Publicado 25/06/2020 13:40:17 +02:00CET

Extremadura estima una contracción del PIB de entre el 8,1 y el 13,32% en 2020 y una recuperación en torno al 5% en 2021

El consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital, Rafael España
El consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital, Rafael España - ASAMBLEA DE EXTREMADURA

   MÉRIDA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El consejero de Economía, Ciencia y Agenda Digital, Rafael España, ha informado de que la región estima una contracción de su Producto Interior Bruto (PIB) de entre el 8,1 y el 13,32 por ciento en 2020 y una recuperación en torno al 5 por ciento en 2021.

   Esta es una estimación del Instituto de Estadística de Extremadura sobre previsiones de organismos e instituciones, ha dicho el consejero, y que obedece a una previsión de "caída intensa" de la actividad económica para el segundo trimestre de 2020 y una recuperación gradual durante la segunda mitad del año, incrementándose la tasa de crecimiento en 2021.

   Se trata, en palabras de España, de estimaciones "prudentes" y sujetas siempre a escenarios, ya que la recuperación estará motivada por la demanda interna impulsada con el levantamiento de las medidas de contención, beneficiando así la creación del empleo por extensión, ha asegurado.

   Rafael España ha realizado estas declaraciones durante su intervención a petición propia, este jueves, en el pleno de la Asamblea de Extremadura para informar sobre la gestión de la Covid-19 en la región, en la que ha recalcado la "dificultad" de hacer previsiones económicas en el actual contexto de incertidumbre.

"DE NADA SIRVE HABLAR DE ECONOMÍA SI NO HAY SALUD"

   El consejero de Economía, Rafael España, ha explicado que para que el escenario de recuperación se torne real es imprescindible reforzar y trabajar en el ámbito sanitario para contener el virus, ya que "de nada sirve hablar de economía si no hay salud".

   Asimismo, ha bogado por continuar con "medidas eficaces" tendentes a amortiguar el impacto económico y social de la pandemia, a lo que ha añadido que medidas como el ingreso mínimo vital del Gobierno nacional da imagen del compromiso con la recuperación "sin dejar a nadie atrás".

   Asimismo, ha considerado necesario contar el consenso de las administraciones, agentes sociales y partidos para afrontar las "difíciles semanas" que se avecinan y de cara a configurar y trabajar en un gran pacto para la reactivación social y económica.

DIFERENTES ACCIONES PUESTAS EN MARCHA

   El consejero ha puesto en valor que la Junta de Extremadura ha acompañado acciones en el ámbito sanitario con medidas económicas y sociales para minimizar el impacto negativo de la pandemia y siempre complementariamente a las adoptadas por el Gobierno de España, a través de medidas para la recuperación social y económica de Extremadura, cuya inversión se eleva a más de 400 millones de euros.

   Así, Rafael España ha destacado que muchas de esas medidas son fruto del diálogo social con agentes socioeconómicos y de la "escucha activa", durante este periodo, a la sociedad civil con los objetivos de seguir protegiendo y dando soporte al tejido productivo y social, de minimizar el impacto y de facilitar que la actividad económica de la región se recupere cuanto antes.

   Asimismo, ha concretado que las medidas adoptadas tienen su principal centro de atención en los trabajadores, los autónomos y pymes, en orientar el apoyo al fomento de la actividad económica, medidas extraordinarias de liquidez y flexibilidad dirigidas a aliviar los costes para las empresas y autónomos, así como ayudas para diferentes colectivos y sectores.

   Las medidas en marcha y que se van a desarrollar están articuladas en diferentes líneas de actuación de sanidad, servicios sociales y cooperación, de protección y mantenimiento del empleo, de carácter económico y financiero, de ayudas a la investigación y desarrollo tecnológico, de movilidad, transporte y vivienda, de agricultura y desarrollo rural, de transición ecológica y sostenibilidad y de refuerzo para la actividad pública y privada.

