Actualizado 22/05/2007 00:27 CET

27-M.- Feijóo apuesta por "el carril del centro" y dice que no perderá "ni un minuto más en insultar a nadie"

Pide "un último esfuerzo" para conseguir el voto de quienes "dejaron de votar" al PP y de los "miles de defraudados" con el bipartito

VILAGARCÍA DE AROUSA (PONTEVEDRA), 21 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, aseguró hoy que su formación va "en el carril en que tiene que ir, el del centro" y pidió a sus simpatizantes, militantes y candidatos que no dejen "nunca" el "carril centrado de Galicia", tras lo cual avanzó que no perderá "ni un minuto más en insultar a nadie".

En un mitin en Vilagarcía de Arousa, Feijóo realizó una clara defensa del centro político y utilizó un símil con la conducción de vehículos para explicar que por el carril centrado no se saldrán de la carretera. "Estamos en el carril del centro, donde está la gente", prosiguió, antes de concluir que "allá ellos, que van por los extremos", en referencia a PSdeG y BNG.

A pesar de esta alusión, aseguró que no perderá ni un minuto más "en este mitin ni en ninguno" en "insultar" a sus adversarios políticos y prometió una campaña "a favor y en positivo", frente a los que "pierden tanto tiempo en insultar y descalificar". Siguiendo con la comparación con los coches, advirtió de que "los que conducen mirando por el espejo retrovisor se salen de la carretera" y, frente a ello, aseguró que los candidatos del PP "ocupan el carril del centro".

"No hay estrategia política que dé tantos resultados como el hacer propuestas", enfatizó ante el medio millar de simpatizantes que acudieron a la Plaza de la Pescadería de Vilagarcía, donde apostó por el centrismo y por estar "con aquella mayoría social que buscaba Fraga cuando fundó el partido más importante de España".

RECTA FINAL DE CAMPAÑA

Tras ello, recordó que "hace unos meses nadie daba un duro" por el PP y aseguró que la situación ha cambiado, aunque advirtió a los populares de que no deben confiarse hasta las 20.00 horas del próximo domingo. Por ello, pidió un "último esfuerzo para darle más razón a los vecinos" para que confíen en los populares, tras lo cual reclamó el voto de aquellos que "dejaron de votar" al PP y de los "miles de gallegos defraudados" con el Gobierno bipartito.

El presidente de los populares gallegos resumió su campaña en las palabras "humildad y propuestas" y aseguró que las elecciones "no son más que un instrumento para seguir trabajando en los próximos cuatro años". Así, enfatizó que no está en política "por el poder", sino "por la ambición de mejorar esta tierra".

En el ámbito local, Núñez Feijóo denunció que el Ejecutivo bipartito "no hizo nada en las riadas" que afectaron de forma muy especial a Vilagarcía en el pasado mes de octubre. Además, reconoció que los primeros años de gobierno del alcalde socialista Javier Gago "fueron razonables", aunque matizó que esa situación se debía a que "Gago estaba en Vilagarcía y Fraga gobernaba desde Santiago".

PRÁCTICAS CACIQUILES

Por su parte, el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, calificó a Fraga como "el padre de la Galicia del siglo XXI" y aseguró que las encuestas dicen que el PP "sigue subiendo mucho en Pontevedra y Vilagarcía". En esa línea optimista, auguró que tras el 27 de mayo los populares lograrán la alcaldía en los nueve municipios de la comarca de Arousa, de los que en la actualidad gobiernan en siete.

Louzán se refirió asimismo al hecho de que el BNG asegurase que pretende "eliminar las prácticas caciquiles" de la Diputación de Pontevedra y advirtió de que el modelo que quieren implantar es el de las "mismas prácticas caciquiles que tienen en la Xunta", tras lo cual denunció que esa "alternativa" que propone la formación que dirige Anxo Quintana es la de Vicepresidencia, que "tiene 155 enchufados a dedo".

Finalmente, el candidato popular a la alcaldía, Tomás Fole, advirtió de que "la octava ciudad de Galicia" lleva "años perdiendo trenes y oportunidades", por lo que consideró necesario un "cambio" en el gobierno municipal. Asimismo, destacó las actuaciones realizadas por la Xunta que presidía Manuel Fraga y las contrapuso con el actual Ejecutivo gallego y su actuación en la crisis de las riadas. "Si vienen las lluvias volveremos a tener el agua al cuello", sentenció.