Actualizado 16/06/2007 16:49 CET

27-M.- El nuevo alcalde de Ourense se propone "incrementar el peso y la influencia" de la ciudad dentro de Galicia

Baltar, que presidió la mesa de edad, fue el encargado de designar a Francisco Rodríguez como regidor con el respaldo del PSOE y BNG

OURENSE, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo alcalde de Ourense, el socialista Francisco Rodríguez, propuso en su investidura establecer un "pacto desde el primer día" con los ciudadanos para "incrementar el peso y la influencia de Ourense en Galicia", mediante la "construcción entre todos" de un "gran proyecto colectivo" y una "ciudad cada vez mejor".

En ese sentido, señaló que "sólo los ciudadanos pueden fijar el rumbo" y "sólo ellos pueden impulsar la nave de Ourense al puerto de prosperidad". El PSOE, que obtuvo ocho concejales, logra la Alcaldía de Ourense con el apoyo del BNG, con seis ediles, después de doce años de Gobierno popular, que se quedó con 13 ediles a uno de la mayoría absoluta.

La corporación municipal quedó constituida con 27 concejales de los que doce son nuevos y quince permanecen desde la anterior legislatura. La mesa de edad estuvo presidida por el presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, por ser el concejal de mayor edad y el hasta ahora concejal de Cultura con el PP, José Araujo, por ser el más joven de la corporación municipal.

Una de las curiosidades del día fue que Baltar tuvo que presidir la corporación municipal del Ayuntamiento de Ourense y fue el encargado de dirigir el recuento de votos de los nuevos concejales y nombrar a Francisco Rodríguez como nuevo alcalde de Ourense.

AGRADECIMIENTO

En su discurso, el regidor socialista mostró su "agradecimiento, compromiso y lealtad" con los ciudadanos de Ourense porque "desde este instante" las "responsabilidades como representante de un partido político pasan a segundo plano" para "asumir las responsabilidad primordial e inequívoca de ser el alcalde de todos los ciudadanos".

El regidor, que saludó uno a uno a todos los concejales tras ser elegido, manifestó que defenderá y representará "con orgullo" a la ciudad de Ourense como el "más humilde de sus vecinos" pero "como primer servidor de todos y cada uno de los ciudadanos"

Francisco Rodríguez tuvo palabras de "reconocimiento para las corporaciones municipales anteriores" que "contribuyeron con su trabajo a construir la ciudad" que hay en la actualidad. "Recibimos y aceptamos su herencia con la intención de solucionar los problemas pendientes desde la voluntad firme de consolidar los logros del pasado y la decisión irrenunciable de que el cambio político aporte el impulso necesario para conseguir las nuevas metas de progreso", proclamó.

El alcalde socialista abogó por "acotar el tiempo de las emociones personales" para "iniciar más pronto que tarde el arduo pero ilusionante trabajo que nos espera". En primer lugar, propone "recuperar la fe en nosotros mismos como vecinos de esta hermosa ciudad que aspira legítimamente a ser esa gran capital interior de Galicia".

CAMBIO SOSEGADO

Su reto será un gobierno municipal que promueva "un proceso político de cambio sosegado y modernización" que "abarque desde el Urbanismo a las infraestructuras, desde la defensa del patrimonio hasta la recuperación de la identidad cultural".

Para ello, apostó por dar "más oportunidades, más empleo, más vivienda al alcance de todos, mejores servicios, vocación de que los jóvenes participen activamente en la vida local y que los mayores sean un activo social mimado y respetado". "Como alcalde reitero mi compromiso con la igualdad, la solidaridad y la transparencia en la vida pública y asumo mi deber de defender y proteger los derechos de todos los vecinos de Ourense", señaló Francisco Rodríguez.

El regidor municipal indicó que existen "grandes retos en el horizonte más inmediato" como "la llegada del tren de alta velocidad", que "brinda una oportunidad histórica para rediseñar la ciudad de los próximos 50 años". En ese sentido, apuntó la necesidad de "impulsar un crecimiento social y económico sin precedentes" para que el "tren de la historia no pase de largo por Ourense".

MOMENTO DE OURENSE

Para ello, invitó a la oposición a "colaborar" para "sacar adelante proyectos estratégicos porque "es el momento de Ourense". "Donde un ourensano lo necesite va a contar siempre con el alcalde", manifestó Francisco Rodríguez.

El nuevo alcalde de Ourense estuvo arropado por cargos autonómicos y provinciales del PSOE, familiares y amigos. Entre ellos, estaba el coordinador provincial del PSOE en Ourense, Manuel Vázquez, quien señaló que es un "día especial" porque es un "punto de llegada" para "continuar en una ilusión muy grande que representan miles de personas" que "nos apoyaron en momentos fáciles y difíciles". "Ourense puede a raíz de este cambio seguir conquistando el conseguir ser la tercera ciudad de Galicia", señaló Manuel Vázquez, quien añadió que Francisco Rodríguez será un "gran alcalde" que "demostrará que "es posible hacer una política de proximidad sin olvidar los temas estratégicos de esta ciudad".