Actualizado 04/05/2007 17:59 CET

Emigración imputa al PP "hechos más graves" que el de los cheques asistenciales y ampara la "integridad" de los cesados

El PP pide que dimita Rodríguez, quien responde con imágenes de Fraga entregando ayudas para denunciar el "fariseísmo" de la oposición

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario xeral de Emigración, Manuel Luis Rodríguez, atribuyó hoy a los Gobiernos de Manuel Fraga "hechos muchísimo más graves" que el de la distribución de cheques asistenciales al colectivo gallego afincado en Montevideo en plena precampaña y, tras recomendar al PPdeG "prudencia" en sus críticas, reivindicó la "integridad democrática" de las dos personas que dimitieron de sus cargos por la polémica de la Fundación Galicia Emigración.

En su intervención en la Comisión de Emigración del Parlamento, donde compareció para hacer balance de las políticas de su departamento, Rodríguez aludió a este episodio en respuesta a los populares, a quienes recriminó su "fariseísmo" por reclamar más ceses y su intento de "dar lecciones de ética". "Todos deberíamos ser bastante prudentes", advirtió.

El titular de Emigración declaró que "hay cargos de la anterior Xunta que, en compañía de Manuel Fraga, entregaron cheques asistenciales en noviembre de 2003, con presencia de fotógrafos oficiales allá por Buenos Aires". "Y con testimonios gráficos creo que bastante expresivos", aseveró.

Para probarlo, Rodríguez esgrimió varias fotografías, entre las que figuraba una del Consello de Comunidades Galegas que tuvo lugar en Argentina el 7 de noviembre de 2003, en la que se ve al ex presidente de la Xunta junto a sus por entonces conselleiros de Emigración, Aurelio Miras Portugal; y de Educación, Celso Currás; entregando un cheque asistencial a una emigrante.

El secretario xeral se valió de estos documentos gráficos después de que, en su primera intervención, el diputado del PPdeG José Manuel Castelao Bragaña --que fue emigrante en Buenos Aires y ex presidente del Consejo General de la Emigración-- hubiese proclamado: "yo le puedo afirmar a usted que no existió ningún acto en el exterior en el que haya participado el señor Fraga, ninguno, en el que se hayan entregado cheques".

"EL PASADO SIEMPRE VUELVE"

Por ello, Manuel Luis Rodríguez subrayó que "el pasado siempre vuelve" y aprovechó también para aconsejar al PPdeG que "cuente ciertos antecedentes" a su líder, Alberto Núñez Feijóo, para "evitar excesivos desmanes verbales". "Si el anterior Gobierno tuviera gente de la integridad democrática de Pilar Pin --ex directora de la Fundación Galicia Emigración-- o del secretario del PSOE de Uruguay, el PP no juntaría gente ni para jugar un partido de fútbol en San Lázaro", aseveró.

Así, valoró la renuncia de dos de los implicados en la polémica por la distribución de las ayudas a emigrantes en la medida en que, "cuando se produce un error", el bipartito "asume responsabilidades, porque es higiénico y es necesario". Por contra, censuró que, pese a que "en el pasado hubo suficientes casos como para dimitir", los miembros del anterior Gobierno no renunciasen por episodios "muchísimo más graves".

Con todo, subrayó que, "sin justificarla", en la dispensación de los cheques asistenciales en Montevideo "no hubo más ánimo que el de ayudar", si bien admitió que "la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, sino parecerlo". En este sentido, reconoció que el actual no era el "momento político" para repartir las ayudas y asumió que "la transparencia obliga a depurar responsabilidades políticas".

OTRAS IMPUTACIONES

En esta misma línea, la parlamentaria del PSdeG Marisol Soneira declaró que para su grupo "la coherencia es muy importante", puesto que, según ella, "se ha pasado de la impunidad a asumir los errores". "Lo que no es explicable es lo de aquellos que ahora se rasgan las vestiduras y ante actuaciones que no tenían nada que ver con el país no adoptasen ninguna responsabilidad", reprobó.

Como ilustración, Soneira recurrió a un documento interno de la Consellería de Emigración cuando aún estaba el PP en la Xunta que revela las pautas sobre la disminución de la participación electoral de la emigración, entre las que se recoge que "el esfuerzo se ha concentrado en municipios donde existían dificultades para alcanzar mayorías suficientes".

Según los socialistas, la hoja, con el membrete de la Xunta y del departamento que ostentó Aurelio Miras Portugal, data del 20 de mayo de 2003, es decir, cinco días antes de las últimas elecciones locales. No obstante, Miras Portugal, actual diputado y secretario de la comisión celebrada esta mañana, dijo no tener conocimiento del documento y retó a que se demuestre que está firmado por él.

En declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión, el parlamentario popular calificó de "triquiñuela legal" la prueba presentada por Marisol Soneira y sugirió incluso que podría estar manipulada. "Con un ordenador se puede hacer", alegó.

Además, aprovechó para defender su gestión al frente de Emigración --"trabajé los 365 días del año sin horario, a veces jugándome la vida", aseguró-- y rechazó haber dispensado cheques asistenciales. "Efectivamente habré repartido cosas, cómo no las iba a repartir, pero simbólicamente, no persona a persona, me faltarían días para repartir uno a uno", declaró el ex responsable de las políticas de Emigración.

DEBATE

Previamente, José Manuel Castelao Bragaña insistió en que Manuel Luis Rodríguez "debería haber seguido el ejemplo" de Pilar Pin y del secretario general del PSOE en Uruguay, José Antonio Fernández, quien renunció a sus responsabilidades como delegado de la Fundación Galicia Emigración en Montevideo. "Lecciones de moral y ética no nos las da nadie", aseveró, tras lo que apeló a hacer un "examen de conciencia para ver cómo se arregla esto".

Por su parte, Marisol Soneira replicó con nuevos documentos gráficos. "No me van a negar que entregaron ayudas directamente en los centros", advirtió, y reprochó a los populares "fotografías que reflejan su comportamiento durante 16 años en los que consideraron que a la emigración había que darle limosnas".

Mientras, el parlamentario del BNG Iago Tabarés consideró que lo ocurrido con la Fundación Galicia Emigración se debe "en buena medida a la inercia del pasado" y, si bien admitió que "es grave, la diferencia es que esta vez se han cesado a dos personas". "Ahora tenemos una comisión y no es cuestión de pedir dimisiones, si no nos gustan estos comportamientos hay posibilidad de modificar las reglas de juego", concluyó.