Publicado 16/04/2021 10:07CET

CSIF destaca la "profesionalidad" de los funcionarios de la prisión de Cáceres tras incautarse de drogas y teléfonos

Material incautado
Material incautado - CSIF

   CÁCERES, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha destacado la "profesionalidad, a pesar de la escasez de plantilla", de los funcionarios del Centro Penitenciario de Cáceres al realizar dos intervenciones en las que han incautado diversas cantidades de droga y de teléfonos móviles.

   Según explica el sindicato en una nota de prensa, este pasado miércoles requisaron a un interno durante el cacheo de su celda un teléfono móvil, cinco bellotas de hachís, cierta cantidad de heroína y una bola de Speed (droga de diseño a base de sulfato de anfetamina), además de dos teléfonos móviles.

   Además, este pasado jueves, los funcionarios requisaron otro teléfono móvil y un pincho carcelario en el módulo 3 del centro.

   Tras estas actuaciones, CSIF destaca que "sin el trabajo constante y esforzado, por la falta de personal", de los funcionarios de servicio sería "imposible" hacer este tipo de incautaciones de este material que llega a la prisión oculto en el interior del cuerpo de los internos al regresar de permiso, y a través de los familiares en las visitas íntimas.

   Al respecto, subrayan que un móvil de 15 euros, dentro de la prisión alcanza un valor de entre 150 y 200 euros, mientras que la droga triplica el precio, "disparándose cuando escasea".

   El sindicato considera que la presión que soporta la plantilla de este centro es "excesiva", ya que a esta incautación hay que sumar los hechos ocurridos en los primeros meses del año, como el incendio que provocó un interno en su celda, "numerosas" peleas y los tres internos que han fallecido.

   En este sentido, CSIF vuelve a reclamar una vez más a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias una "solución urgente" porque la falta de medios en este centro penitenciario es "insostenible". Y es que la prisión cacereña tiene "una plantilla envejecida", con seis de cada diez efectivos "a punto de jubilarse"; se cubre el trabajo del Centro de Inserción Social (CIS) Dulce Chacón "detrayendo personal de la prisión", y además "se olvidan aprobar la declaración de agentes de la autoridad" a estos funcionarios.