Los centros dependientes de Vicepresidencia aplicarán un protocolo común de emergencias desde la próxima semana

Galicia Actual
Actualizado 14/01/2007 13:23:04 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los diferentes centros públicos y privados que dependen de la Vicepresidencia de la Xunta comenzarán a aplicar a partir de la próxima semana un protocolo común de comunicación de incidencias, que fija un procedimiento estandarizado de actuación en situaciones de emergencia.

Según informó hoy este departamento, a partir de mañana la Secretaría Xeral e de Relacións Institucionais comenzará a informar de las pautas de actuación a los centros de mayores, de menores, escuelas infantiles, albergues y demás entidades dependientes de la Vicepresidencia.

Así, la dirección de estos centros estará obligada desde entonces a informar en tiempo real o de manera inmediata de la existencia de incidencias relevantes para el funcionamiento de los centros, tales como situaciones concretas que alteren su actividad normal o daños en instalaciones que pudieran afectar a la prestación del servicio, que generen riesgo a sus usuarios o que acarreen un peligro de cierre o de suspensión de actividades.

El encargado de hacer esta comunicación será el titular de la dirección del centro, que en sus ausencias deberá nombrar a otras personas para que cumplan esta función. Por encima de esta figura se encuentra el delegado provincial de la Vicepresidencia que, a su vez, estará supervisada por la Subdirección Xeral de Inspección e Autorización de Centros, que es el organismo que evalúa permanentemente la situación.

FORMAS E INFORMES

Estas comunicaciones de emergencias podrán realizarse por fax o por teléfono, tanto a la delegación provincial como a la Subdirección Xeral de Inspección, y deberán incluir el plan de actuación previsto para gestionar la incidencia y que será aplicado posteriormente por la propia dirección del centro a través de medidas específicas, aunque siempre bajo la supervisión de la delegación provincial y de la Secretaría Xeral de Relacións Institucionais.

Las medidas aplicadas deberán responder a los principios de prudencia pública, cautela y veracidad, garantizando siempre la seguridad de sus usuarios y evitando situaciones de alarma social. Además, la dirección de cada centro podrá adoptar suspensiones provisionales en la prestación de algunas actividades, si bien los cierres o suspensiones definitivos deberá adoptarlos la Secretaría Xeral de Relacións Institucionais.

Una vez resuelta la incidencia, la dirección del centro deberá, además, remitir en el plazo de una semana un informe detallado a la Subdirección Xeral de Inspección sobre las medidas aplicadas y el seguimiento posterior hasta la normalización del servicio. Además, hará una evaluación de las causas que produjeron la situación de emergencia y las consecuencias.