Arranca la tramitación de la ley que busca reducir las fugas de agua a menos del 20%

Publicado 08/10/2019 12:30:34CET
La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, interviene en el pleno del Parlamento de Galicia
La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, interviene en el pleno del Parlamento de Galicia - XUNTA

   La oposición critica que la Xunta quiere "echarle la patata caliente" a municipios con "sanciones" en una norma "ineficaz"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La futura ley de medidas de garantía de abastecimiento, que busca reducir en tres años las fugas de agua a menos del 20% --las pérdidas en algunas redes municipales alcanzan el 40%--, seguirá su tramitación parlamentaria tras superar el debate de totalidad.

   Común da Esquerda, BNG y Grupo Mixto han presentado sendas enmiendas de devolución que no han salido adelante al ser rechazadas por los populares, mientras el PSdeG se ha abstenido.

   En el pleno de la Cámara, la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, ha explicado que con esta norma "pionera" se combatirán las fugas, pues Galicia es la cuarta comunidad con más pérdidas, con más de 55.000 millones de litros al año. Además, establecerá protocolos de actuación en periodos de sequía o por riesgo sanitario.

   De tal forma, se fija un cronograma por el cual los municipios tendrán dos años para hacer auditorías de sus redes de abastecimiento y localizar fugas. Tras ello, contarán con un año más para ejecutar las obras. Después de ese periodo de tres años, se aplicará un gravamen disuasorio que penalizará las pérdidas excesivas de agua cuya recaudación irá, en exclusiva, a la renovación de las redes.

   Así, la conselleira ha señalado que las competencias en el abastecimiento de agua a la población son de los ayuntamientos, a los que muestra la colaboración de la Xunta, pero demanda que las diputaciones "se impliquen".

CONTADORES Y PLANES CONTRA LA SEQUÍA

    El próximo año se pondrán en marcha ayudas para la instalación de contadores de caudal, que serán obligatorios en los puntos de captación y de suministro final para ofrecer información acerca de fugas.

   Asimismo, el proyecto de ley concede un plazo de dos años desde su entrada en vigor para que los municipios con más de 20.000 habitantes -para los de menos es recomendable y no obligatorio-- elaboren planes de emergencia frente a la sequía. En la actualidad no hay ningún ayuntamiento que cuente con este plan, si bien la convocatoria de ayudas recientemente impulsada por la Xunta ha registrado 80 solicitudes.

   También se autorizará a los ayuntamientos a realizar expropiaciones de terrenos u otras infraestructuras necesarias para cometer obras de urgencia en periodos de sequía.

   Todo ello para "ahorrar agua, energía y dinero a los ciudadanos", así como con el objetivo de "blindar a Galicia frente a los desafíos del cambio climático".

"ECHAR BALONES FUERA" A LOS AYUNTAMIENTOS

   Por su parte, Marcos Cal (Grupo Común da Esquerda) ha censurado que este es un proyecto de ley basado en la "privatización" y "el hormigón", con una estrategia "anticuada, ineficaz, irresponsable e insensata". Pide que "dejen de echar balones fuera" y de "cargar a los municipios las consecuencias de su modelo privatizador".

   En esta línea, Luís Bará (BNG) ha afeado a Ethel Vázquez que es la "principal" responsable del agua en Galicia desde 2009 "y ahora la culpa es del chachachá" y "los ayuntamientos". Recrimina que la ley supone la "constatación de un fracaso de las políticas del PP en estos 10 años", pues "después de 10 años de desidia" ahora quieren "echarle la patata caliente a los ayuntamientos".

    El nacionalista reprocha que aún se está "esperando" la promesa de 2013 de la Xunta de que en "un año" se iba a pactar un recibo único del agua. Cuestiona "cuándo van a hacer" el plan general de abastecimiento que depende de la Xunta, con "500.000 euros consignados", pues "quieren que los ayuntamientos hagan los planes de emergencia, pero ustedes no hicieron los criterios generales".

    Davide Rodríguez (Grupo Mixto) identifica "fallos de fondo muy potentes" en la nueva ley, con una falta de participación y "coqueteos con la privatización", además de "una carga más para los ayuntamientos" y "sanciones". Reprocha que "la última estocada" es la de reducir los caudales de los ríos para "beneficiar" a las eléctricas.

   En cambio, el diputado socialista Luis Álvarez ha explicado que su grupo no ha presentado enmienda de devolución, ya que considera que es una ley "necesaria", si bien observa que es un "proyecto mejorable".

   Asimismo, Álvarez ha censurado la falta de implementación del pacto local del agua desde la firma de un protocolo en noviembre de 2013. A renglón seguido, ha mostrado su "estupor absoluto" al comprobar que Augas de Galicia dejó sin ejecutar "111 millones" en los últimos tres años.

RIFIRRAFE ENTRE TRENOR Y CAL

   El diputado popular Gonzalo Trenor ha agradecido que el PSOE no haya presentado enmienda a la totalidad, al tiempo que ha defendido que la futura ley "no tiene finalidad de sancionar ni establecer mecanismo punitivo alguno".

   En cambio, el popular ha censurado la exposición del resto de los grupos, en especial ha cargado contra Marcos Cal, al que ha acusado de "plagio" de los argumentos expuestos por el profesor Arrojo "hace 25 años" en Zaragoza contra el trasvase del Ebro.

   En su réplica, Cal ha justificado que en su enmienda a la totalidad, "evidentemente", hay partes del profesor Arrojo porque "asesoró" al grupo para hacer este trabajo. "Esa es la diferencia", ha dicho, pues asegura que en Común da Esquerda se valen de "eminencias" y "ustedes del primo de Rajoy". "Siga usted haciendo el ridículo", ha espetado al popular.

Contador