Publicado 28/01/2021 11:31CET

Publicadas las ayudas para la plantar unas 4.000 hectáreas de frondosas y coníferas en los próximos dos años

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publica este jueves la orden de la Consellería do Medio Rural por la que se convocan las ayudas para la creación de superficies forestales, por un importe de casi 8 millones de euros para las anualidades de 2021 y 2022 (2 millones corresponden a 2021 y los 5,75 restantes a 2022).

De ello ha informado el departamento autonómico en un comunicado remitido a los medios, en el que detalla que estas subvenciones se destinarán a la creación de superficies forestales con especies de coníferas y frondosas, con las que se prevén plantar alrededor de 4.000 hectáreas de monte gallego.

Los beneficiarios de esta línea de ayudas serán las sociedades de fomento forestal (Sofor), los propietarios particulares de forma individual, las asociaciones y agrupaciones de propietarios particulares formalmente constituidas e inscritas en el Registro de Asociaciones de la Xunta.

También podrán acogerse a ellas las cooperativas agrarias, los proindivisos, los montes de varas, abertales, de voces, de vocerío y fabeo, las comunidades de bienes, las entidades locales, otras personas jurídicas y las comunidades de montes vecinales en mano común.

Las actuaciones que podrán ser objeto de subvención son los gastos de plantación forestal y de área de defensa contra incendios forestales, que incluirán los necesarios para el tratamiento de la vegetación persistente, la preparación previa del terreno, la adquisición de planta, así como los de plantación propiamente dicha y la zona de defensa frente al fuego. También las infraestructuras de acompañamiento y obras complementarias.

Además, mediante esta línea de subvenciones se apuesta únicamente por la plantación de frondosas y coníferas. De este modo, en la orden se contempla la posibilidad de que los propietarios forestales que tengan superficies con brotes de eucaliptales de diámetros por debajo de los 10 centímetro de media puedan acogerse a las aportaciones para transformarlas en masas de coníferas o de frondosas, incrementando de este modo la discontinuidad y la diversidad de producción de sus montes.

Medio Rural ha señalado que se trata de fomentar la primera forestación de tierras no agrícolas con coníferas y frondosas, procurando la disminución de las masas monoespecíficas, favoreciendo el aumento de la diversidad, así como aumentar la superficie forestal arbolada y reducir el riesgo de incendios a través de la valorización de los terrenos forestales.

Entre las coníferas se encuentra el pino silvestre y el tejo, y entre las frondosas están, por ejemplo, el castaño, el roble, el aliso y el alcornoque, entre otros.