Actualizado 29/09/2009 17:25 CET

Feijóo pretende traspasar partidas destinadas al "acuerdo sindical" al capítulo de inversiones en las cuentas de 2010

(Atención abonados, esta información sustituye a todos los efectos la emitida anteriormente)

Feijóo pretende traspasar partidas destinadas al "acuerdo sindical" al capítulo de inversiones en las cuentas de 2010

Ve "tiempo" para decidir sobre el futuro de las cajas porque su situación no "urge" y promete informar a la Cámara cuando tenga una propuesta

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, demandó hoy la ayuda de los sindicatos para que Galicia "pueda salir de la crisis" y anunció su intención de "pasar" determinadas partidas reservadas al "acuerdo sindical" --en referencia a los acuerdos retributivos pactados en su día entre la Administración gallega y las centrales sindicales-- al capítulo de inversiones en los presupuestos de 2010.

"Le contaremos la verdad a los sindicatos", prometió el líder gallego y reivindicó la "necesidad" de admitir "como país" la situación económica de "debilidad" que padecen en la actualidad Galicia y España, aunque también "su prestigio internacional". "Si fuéramos capaces de ello y los sindicatos nos ayudasen sería más fácil salir de la crisis", apostilló.

En su intervención, Núñez Feijóo resaltó que hacer frente a la recesión ha sido su "obsesión" en los cinco meses que lleva al frente de la Administración gallega y repasó el paquete de medidas que ha adoptado con el reto de superarla, asentado en tres pilares que consideró "fundamentales": la "búsqueda incansable" de acuerdos, el "respaldo" al espíritu emprendedor y la reivindicación de "una Galicia global" como proyecto político.

Núñez Feijóo advirtió de que la mayoría parlamentaria "no es un cheque en blanco" y defendió la planificación en las decisiones de su Ejecutivo. "Hay dos formas de gobernar, ir a la deriva o improvisar", recalcó y puntualizó que, en este momento, Galicia sabe "hacia dónde quiere ir". Por eso, agregó, ha decidido gobernar "siguiendo el rumbo de su programa electoral para llegar a una Galicia global".

En este escenario, el presidente gallego apostó por la "coordinación" como palabra clave y reivindicó la necesidad de aplicar "en casa" la globalización que los emprendedores y universitarios gallegos propagan "fuera". "Somos plenamente conscientes de que el futuro de Galicia se construye sobre ideas y acuerdos; en eso trabajaremos", comprometió.

FUTURO DE LAS CAJAS

Así las cosas, Núñez Feijóo reconoció la "prioridad" del debate sobre el futuro de las dos cajas gallegas -Caixa Galicia y Caixanova-- e insistió en que debe abordarse "con prudencia". "Ahora mismo su situación no es urgente", matizó y recalcó que, en consecuencia, su Gobierno dispone de tiempo para decidir "si es más conveniente mantener la situación actual -con dos entidades-- o apostar por una gran caja gallega".

"Es una cuestión que hay que tratar tranquila y sosegadamente, porque hay 80 jugadores en el tablero de juego", subrayó el máximo mandatario autonómico, quien recordó, no obstante, que el compromiso de su gobierno es "plantear una propuesta" en el último trimestre de este año. "Cualquiera que sea la decisión, compareceré en el Parlamento de Galicia para explicarla", garantizó.

BALANCE DE GOBIERNO

Con todo, el jefe del Ejecutivo autonómico centró su intervención en hacer balance de las medidas adoptadas desde que tomó las riendas de la Xunta en abril de 2009, cuando se encontró "una Galicia sumida en una profunda recesión" y con un "agujero" en las cuentas públicas de 1.200 millones de euros, a causa del "desfase" en los ingresos y los gastos no presupuestados.

Ante esta situación, Núñez Feijóo destacó que su Gobierno optó por responder con "austeridad" y con una apuesta "firme" por los sectores productivos de la comunidad con planes de ayudas, entre otros, para el sector lácteo y del la automoción. "Invertimos 14 millones con dos efectos: Galicia lidera, junto a Navarra, el incremento de matriculaciones en España y Citröen será el único de los grandes fabricantes que cerrará 2009 sin un expediente de regulación de empleo (ERE)", ejemplificó.

