Actualizado 22/10/2018 14:08

La 'Capilla Sixtina' de Extremadura, ubicada en Fuente del Arco, declarada Bien de Interés Cultural

ERmita Nuestra Señora de Ara, en Fuente del Arco
JUNTA DE EXTREMADURA - Archivo

   BADAJOZ, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Diario Oficial de Extremadura (DOE) ha publicado en su edición de este lunes el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento, la ermita de Nuestra Señora del Ara de Fuente del Arco, en la provincia de Badajoz.

   La Ermita de la Virgen del Ara, conocida como la "Capilla Sixtina" de Extremadura, debe su "singularidad" a que tanto su nave, como el presbiterio y el camarín están completamente decorados con pinturas murales de varias épocas y se sitúa en el término municipal de Fuente del Arco en un valle de "gran belleza paisajística".

   El edificio se localiza en torno a un patio y a una serie de construcciones agropecuarias vinculadas a la ermita desde antiguo. El origen de la actual ermita se relaciona, en primer lugar, con un posible asentamiento romano y con continuidad en el periodo visigodo. Por otro lado, la ermita guarda igualmente relación con una posterior aparición mariana, informa en nota de prensa la Junta de Extremadura.

   Además, las pinturas murales son el elemento "más interesante" de la ermita y la convierten en un edificio "realmente único". Así, las pinturas están pintadas al temple y recubren todas las paredes y las bóvedas, y "abundantes" elementos decorativos vegetales, antropomorfos y geométricos enmarcan y rodean las distintas escenas.

   También, una especie de friso corrido a modo de trampantojo separa las pinturas de los muros de las de la bóveda de la nave.

   Al mismo tiempo, las pinturas más antiguas corresponden a finales del siglo XV y son las del zócalo del templo. Por encima del mismo, en las paredes de la nave, hay representadas estaciones del Vía Crucis. La decoración de la bóveda de la nave es del año 1736.

HISTORIAS DEL LIBRO DEL GÉNESIS

   De igual modo, destaca la bóveda de la nave, dividida en 26 recuadros numerados, en los que se narran historias del libro del Génesis, acompañados de leyendas explicativas. Se refieren las historias a distintos episodios de la creación, el Paraíso, el destierro de Adán y Eva, Caín y Abel, Noé, Babel, Abraham e Isaac y Rebeca. En la bóveda del coro alto aparecen representaciones femeninas de los puntos cardinales, en concreto, Septentrión, Occidente, Oriente y Meridiano.

   Además, en el muro testero este de la nave hay dos retablos de interés a ambos lados del arco diafragma, en concreto, el Retablo del Santísimo Crucificado y el Retablo de san Antonio con Niño Jesús.

   Igualmente, se encuentra el Retablo Mayor, que tiene tres calles y cuatro columnas salomónicas, así como un relieve de Dios Padre rodeado de ángeles en el ático. También posee el Retablo Mayor dos esculturas alusivas al rey Jayón y a su hija Erminda en la parte inferior de la hornacina central, donde se sitúa la imagen de la Virgen titular. Se trata, además, de una obra de comienzos del siglo XVIII.

   Finalmente, esta ermita también posee un conjunto de exvotos. Se trata de una serie de trece pinturas de pequeñas dimensiones, datables entre los siglos XVIII y XIX, las cuales muestran apariciones y milagros acompañados de textos descriptivos y de agradecimiento.