El alcalde de Tui asegura que "nunca" estuvo en su ánimo "desobedecer" ante la orden de derribo de la pirotecnia

El alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín.
AYUNTAMIENTO TUI
Publicado 05/11/2018 16:07:46CET

VIGO, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Tui (Pontevedra), Carlos Vázquez Padín, ha sostenido este lunes que "nunca estuvo" en su "ánimo desobedecer" a la Justicia, y lo ha hecho tras conocer que el Ministerio Público está investigando si cometió un delito de "desobediencia grave" al no demoler la pirotecnia La Gallega, propiedad de Francisco Lameiro, que se encuentra en prisión provisional tras la explosión de un almacén ilegal en Paramos.

"Me hubiera parecido más justo recibir la notificación oficial antes de que esto trascendiese a la prensa", ha manifestado Padín, para añadir que no estuvo "bien asesorado" por el departamento de urbanismo del Ayuntamiento --del que se encarga una concejala de Alternativa Popular de Tui-- y que "a la Fiscalía no le resulta ajeno" el problema que existe en esta oficina municipal, "que afecta de manera muy lesiva" a la prosperidad del municipio.

"En ninguna de las providencias que recibo siendo alcalde aparece que el alcalde pueda incurrir en responsabilidades penales", ha sostenido, para explicar que cuando se incorporó al cargo (siete meses antes de la explosión) se "siguió tramitando" el "proyecto de demolición" de la pirotecnia.

"A partir del momento de la explosión me vuelco en las consecuencias", ha apuntado sobre el incidente que provocó la explosión de un almacén ilegal de material explosivo ubicado en el barrio tudense de Paramos y que pertenecía al mismo dueño que la pirotecnia que tenía que ser "precintada y derribada" según la orden judicial.

RESPONSABILIDAD PENAL

Padín ha explicado que el pasado 3 de septiembre recibió la notificación de una "multa de 1.500 euros" por no haber cumplido con el derribo y que ahí se "advierte del riesgo de responsabilidad penal". "Estoy ejecutando la sentencia" desde ese momento, ha afirmado en referencia al precinto de la nave que se produjo, según ha afirmado, a principios del mes de septiembre.

La dificultad, según ha descrito el alcalde de Tui, ha sido el "desalojo" del material explosivo, pues la familia del dueño "no se ha podido hacer cargo" y estudian ahora cómo hacerlo desde el Ayuntamiento porque "es un problema de órdago" y, a la vez, "un requisito previo imprescindible para derribar" la pirotecnia.

"Queremos ejecutar esa sentencia y esperamos que el Gobierno nos ayude" para eliminar el material explosivo, ha trasladado Padín, que reclama "máxima lealtad" al Ejecutivo central. "Sin desalojo no puede haber demolición", ha concluido Padín.