alcanzados para el reconocimiento de los Derechos Humanos".

   En esta línea, añade que en este 2021 se va a disfrutar de una celebración del Orgullo con las restricciones propias de la seguridad sanitaria por la pandemia de la Covid-19, que "responsablemente las organizaciones están adoptando en su convocatoria", pero que "no deben restar ni un ápice de impulso reivindicativo y visibilidad en el acompañamiento y compromiso con sus reivindicaciones".

ARGUMENTACIONES

   La declaración recuerda que cada año, el 28 de junio se configura como un día de reivindicación y celebración compartida de la lucha del movimiento LGTBI, así como "demostración del apoyo y el reconocimiento del conjunto de la sociedad española".

   Un reconocimiento que el Consejo de Ministros otorgó en 2018 a este día declarándolo el Día Nacional del Orgullo LGTBI, coincidiendo con su conmemoración internacional.

   Así, la Cámara extremeña defiende que la celebración del Orgullo 2021 debe servir para hacer un llamamiento a todas las fuerzas políticas y sociales para evitar que desde las instituciones se promuevan "discursos de odio o acciones discriminatorias hacia las personas LGTBI, que no son del sentir de la mayoría social".

   Recuerda también que en junio de 2005 el Congreso de los diputados aprobó la Ley 13/2005 del 1 de julio de 2005 que reformó el Código Civil en lo relativo al derecho a contraer matrimonio, que convirtió en derechos e igualdad "real" una de las grandes reivindicaciones del activismo LGTBI. Esta ley reconoció de forma efectiva la dignidad la personas LGTBI.

   Asimismo, en 2007, se aprobó la LEY 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, que supuso un "avance internacional sin precedentes" para los derechos de las personas transexuales.

   También, en Extremadura, en el año 2015, se aprobó la Ley 12/2015, de 8 de abril, de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la Comunidad Autónoma de Extremadura, que vino a generar un "espacio de trabajo y de compromiso con las personas LGTBI" de la comunidad.

   Pero estos "avances", según la declaración aprobada en la Asamblea, no han de ocultar que "es mucho aún lo que necesitamos avanzar y que son reiteradas las situaciones de discriminación de las personas LGTBI", ya que como indica el último informe realizado por la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en España el 48% de las personas LGTBI evitan coger de la mano a su pareja del mismo sexo por miedo a sufrir agresiones.

   El transporte y los espacios públicos es donde más se evita mostrar la orientación sexual o la identidad sexual para no sufrir amenazas, insultos, etcétera, añade.

   El informe señala igualmente un porcentaje "muy elevado", hasta del 90 por ciento de las personas encuestadas, que dicen haber sufrido o presenciado comentarios o comportamientos lgtbifóbicos. Este informe insta a la Unión Europea y a sus estados miembros a que adopten "medidas concretas legislativas y no legislativas" para combatir el "acoso y el miedo que sufre el colectivo".

   Al mismo tiempo, la declaración aprobada en la Asamblea de Extremadura recalca que en este 2021 también es necesario ampliar el foco y señalar la situación que sufren las personas LGTBI en países miembros de la Unión Europea y reclamar una postura "más decisiva en el avance de sus derechos y la igualdad real".

   Consecuentemente con la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, el Convenio Europeo de Derechos Humanos, la reiterada Jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos o la resolución del Parlamento Europeo de 11 de marzo de 2021 sobre la declaración de la UE como una zona de libertad para las personas LGTBI, "se establece nítidamente que los derechos de las personas LGTBI son derechos humanos y que el derecho a la igualdad de trato y la no discriminación es un derecho fundamental consagrado en los Tratados de la UE y debe gozar de pleno respeto".

   También apuesta por manifestar el compromiso con la comunidad LGTBI perteneciente a esos casi 70 países donde la homosexualidad, bisexualidad o transexualidad está penada como delito, incluso con pena de muerte (en 11 de ellos), y que igualmente "sufren el trato discriminatorio al que están sometidas las mujeres, que aun a día de hoy están muy lejos de una igualdad legal, y que lamentablemente no reciben de todos nosotros el apoyo que merecen".

Contador