Asimismo, aludió a la rebaja de los impuestos de transmisiones y actos jurídicos para abaratar el acceso a la vivienda, que será debatida "la próxima semana" en la Cámara gallega, al "desbloqueo" del plan acuícola, al impulso de un programa de infraestructuras hasta 2015 y a "importantes" acuerdos como el Pacto do Obradoiro para impulsar el AVE, suscrito con el Ministerio de Fomento.

En este sentido, resaltó el "cambio de sensibilidad y comportamiento" del departamento estatal de Obras desde que el socialista lucense José Blanco heredó la cartera de Magdalena Álvarez. "De momento está cumpliendo", proclamó, aunque recordó que restan de ejecutar partidas consignadas a Galicia en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2009. "Espero que Fomento lo gaste en el próximo trimestre", recalcó y garantizó que, de lo contrario, será el primero en denunciar los "incumplimientos".

Por otra parte, aseguró tener "muchas esperanzas" puestas en el pacto de urbanismo suscrito con la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y en el Xacobeo 2010, en el que su Gobierno intentará potenciar "la vertiente tecnológica" y recuperar su "componente espiritual". "No hablo de religión sino de espiritualidad, porque hacer el Camino de Santiago es algo más que hacer turismo", matizó.

"LIBERTAD" Y VOTO EMIGRANTE

En otro orden de asuntos, Núñez Feijóo reivindicó también la "libertad" como uno de los pilares de su actuación política en sus cinco meses de gobierno. "Consultamos a 330.000 padres sobre la enseñanza de sus hijos", indicó con respecto a la encuesta del gallego en la enseñanza y recordó que la Xunta garantizó también la "libertad de rotulación" en todos los comercios gallegos.

En este sentido, consideró "absurdo" pelearse "por ver quién quiere más a la lengua gallega". "Me someto a cualquier termómetro o medidor", subrayó e insistió en su vocación de "promocionar" el idioma, pero también trasladar la "cordialidad lingüística de la calle a las aulas" así como impulsar su "protección inteligente".

Por último, en respuesta a una de las preguntas formuladas durante el coloquio, insistió en la necesidad de reformar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) para que los emigrantes puedan votar en urna y consideró el actual sistema "un anacronismo democrático" que es "necesario" modificar, ya sea a través del sufragio en los consulados o del voto telemático. Asimismo, apostó por "abrir una reflexión" sobre el voto de los descendientes de emigrantes en las elecciones municipales y autonómicas.

PRIMER DESAYUNO EN GALICIA

Al inicio de su intervención, Núñez Feijóo agradeció al Foro Nueva Economía su decisión de hacer partícipe a la comunidad gallega de sus desayunos informativos que, hasta el momento, tenían a Madrid como ciudad de referencia y agradeció su presencia a varios miembros de su gobierno y a otros cargos institucionales como el presidente de la Fegamp, Carlos Fernández, que acudieron al acto.

En encargado de presentar el acto fue el ex presidente Gerardo Fernández Albor, quien se mostró "orgulloso" de poder presentar a Núñez Feijóo y resaltó su vocación "de consenso y colaboración" como la mayor de sus virtudes políticas. "Feijóo ganó las elecciones por seguir la máxima de que hacer política es hablar con la gente, ha recorrido Galicia y lo sigue haciendo", dijo y le felicitó por "cumplir" su programa y recuperar el "galleguismo cordial".

Lo más leído

  1. 1

    El récord que Gambito de dama ha roto en Netflix

  2. 2

    Vox tacha de "irrelevante" o un "error tipográfico" que su programa de 2016 propusiera acabar con la educación especial

  3. 3

    Podemos quiere que se usen las multas de tráfico para pagar el carné de conducir a jóvenes sin recursos

  4. 4

    El Rey guardará cuarentena 10 días tras conocer que un contacto próximo ha dado positivo en Covid-19

  5. 5

    Asociación de militares lleva al Tribunal de Estrasburgo la jornada en las Fuerzas Armadas