El Comité de Alcoa en A Coruña "no tiene dudas" de que hay inversores interesados si se regula el mercado energético

Reunión del Comité de Empresa de Alcoa A Coruña con el conselleiro de Economía
XUNTA DE GALICIA
Publicado 18/01/2019 14:03:46CET

   La Xunta reclama al Gobierno "concreción" en el mercado energético para dar "certeza" a posibles inversores

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Comité de empresa de Alcoa en A Coruña "no tiene dudas" de que habrá inversores interesados en hacerse con las plantas de la multinacional norteamericana de aluminio en la ciudad y en Avilés si antes del 30 de junio se regula el mercado energético, y ha advertido que, en caso de que esta posibilidad no se materialice, "los culpables" serán el Gobierno y las distintas adminsitraciones.

   Así lo ha planteado el presidente del Comité de Empresa de Alcoa en A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, al término de la reunión mantenida durante casi dos horas con el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, en las dependencias de la Xunta de Galicia en Santiago.

   Un planteamiento con el que ha coincidido Conde, que ha reclamado al Gobierno central "concreción" y que pase "de las palabras a los hechos" para fijar un marco energético estable que ofrezca "certezas" a posibles inversores interesados en las plantas de Alcoa en A Coruña y en Avilés.

   Los trabajadores decidirán este lunes si apoyan el preacuerdo alcanzado con los sindicatos, excepto con la CIG, que garantiza el mantenimiento del empleo hasta el 30 de junio para dar tiempo a un inversor a hacerse cargo de ambas plantas.

   En caso de que no hubiese ninguna empresa inversora, el preacuerdo incluye un conjunto de medidas que ofrecen soluciones de empleo, prejubilaciones o recolocaciones a 355 empleados de un total de 623 trabajadores indefinidos, más del 50% de la plantillas de las plantas de Avilés (Asturias) y A Coruña, y el mantenimiento de 205 empleos --114 en la planta coruñesa y 91 en la asturiana--.

   Sin embargo, tras salvar este "match point", esta "bola de partido", según lo ha definido el presidente del Comité, Juan Carlos López Corbacho, queda por ganar el "partido", para lo que ha reclamado un "marco que regule la electricidad", con medidas para empresas electrointensivas que permitan favorecer la aparición de un comprador antes del 30 de junio.

   En todo caso, se trata de un plazo que empezará a contar desde el lunes si los trabajadores de A Coruña y de Avilés apoyan el preacuerdo establecido, como confía el Comité. En caso de que no lo respalden, se iniciaría el proceso de cierre de las instalaciones "sin regresión" y la salida de los trabajadores conforme a las condiciones laborales establecidas.

   Juan Carlos López Corbacho ha avanzado que los operarios de Alcoa continuarán con "la lucha", para lograr la continuidad de la planta de A Coruña, y ha sugerido que para que fructifiquen acuerdos con posibles inversores es preciso que "el Ministerio de Industria, el de Transición Ecológica y la Xunta trabajen en la normativa de consumo de aquí a 5 meses". En ese caso, puntaliza: "No nos cabe duda de que los inversores van a estar aquí".

   "Si el martes esto se ratifica --en referencia al preacuerdo-- pero al final esto es un desastre, no aparecen inversores y no aparece una solución industrial que dé continuidad a los empleos, habrá otros culpables, en este caso serán el Gobierno y las distintas administraciones autonómicas", ha asegurado.

   Los trabajadores saben "desde el principio" que hay inversores interesados en las plantas, pero ha incidido que el objetivo prioritario y la "única" alternativa que valoran es mantener la producción de "aluminio primario", como en la actualidad.

LA XUNTA RECLAMA "CONCRECIÓN" Y "CERTEZAS"

   El conselleiro de Economía ha coincidido con los trabajadores y ha remarcado que "los inversores necesitan certezas, para que un inversor pueda dar continuidad necesita concreciones, el Gobierno tiene que pasar de las palabras a los hechos" y "pisar el acelerador".

   Conde, que ha incidido en que la Xunta apuesta por mantener la "unidad de acción" con sindicatos, Comités y Gobierno, ha insistido en reclamar que se planteen soluciones energéticas con un "precio estable competitivo".

   Entre otras cuestiones, defiende la figura del consumidor electrointensivo, la reducción en un 90% de los peajes de acceso en la parte relativa al coste del transporte o el establecimiento de mecanismos de compensación por emisión de CO2 de carácter trimestral, con medidas con carácter retroactivo desde el 1 de enero, no solo para Alcoa sino también para el resto de empresas afectadas.

REPERCUSIONES EN SAN CIBRAO

   El preacuerdo en A Coruña y Avilés podría tener repercusiones en la otra planta de la multinacional norteamericana del aluminio en Galicia, la ubicada en San Cibrao, en Cervo (Lugo).

   Alcoa plantea un plan de bajas y prejubilaciones en la planta lucense que permitiría la recolocación de 106 empleados de A Coruña y Avilés.

   Pero el Comité de A Coruña no ha querido valorar este plan, porque su aceptación corresponde a los trabajadores de San Cibrao, según ha señalado Juan Carlos López Corbacho.