La Audiencia Provincial decide continuar con el juicio contra el exdelegado de la Xunta en Ourense

OURENSE.. FRAUDE ROGELIO MARTÍNEZ
EUROPA PRESS
Publicado 05/06/2019 17:46:37CET

   El proceso sigue adelante solo para Rogelio Martínez y otras tres personas al estimarse prescritos los delitos del resto de acusados

   OURENSE, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Audiencia Provincial de Ourense ha dado a conocer este miércoles su decisión de seguir adelante con el juicio contra el exdelegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, acusado de delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental y fraude de subvenciones de la Unión Europea.

   El tribunal ha decido que la causa continúa también para el responsable financiero y administrativo del Centro de Iniciativas para el desarrollo del Val do Miño (Ceivam), Pablo Fernández; el gerente de Ceivam, Juan Emilio Aparicio y el representante de Actuar SL, Gumersindo Álvarez Rodríguez. Asimismo, estima prescritos los delitos para los siete acusados restantes.

   La segunda sesión del juicio celebrada en la mañana de este miércoles en la sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense se ha centrado en la declaración de los encausados por certificar o cobrar las obras de varios talleres artesanos y una planta de biomasa que no llegó a existir, según consta en la denuncia presentada en el año 2006 por el BNG de Arnoia.

"LOS INFORMES INDICABAN QUE LAS OBRAS ESTABAN HECHAS"

   Rogelio Martínez, que ha decidido responder únicamente a las preguntas del juez, el Ministerio Fiscal y su abogado, aseguró que "los informes y las certificaciones indicaban que las obras estaban hechas, de no ser así, no habría dado mi visto bueno para pagar".

   En este contexto, también ha insistido en que él no ejercía ninguna labor de fiscalización de los proyectos sino que su misión era "buscar iniciativas que reuniesen las condiciones para entrar dentro del Plan Leader".

   "Mi visto bueno no quiere decir que la memoria proyectada coincidiese con lo realizado sino que sólo daba validez a la hora de demostrar que las personas que anteriormente habían firmado las certificaciones tenían el cargo que allí se expresaba", ha explicado Rogelio Martínez.

   De este modo, durante su intervención ha manifestado que el objetivo de la creación de Ceivam --a fecha de 12 de noviembre de 1993-- era "conseguir ayudas del Plan Leader que contaban con fondos importantes para el desarrollo del rural".

   Precisamente uno de estos proyectos fue la construcción de una planta para el tratamiento de biomasa. Se la bautizó con un "nombre un poco pomposo", según ha explicado este miércoles el exdelegado de la Xunta, para "conseguir una subvención". No obstante, Martínez ha sostenido que le consta que "Proyectos y Contratas Covelo realizó las obras" y que "se cumplió el objetivo de aprovechar la masa forestal para abonos".

"LA PLANTA DE BIOMASA TUVO ACTIVIDAD"

   Por su parte, el responsable financiero y administrativo de Ceivam, Pablo Fernández, ha explicado que "su función era comprobar la legalidad y corrección de la factura que decía que la obra se había ejecutado, no confirmar si verdaderamente el proyecto se había llevado a cabo".

   Según han explicado en sus testimonios los procesados, la persona encargada de la comprobación de la realización de las obras era, además del jefe de obra, el gerente de Ceivam encarnado en la figura de Emilio Aparicio Estévez.

   Preguntado por el modo de realizar las valoraciones y apreciaciones, Aparicio ha respondido que "las indicaciones se las daba el técnico y eran estimaciones del porcentaje de la obra realizado hasta el momento". Se ha basado en su formación como maestro para argumentar que él no reunía las competencias para hacerlo por sí solo.

   Además, el gerente de Ceivam, en respuestas a su abogado, también ha precisado que "a lo largo del proyecto se produjeron modificaciones pero siempre respetando la finalidad final de la obra". "Me consta que hubo ventas y actividad comercial por parte de la planta de biomasa", ha recalcado.

"SE APROVECHÓ UN GALPÓN PARA REALIZAR LA OBRA"

   En último lugar ha declarado Gumersindo Álvarez Rodríguez, ex concejal del gobierno de Arnoia presidido por Rogelio Martínez y administrador de Actuar S.L., la empresa que solicitó la ayuda a Ceivam.

   "Demandamos la creación de la planta de biomasa porque la hípica --también obtenida mediante el Plan Leader-- nos demandaba mucho abono. Por tanto, pensamos que sería una buena idea un lugar donde tener materia orgánica tanto para los caballos como para que la gente pudiese comprar", ha explicado.

    "La planta tenía actividad y se cumplió con los requisitos", ha abundado Gumersindo Álvarez Rodríguez. Con todo, durante las respuestas a las preguntas de su letrado, el acusado explicó que "en la parcela cedida por el Ayuntamiento ya existía un galpón en estado de total abandono" y que, ante indicaciones del técnico, decidieron "aprovecharlo y realizar obras de reforma" pero "sin ahorrarse nada".

   Esta versión concuerda con la expuesta por el representante legal de Covelo SL, Gumersindo Álvarez Martínez, que a pesar de prescribir los delitos por los que se le acusaba ha decidido declarar. "Me pidieron reformar la obra existente que estaba en un estado ruinoso. No obstante, si hubiésemos tirado todo habríamos ahorrado dinero", ha apuntado.

Contador

Para leer más