   Asimismo, España ha reiterado que, tras la salida del estado de alarma y el comienzo de la nueva normalidad y reactivación de la economía, no se tienen "tenemos ni referencias anteriores por las que guiarnos ni certezas", pero como Gobierno la Junta cree que se debe trabajar "juntos" y por eso cree "en la escucha, atendiendo a peticiones razonables, buscando acuerdos con la sociedad, con los agentes económicos y sociales y con representantes de los partidos políticos", algo que se va a hacer en la Agenda para la Reactivación Social y Económica de Extremadura.

POSICIÓN DE LOS GRUPOS

   La diputada del Grupo Parlamentario Popular Cristina Teniente ha criticado a la Junta por haber aprendido "tan poco" de la pandemia y ha añadido que tiene los "pelos de punta" por la incertidumbre de saber en manos de "quiénes estamos".

   De esta forma, Teniente ha lamentado que el consejero Rafael España no haya hablado en su intervención de las empresas, además de considerar que viene con las "manos totalmente vacías después de haber perdido cien días vitales para los trabajadores de Extremadura".

   En esta línea, la diputada 'popular' ha remarcado que su grupo no tiene un "contrato de adhesión" con las "incapacidades" de la Junta, además de criticar que el PSOE hace "oposición a la oposición" y que el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, está en el "sofá de la puerta en lugar de estar en la Asamblea".

   Por ello, ha indicado que "mal camino" lleva la Junta para lo que se avecina, ya que "no tiene ideas, planificación y no tiene recursos", ya que, mientras otras comunidades desgranan "verdaderos planes de reactivación", Extremadura "no ha dicho absolutamente nada".

   Por su parte, el diputado del Grupo Parlamentario de Ciudadanos David Salazar ha apostado por formalizar un gran pacto para la reconstrucción para la región.

   Además, también ha criticado que el consejero ha gastado doce minutos para hablar de la situación macroeconómica nacional y ha habido áreas de su competencia a las que ni siquiera se ha referido.

   En esta crisis, ha indicado Salazar, se han tenido "poquisísmas certidumbres" aunque una que tiene claro es que la vacuna contra la Covid-19 no va a desarrollar en Extremadura, toda vez que es la tercera con menor inversión en I+D+i.

    Asimismo, el diputado de Cs ha afeado al consejero que no haya dicho absolutamente nada de cómo se va a afrontar el futuro y si Extremadura cuenta con un proyecto de región, que entiende es "imprescindible".

   Por su parte, el diputado de Unidas por Extremadura Joaquín Macías ha manifestado que no acaba de entender el contenido de la comparecencia del consejero, quien ha hecho un recorrido por diversos aspectos relacionados con los efectos de la pandemia sin entrar a hablar "de ideas" o de cuál es el modelo para que Extremadura salga de la crisis.

   En esta línea, Macías ha lamentado que Extremadura no tiene un sector industrial potente y ha demandado conocer cuáles serán las palancas para salir de la crisis económica generada por la Covid, que estará muy condicionada, ha dicho, por la ruralidad de la región.

   Por ello, ha demandado a la Junta establecer una estrategia o modelo de región que tenga muy en cuenta la riqueza de Extremadura en ámbitos como la producción de energía o sus recursos naturales, "saqueados" hasta el momento.

   Asimismo, ha considerado que Rafael España debería liderar el desarrollo de la Agenda Digital, que forma parte de sus competencias y tiene un gran potencial.

   Finalmente, el diputado socialista Andrés Moriano ha valorado que el consejero "alienta" con sus palabras, ya que en su intervención ha hecho un diagnóstico de la situación de Extremadura.

   Así, ha considerado que la Junta tiene hoja de ruta para abordar efectos y las consecuencias de la pandemia y proyectar el futuro de la región, además de considerar que al mejor terapia que se puede aplicar en estos momentos en el contexto político es el diálogo.

   De esta forma, aunque el diputado socialista ha reconocido que se está ante una "realidad incierta" en ningún caso se está vencido, además de valorar que las medidas puestas en marcha por la Junta han dado oxígeno a los empresarios, a las familias y a los ciudadanos.

Contador