La mitad de la obra de desdoblamiento de la EX-100 entre Cáceres y Badajoz está ya concluida

Actualizado 01/04/2008 16:05:51 CET

BADAJOZ, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Fomento, José Luis Quintana, afirmó hoy en Badajoz que "aproximadamente mitad" de la obra de desdoblamiento de la carretera EX-100, que une la capital pacense con Cáceres, está ya terminada, de forma que este mismo mes se abrirá la variante de Gévora y en julio la entrada a Badajoz, por la calzada actual, que en estos momentos se hace por dos desvíos alternativos.

En rueda de prensa, Quintana señaló que la "obra marcha a buen ritmo" de forma que, desde noviembre de 2006 cuando se adjudicó la obra a Joca y FCC Construcciones en unidad temporal de empresas, se tiene previsto el cumplimiento del plazo contractual de finalización de las obras de 30 meses, para que la totalidad de la vía esté abierta al tráfico en el verano de 2009.

El consejero recordó que estas obras de la EX-100 es "muy importante para la ciudad", para evitar las "aglomeraciones de tráfico" que provienen del cruce de esta vía con la EX-110 por la salida y entrada de vehículos procedentes de la base militar de Bótoa, así como por la necesidad de dar "mayores de servicios de seguridad" a sus usuarios.

Cabe recordar que la obra cuenta con un presupuesto de más de 20 millones de euros, que se invertirán en un tramo de 5.509 metros, con una vía de dos calzadas de 10,5 metros con una mediana entre ambas de ancho variable.

Además, se considera la ejecución de tres estructuras alzadas, una sobre el carril de la vía ferroviaria Madrid-Lisboa, otra sobre el río Gévora y una última sobre la EX-110, así como seis glorietas, tres de ellas en el tramo urbano de Badajoz, y la reparación de las ya existentes sobre el ferrocarril y el citado río.

Se reponen y adecuan, dentro del proyecto, todos los servicios urbanos afectados por la ejecución de la obra, como la afección al abastecimiento de Badajoz y pueblos de su entorno.

Dentro del tramo urbano de la obra se contempla la construcción de un carril bici de 1.500 metros, y una ruta verde en el tramo interurbano del desdoblamiento, que discurre por el interior de la vía pecuaria.

El consejero de Fomento recordó que esta obra formará parte de la futura Autovía Badajoz-Cáceres, como vía de entrada a la primera, que será una obra que realizará la Junta de Extremadura y el Gobierno de España pagará "una vez finalizada", ya que se trata de una infraestructura considerada "prioritaria dentro del Plan de Infraestructuras" que se presentará ante la Asamblea de Extremadura.

La carretera soporta en la actualidad una intensidad de tráfico de 13.000 vehículos diarios, por lo que esta actuación se precisa para la mejora de la vía y la seguridad vial y fluidez de tráfico.

CARRETERA DE VALVERDE.

En su intervención, Quintana se refirió a otra de las obras que la Consejería de Fomento está llevando a cabo en Badajoz, aportando datos sobre el estado de la ejecución del desdoblamiento de la carretera de Valverde, unas obras que cuentan con un presupuesto base de licitación de 8,5 millones de euros y que actualmente se encuentra en fase de movimiento de tierras tanto del tronco como de las distintas glorietas del proyecto, manteniendo en todo momento la vía abierta al tráfico, junto a la vía alternativa puesta en marcha por el camino de La Banasta.

Además, se están instalando las obras de drenaje transversal y de saneamiento, junto a la reposición de servicios afectados, como la canalización de fibra óptica y dos desvíos del abastecimiento afectados por la obra, con lo que se prevé terminar la obra en el plazo contractual.

Como aspecto novedoso de esta obra, destaca la firma de tres convenios con Sevillana-Endesa, Carrefour y la Junta de Compensación para Suelo Urbano Número 2, para la obra civil necesaria de la futura red eléctrica de la zona de Badajoz afectada, la ampliación del acceso al centro comercial y parte de la urbanización común, de forma que no se realicen por los implicados tras la ejecución de la obra, sino al mismo tiempo financiadas por las tres entidades.

Por último, José Luis Quintana afirmó que estos dos proyecto son "una muestra más del compromiso" de la Junta de Extremadura con la ciudad de Badajoz para hacer "más fácil y seguro el día a día de sus ciudadanos".