Actualizado 02/02/2009 15:17 CET

AMPL.- El Grupo Caixanova obtuvo un beneficio neto de 186,5 millones en 2008, un 3,3% menos

Pego asume que "no son tiempos" de ganancias "importantes" y destaca que "se anticipan" para soportar una morosidad que llegará al 4,5% este año

VIGO, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Caixanova -sumados la caja y Banco Gallego- logró un beneficio neto de 186,5 millones de euros en 2008, un cifra que supone una disminución del 3,3 por ciento con respecto al año anterior, según informó hoy el director general de la entidad financiera, José Luis Pego. A nivel individual la matriz ganó 178,6 millones netos, con una ligera caída del 0,32 por ciento.

En la presentación de los resultados anuales, Pego explicó esta ligera caída en la conveniencia de "conjugar beneficios y prudencia", con el fin de compatibilizar las ganancias "con la prudencia de anticiparse" a un nivel de morosidad, que en 2008 llegó al 3,3 por ciento -frente al 3,65 por ciento de media del sector-, y que Caixanova prevé que al menos se sitúe en el 4,5 por ciento este año. El índice de cobertura cerró el año pasado en el 77,72 por ciento.

José Luis Pego calificó de "relativa comodidad" la situación de la caja, con "buenas" posiciones en solvencia y liquidez, también por encima de la media del sector, lo que le permite "una cierta holgura" para hacer frente a una situación económica que asumió que es "difícil".

Como consecuencia de esta complicada coyuntura, el director general confirmó que "Caixanova paralizó su plan de expansión" y en 2009 sólo se abrirá una oficina que ya estaba prevista en Madrid y que las incorporaciones de personas serán las estrictamente necesarias, aunque también garantizó que no habrá pérdidas de puestos de trabajo. Resaltó que la situación es mejor que la que tenía Caixavigo -la más grande de las tres entidades que dieron lugar a Caixanova- en 1992 en la anterior crisis económica española.

Por su parte, el volumen de negocio del grupo alcanzó los 48.672 millones de euros, un 4,1 por ciento, de los que el 90 por ciento se refleja en balance. En cuanto a la matriz, la cifra llegó a los 41.514 millones, un 4,8 por ciento más. Pego subrayó el crecimiento interanual de la inversión crediticia, hasta 17.554 millones de euros. Por segmentos, los préstamos sindicados crecieron un 15,4 por ciento, los hipotecarios un 9,3, los personales un 10,2 y el descuento comercial un 1,6.

La evolución de la inversión crediticia en 2008 se sustentó en 905.320 nuevas operaciones por un importe global de 10.274,1 millones de euros, un 7,3 por ciento más que un año antes. El 81,8 por ciento del total fueron absorbidas por el sector empresarial, con un valor de 8.404,2 millones.

COLCHON DE UN AÑO Y MEDIO

Pego apuntó que la caja gallega presenta un fondo de insolvencias de más de 475 millones de euros, que excede en 130 lo exigido por la normativa vigente, "un colchón suficiente para año y medio de dotaciones específicas de acuerdo con la actual evolución de la morosidad". Aún así, y en el caso de que aumente a más velocidad, la caja tiene previsto compensarlo con más aportaciones. Precisó que sus ventas en Unión Fenosa -4,72 por ciento- y Auna -1,09 por ciento- se dedicaron íntegramente a "saneamiento por una política de prevención".

En cuanto a la liquidez, Pego aseguró que mantiene una posición sólida y la estructural al cierre de 2008 era de 116,7 por ciento. Además, recordó que Caixanova no tendrá que afrontar ningún vencimiento de deuda mayorista importante en 2009. Esta posición mejorará el próximo ejercicio gracias a la referida venta de la participación en Unión Fenosa, con la que la caja obtendrá unos ingresos cercanos a los 900 millones de euros.

Respecto al patrimonio neto de la entidad, que cayó un 22,88 por ciento en 2008, hasta los 1.196 millones de euros, el director general recordó que es consecuencia de la disminución de las cotizaciones bursátiles del año pasado -el Ibex un 40 por ciento-, pero añadió que estos activos no se han vendido y volverán a crecer cuando se recupere el mercado de renta variable.

Asimismo, la cartera de títulos de la caja se situó al cierre del pasado ejercicio en los 5.496 millones de euros y José Luis Pego avanzó que "irá descendiendo progresivamente", dependiendo "de las condiciones de mercado". Preguntado si después de vender participaciones en Fenosa y Auna, hará lo propio en Sacyr, se limitó a indicar que dependerá de "cómo evolucione el mercado y del interés estratégico" de la entidad financiera.

APOYO A LOS SECTORES PRODUCTIVOS

Cuestionado sobre si se siente aludida Caixanova por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien reclamó más compromiso de las entidad financieras con los sectores productivos, Pego se remitió a los datos y resaltó que se concedieron créditos a empresas por 11.027 millones de euros, de los que 5.712 tuvieron como beneficiarios pymes.

Igualmente recordó que el objetivo era ejecutar 2.500 operaciones a través de las líneas del ICO y del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) y avanzó que esta previsión será al alza, pues estima que se llegará hasta los 300 millones de euros, dado que en mes y medio ya se formalizaron 50.