31 de mayo de 2020
 
Publicado 21/05/2020 12:04:35 +02:00CET

Planes piloto antincendios en cuatro distritos forestales impulsarán actuaciones en zonas de abandono

Suelo calcinado en un incendio en Galicia
Suelo calcinado en un incendio en Galicia - EUROPA PRESS - Archivo

Habrá más de 130 quemas controladas en las demarcaciones de Fisterra, Terra de Lemos, Verín y O Condado

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

La Consellería do Medio Rural pone en marcha este año planes piloto en cuatro de los 19 distritos forestales existentes con el fin de impulsar tareas de prevención que se centren en zonas de especial abandono y afectación por incendios.

Así figura en el plan de actuaciones de prevención de incendios que prevé llevar a cabo la Xunta en 2020, al que ha tenido acceso Europa Press. Cada uno de los cuatro distritos elegidos para este año están en una provincia diferente: Fisterra --distrito forestal V-- (A Coruña); Terra de Lemos --VIII-- (Lugo); Verín-Viana --XIV-- (Ourense) y O Condado-A Paradanta --XVII-- Pontevedra.

Estos planes son "una práctica que, en adelante, deberá extenderse al resto de los 19 distritos", apunta la Consellería de Medio Rural en este documento de más de 200 páginas previo a que se conozca el plan centrado en la campaña de extinción (Pladiga) de este año. Esta medida era una de las que se recomendaba en las conclusiones de la comisión parlamentaria de lucha contra el fuego.

Además, "por primera vez", se incluirán en los planes de los cuatro distritos piloto actuaciones concretas en el marco de los perímetros de alto riesgo de incendio (PARI) --figura regulada en la ley de prevención de incendios de 2007--, que permite llevar a cabo actuaciones preventivas en zonas de actuaciones urgentes "donde el abandono signifique un alto riesgo de propagación de incendios forestales".

ACTUACIONES

Desbroces, cortafuegos, eliminación de eucaliptos y pinos de márgenes de carreteras y mejoras de pistas serán algunos de los trabajos. Además, se prevén más de 130 quemas controladas a efectuar por el personal del servicio de prevención en estas cuatro zonas.

En concreto, en estos cuatro distritos forestales habrá una treintena de actuaciones para desbroces en márgenes de carreteras a lo largo de unos 100 kilómetros de longitud.

En lo tocante a los trabajos en detalle en los distritos piloto, en el caso del forestal V de Fisterra habrá actuaciones en los municipios de Camariñas, Vimianzo, Mazaricos, Carnota y Muros. Entre otras tareas, se harán 26 quemas controladas en una superficie de 375 hectáreas.

A modo de ejemplo, uno de los trabajos que se priorizará es el que se realizará en la parroquia de O Pindo, en Vimianzo. La memoria de tareas refleja que se debe a la "existencia de grandes fuegos forestales en el pasado y en la inexistencia de infraestructuras de prevención que permitan llevar a cabo un ataque al fuego". Para ello, se propone cortar 4.900 árboles, el tronzado de fustes de más de 2.000 metros cúbicos y la recogida de residuos.

En Terra de Lemos, habrá cinco obras preventivas en perímetros de alto riesgo en los municipios de Bóveda, O Saviñao y Quiroga, también habrá rozas en Chantada y Pobra do Brollón, entre otros. En este distrito forestal se harán una decena de quemas controladas en 57 hectáreas.

En el distrito de Verín-Viana, se actuará en diferentes municipios, desde la construcción de un punto de carga de agua para helicópteros en Oímbra, hasta la mejora de pistas en municipios como Laza, Cualedro, A Mezquita y A Gudiña.

En este distrito ourensano se evaluarán 200 puntos de carga para su mantenimiento, se arreglarán 280 kilómetros de pistas forestales y se realizarán tareas de silvicultura en 40 hectáreas. También habrá nueve quemas controlas en 155 hectáreas.

En O Condado-A Paradanta habrá mejoras en municipios como Mondariz, Covelo, Ponteareas y As Neves, así como a lo largo de 12,6 kilómetros de la línea de tren que une Vigo con Ourense en los ayuntamientos de Arbo y Crecente. Habrá 13 quemas controladas en 42 hectáreas.

Entre los perímetros de alto riesgo se identifica que el municipio de As Neves cuenta con una especial problemática de balance histórico de incendios con "gran presencia de interfaz urbano-forestal" y estado de "abandono" en algunas zonas.

PROTOCOLO FRENE AL CORONAVIRUS

Mientras, la Xunta ha trasladado un protocolo a los trabajadores de prevención frente al coronavirus --al que los sindicatos han presentado alegaciones-- en el que se recoge que "se debe actuar siempre que sea posible manteniendo la distancia mínima de seguridad de dos metros".

Aunque los sindicatos reclamaron que se hiciesen pruebas PCR de forma masiva entre los trabajadores del servicio antincendios, la Xunta fija en este protocolo que se harán cuando un empleado "manifieste síntomas compatibles con el COVID-19". Para ello, Medio Rural establecerá un cauce de comunicación con Sanidade con el fin de que se haga el análisis "con la mayor diligencia posible".

Con todo, la Xunta sostiene que, "si en cualquier momento posterior a la incorporación se generalizaran las pruebas PCR o serológicas a personal de servicios esenciales como el servicio de prevención y extinción de incendios de Galicia, la Consellería de Medio Rural habilitará los mecanismos necesarios para que dichas pruebas sean realizadas al personal".

Además, se higienizarán vehículos, herramientas y bases cada jornada. Mientras, deberá tomarse la temperatura de los trabajadores al comienzo de cada día para evitar riesgos. Cada uno de ellos portará un bote individual de gel de 100 mililitros.

Según fija Medio Rural, los distritos y servicios provinciales "velarán para mantener un adecuado stock" de desinfectantes en todos los puntos.

También se apuesta por la reordenación de espacios cerrados para una mayor seguridad, con la instalación de mamparas o muebles "con una altura suficiente" para servir de barrera. Junto a esto, se aboga por las franjas horarias para evitar coincidir diferentes grupos de trabajadores.

Asimismo, el máximo de ocupantes de cada vehículo será de cuatro personas. Se fomentará el binomio entre brigada y motobomba para reducir las posibilidades de contacto.

PLAN PARA 46.000 HECTÁREAS

Todo ello, mientras el Gobierno gallego destina este año 30,5 millones de euros al plan de prevención, con trabajos sobre el terreno que comenzaron el 18 de mayo para la limpieza de franjas secundarias.

Estos trabajos de mantenimiento serán llevados a cabo por unas 5.500 personas en 46.000 hectáreas, 5.800 kilómetros de pistas forestales y otras vías. Contempla tanto actuaciones de la propia Administración como aquellas previstas en colaboración con instituciones --a través de convenios con la Consellería de Medio Rural-- y particulares.

Este plan comprende trabajos de silvicultura, de mejora de infraestructura de defensa, mantenimiento de puntos de agua y de limpieza de las franjas secundarias contraincendios. Todas estas actuaciones se llevarán previsiblemente hasta mediados de julio.

El plan elaborado por la Xunta prevé actuar a través de los convenios con 263 ayuntamientos gallegos y cinco mancomunidades, lo que permitirá activar 251 brigadas municipales contra incendios con una superficie de actuación total de casi 19.500 hectáreas, más otras casi 600 hectáreas por parte de los grupos de emergencia supramunicipales (GES).

Contador

Para leer más