La ronca de los gamos que sucede a la berrea marcan el inicio de temporada de caza en Extremadura

Publicado 08/10/2019 10:56:02CET
455797.1.644.368.20191008105602
Vídeo de la noticia

   VILLAR DEL REY (BADAJOZ), 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La ronca de los gamos es el sonido que estos días se escucha cada amanecer y cada atardecer en diferentes partes de Extremadura, es "más tardía" que la más conocida berrea de los ciervos que se han escuchado en diferentes parajes de la región y con ellas se da inicio a la temporada de caza mayor, una actividad "importantísima".

   Así lo ha explicado el marqués de Valdueza, Alonso Álvarez de Toledo, que es propietario de la finca Azagala en la sierra de San Pedro extremeña en la que buscan "el equilibrio" entre las especies ganaderas y cinegéticas.

   Además, ha destacado esta época de berrea y de ronca que es el celo de los ciervos y los gamos, respectivamente. Actualmente, ha apuntado, la berrea "ya ha pasado" y son los gamos "más tardíos" los que llenan con sus ronquidos los atardeceres y amaneceres.

   "La berrea y la ronca es algo tan bonito de ver y escuchar que con verlo me contento", ha destacado el marqués de Valdueza en declaraciones a Europa Press Televisión.

"EQUILIBRIO" ENTRE ESPECIES

   Esta finca es una dehesa "típica" de esta zona extremeña y tiene aprovechamientos ganaderos y cinegéticos; en la misma se hace "un control y gestión muy severos" para mantener ese "equilibrio" entre especies, ha detallado Álvarez de Toledo.

   A este respecto, ha puesto en valor que "los cotos bien gestionados de caza son importantísimos para las especies animales y de todo tipo" porque "gracias" a los mismos y a la "conservación que se hace" en ellos "existen hoy en día" los linces, el águila imperial y otros.

   "No hay duda que la caza es una herramienta utilísima para la conservación del medio natural", ha subrayado el marqués al tiempo que ha añadido que "un exceso de población de caza se carga al mundo natural, hay que tener un nivel poblacional y no más, hay que poner un límite".

   Asimismo, ha señalado que la caza "genera una riqueza importantísima en España" ya que supone "el 1,3 por ciento del PIB del sector general y el 13 por ciento del PIB del sector agrario".

   Por su parte, Eusebio Toledano, el guarda de caza de esta finca, que lleva 19 años vigilando esta dehesa en su actividad cinegética, ha destacado que la época de berrea y de ronca es "una de las fechas más importantes".

"IMPORTANCIA" SOCIAL, CULTURAL Y ECONÓMICA DE LA CAZA

   Por otra parte, el presidente de la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza), José María Gallardo, ha explicado que la berrea y la ronca es la época donde se inicia la temporada cinegética por lo que están "ya en la apertura de la veda general en la mayoría de comunidades autónomas".

   Así, Gallardo ha resaltado la "importancia cultural y social" de la caza así como la económica, puesto que es una actividad que genera "385 millones de euros anuales" y "90.000 jornales" en Extremadura y, además, "ayuda a que la gente se mantenga" en las zonas rurales.

   El presidente de Fedexcaza ha reconocido que la actividad cinegética "es cierto que está en entredicho en muchas ocasiones" pero, a su juicio, esto "proviene de un gran desconocimiento sobre ella". Por ello, ha abogado por acudir al campo y hablar con las personas que se dedican a este sector "para saber realmente cual es el manejo y la repercusión en las zonas rurales".

   No obstante, Gallardo ha resaltado que esto "no es generalizado" y en España "la caza sigue siendo muy importante" al igual que en Extremadura, puesto que a nivel nacional hay "más de 800.000 licencias" y "decenas de miles" a nivel regional.

   "Desde Fedexcaza queremos reivindicar esa importancia, darla a conocer a la sociedad en general", ha manifestado, toda vez que ha pedido a políticos e instituciones "que nos protejan, nos defiendan e impulsen una actividad tan importante como esta".

   Por último, sobre la finca Azagala ha destacado que está "gestionada tradicionalmente" y "hace compatible la ganadería con la caza". "Una finca en la que en 2.500 hectáreas se aprovechan cuatro especies cinegéticas, el ciervo, el gamo, el muflón y el jabalí y que alberga, da cobijo a cientos de otras especies que se aprovechan de una magnífica y correcta gestión ganadera y también cinegética", ha asegurado.

Contador