La Junta pide el respaldo para unas cuentas de "consolidación", que ofrecen un escenario "promotor" de inversión

La consejera de Hacienda, Pilar Blanco-Morales
ASAMBLEA DE EXTREMADURA
Publicado 27/11/2018 11:15:01CET

   MÉRIDA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La vicepresidenta de la Junta y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, ha pedido el respaldo para aprobar el proyecto de Presupuestos Generales de Extremadura (PGEx) para 2019, unas cuentas de "consolidación y crecimiento", que garantizan la "mejora" de las condiciones de vida de los extremeños y ofrece un escenario "ventajoso, estable y promotor" de la inversión.

   Además, ha recalcado que los últimos presupuestos de la legislatura cumplen con los compromisos adquiridos con los extremeños y prolongan una trayectoria para llevar a Extremadura donde "puede y merece llegar".

   "Por lo que confirman y garantizan, por las expectativas que generan, por lo que cumplen y anticipan, pido el respaldo de esta cámara al proyecto de presupuestos de 2019", ha aseverado Blanco-Morales durante la presentación del proyecto de PGEx 2019, en el debate de totalidad de dichas cuentas que se sustancia este martes en la Asamblea.

   En esta línea, la vicepresidenta y consejera de Hacienda ha insistido en que cada presupuesto realizado por el Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara en esta legislatura ha respondido a la confianza depositada por los ciudadanos en 2015, quienes querían una región "más justa" y en la que se acabara con los "recortes".

   Así, en su intervención, Blanco-Morales ha recalcado que la acción política de la Junta también supone anticiparse a las demandas futuras, ante lo que la "responsabilidad" el Ejecutivo regional, lejos de conformarse con la "transformación política, económica y social", le lleva a plantear "nuevos retos".

   Por ello, ha dicho que este proyecto de PGEx da respuesta a las "demandas y necesidades" actuales de los extremeños y sienta las bases de la Extremadura del "futuro", además, ha apuntado, se han elaborado las cuentas teniendo en cuenta el escenario actual, las perspectivas para 2019 y la incidencia que tendrá en la región el propio presupuesto.

SITUACIÓN "DISTINTA" A LA DE 2015

   En su intervención, Pilar Blanco-Morales ha destacado que la situación de Extremadura actualmente es "muy distinta" de la encontrada en 2015, en donde la economía, el empleo y la inversión crecen, a lo que añadido que estos presupuestos reflejan la "fidelidad" al mandato de los extremeños, que es, ha dicho, trabajar para que el progreso y bienestar se estimulen mutuamente.

   Asimismo, ha hecho hincapié en que gobernar significa "elegir" y, al llegar el PSOE al Ejecutivo regional en 2015, optó por fortalecer los servicios públicos, el diálogo social y crear un modelo que favorece la internacionalización de las empresas y el crecimiento económico.

   En este sentido, ha aseverado que no puede reprocharse al gobierno extremeño "falta de claridad" en sus objetivos ni razones para pelearlos frente al Gobierno de España, "sea cual sea el color" de éste.

   "Para este gobierno no hay dilema entre crecimiento y bienestar. Nuestras prioridades las marcan los ciudadanos y ellos nos dieron una clara directriz, recuperar cuanto antes los derechos perdidos en la anterior legislatura. A ese nos hemos consagrado", ha apuntado, al tiempo que ha añadido que estas cuentas ponen el foco en la "promoción de la cohesión social".

   Así, ha dicho Blanco-Morales que la sociedad actual "solo puede evolucionar" si asume como "prioritaria" la garantía de una "mayor solidaridad" entre generaciones y la construcción sostenible de un mayor crecimiento para alcanzar "mayor igualdad".

PREVISIÓN DE CRECIMIENTO "PRUDENTE"

   Durante su intervención, la vicepresidente ha apuntado que los PGEx de 2019 se han diseñado sobre unas previsiones de crecimiento "prudente" del 2 por ciento, además de tomar en consideración el efecto que tendrá sobre la demanda interna la subida de los salarios, el buen comportamiento exportaciones, el crecimiento de la economía o la recuperación del consumo.

   Por otra parte, Blanco-Morales ha asegurado que se prevé una mayor ejecución de los fondos europeos y la mejora de la financiación de la comunidad autónoma.

   Así, ha insistido en la "necesidad" de que los grupos de la cámara trabajen "juntos" para que la región consiga los fondos necesarios para ejercer sus "legítimas aspiraciones" y sobre todo cumplir con las competencias que tiene atribuidas constitucionalmente y siguen "infrafinanciadas".

   De este modo, ha destacado que la unidad de los grupos se ha conseguido expresar en la demanda de un nuevo modelo para la financiación autonómica, o al menos su reforma, aunque ha considerado que es necesario extenderla a otras reclamaciones, como el cumplimiento de las disposiciones adicionales Primera y Segunda del Estatuto de Autonomía, ya que la región "merece y necesita" un trato diferenciado.

   Por otro lado, la vicepresidenta y consejera de Hacienda ha asegurado que los PGEx para 2019 representan el "firme compromiso" de la Junta con los objetivos de estabilidad.

   "Continuamos con la reducción del déficit y desde 2015 hemos rebajado el déficit en dos tercios. Nuestro déficit es 320 millones de euros inferior al que encontramos en 2015, sin recortes, recuperando los servicios públicos y la inversión productiva", ha dicho.

   Finalmente, la consejera ha expuesto que las cuentas de 2019 son las primeras que se han elaborado con "perspectiva de género", algo ante lo que se ha mostrado segura de que "aportará valor", además de ser "singulares" porque presentan el saldo presupuestario "más equilibrado" desde que comenzó la "gran recesión" y que recuperan los derechos del personal funcionario de la administración regional.

CONTENIDO DE LAS CUENTAS

   En cuanto al proyecto de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Extremadura (PGEx) para 2019, cabe recordar que asciende a 5.797,9 millones de euros, lo que supone 364 millones de euros de incremento con respecto al presente ejercicio, un 6,7 por ciento más.

   En dichas cuentas se destina el 69 por ciento de las mismas, es decir 3.690,5 millones de euros (150 millones más que en 2018), a políticas sociales, mientras que el 26 por ciento (1.421 millones) va destinado a políticas económicas, y el 5 por ciento (226 millones) a políticas generales.

   Todas las políticas sociales ven incrementadas sus partidas con respecto al anterior presupuesto, pero la mayor parte de esta cantidad engrosa los presupuestos de Sanidad, con 93 millones de euros más (+5,8%), hasta los 1.697 millones de euros, y Educación, con 29,7 millones (+2,8%), para un total de 1.071, aunque también destaca el aumento en Vivienda, que suma 14 millones de euros (+27,9%), hasta un total de 64,3 millones.

   Por su parte, las políticas económicas, que suponen el 26% del total del presupuesto, alcanzan los 1.420,8 millones de euros, es decir, un 4,3% más,

   De estos 58,1 millones de euros más que dispone la Junta para políticas económicas, la mayor parte se destina a infraestructuras, que suman 43 millones de euros más (+11%), hasta los 439,2 millones de euros. También habrá 10 millones más para invertir en Innovación y Tecnología.