La Fiscalía cree que el caso Prestige dura "demasiado" porque lo lleva un juzgado "muy pequeño" y es "desproporcionado"

Actualizado 19/04/2008 14:45:32 CET

Apuesta por reforzar las "técnicas científicas" para esclarecer la autoría de los incendios y apela a la "colaboración vecinal"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El fiscal de Medio Ambiente, Álvaro García Ortiz, advierte de que la causa del Prestige dura "demasiado" porque la gestiona un juzgado "muy pequeño", el de la localidad coruñesa de Corcubión, y es "desproporcionada", con un volumen de casi 45.000 folios y cuya pieza civil es "mayor todavía".

Casi cinco años y medio después de que ocurriera la catástrofe del Prestige, que llenó de fuel las costas gallegas, el caso sigue sin sentencia y acumulando folios en su expediente. En cuanto a las causas de este retraso, en una entrevista concedida a Europa Press, García Ortiz alertó de que es preciso evaluar cuáles son realmente los pasos judiciales para no dilatar aún más la causa.

Al respecto, apostó por distinguir entre la "dilación" y el tiempo "necesario" que se emplea en solicitar los trámites que convengan; y dirimir cuáles son los "necesarios" y cuáles "no" porque cree que la causa ya agrupa "muchos folios". Sobre la celebración del juicio, rehusó hacer ninguna "predicción" porque es "impredecible" a día de hoy fechar la instrucción. "Pero ojalá sea cuanto antes", anheló.

No obstante, también apuntó al problema "estructural" de un juzgado "que no está acostumbrado a gestionar casos tan grandes". Así, aludió también a la falta de medios como otro de los motivos y explicó que en España no es posible cambiar de juez ni de juzgado, por lo que el de Corcubión deberá hacer frente a todo el proceso a pesar de estos inconvenientes. No obstante, la Fiscalía ya remitió un informe al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) con el objetivo de constatar los "retrasos que se acumulan".

ACTIVAR EL PROCESO.

"Pretendemos activar la causa, alertar de que está durando demasiado, pero siempre con un espíritu constructivo", aseguró y reconoció que el pleito es "muy complicado" debido a que introduce "elementos de extranjería muy importantes". Así, relató que, mientras que el buque está abanderado por la Autoridad Marítima de Bahamas, con sede en Londres; su capitán es griego y su tripulación, principalmente filipina, embarcó en Dubai.

Además, la última revisión a la que se sometió tuvo lugar en China y su navegabilidad fue supervisada por una clasificadora estadounidense. Por otra parte, el escape de su fuel, procedente de San Petersburgo, afectó a aguas no sólo españolas, sino también portuguesas y francesas, aunque en menor medida.

También explicó que la Abogacía del Estado recurrió la sentencia de la juez de primera instancia de Nueva York, quien desestimó la demanda que el Reino de España interpuso contra la clasificadora ABS. De este modo, explicó que esta sentencia "no es firme", puesto que el tribunal de segunda instancia todavía puede aprobar la demanda o "archivarla definitivamente".

"DIFICULTADES" PARA INVESTIGAR LOS INCENDIOS.

El fiscal encargado de Medio Ambiente y coordinador de incendios, también lamentó las "dificultades" con las que se encuentran los investigadores en materia de incendios, por lo que apostó por recabar "más información" y por aplicar todas las "técnicas científicas disponibles". Asimismo, apeló a la "colaboración vecinal", porque los residentes pueden tener información "útil" para la policía.

A pesar de que insistió en la "dificultad" que representa investigar en este área, debido a que en un medio abierto "no suele haber testigos" y a que la "propia acción" del fuego destruye las evidencias; aseguró que los índices de eficacia en esclarecer incendios dolosos y otros delitos, como el robo sin autor, "no son demasiado distintos". "Lo que pasa es que la notoriedad de un incendio o de una oleada de incendios es mucho mayor que la de un robo con fuerza o un tirón", señaló.

De todas formas, elogió que el trabajo policial es "ahora mucho mejor" y que la investigación "es de mucha más calidad que hace tres o cuatro años". "Mejoró exponencialmente, los profesionales están más especializados y hay muchos más recursos", aplaudió García Ortiz y apostilló que las detenciones por incendios forestales están creciendo "significativamente" porque la actuación policial es "más intensa".

ABSOLUCIÓN DE UN BRIGADISTA EN OURENSE.

A respecto de la sensación de "impunidad" que se deriva de la sentencia de casos como el de un brigadista en Ourense, que fue absuelto a pesar de ser encontrado dentro de su coche, con las luces apagadas y con una lata de gasolina, disolvente acelerante y 14 mecheros; el fiscal de Medio Ambiente recordó que el año pasado hubo 33 sentencias condenatorias y "sólo cuatro o cinco absolutorias".

De este modo, aunque admitió que esta sentencia "puede provocar esta sensación", aseguró que la mayoría de los juicios terminan con sentencias condenatorias, puesto que "la propia Justicia impone muchos filtros". No obstante, explicó que el Estado de Derecho es "lo que defiende a la sociedad, por ejemplo, frente a histerias colectivas". "No hablamos de los incendios de Galicia, hablamos de si esta persona quemó o no quemó el monte", incidió y apostilló que "cada caso es individual".

Sin embargo, no descartó la posibilidad que la Fiscalía de Ourense recurra la sentencia. "Conocemos el contenido del fallo, pero no la motivación ni el resto de la sentencia, puesto que eso se tiene que redactar y aún no lo hemos recibido", expuso y precisó que "hasta que eso ocurra, no sabremos si se recurrirá o no".

RÍOS Y RÍAS DE GALICIA, "CONTAMINADOS".

Álvaro García Ortiz denunció, por otra parte, la "contaminación" de los ríos y rías de Galicia, puesto que consideró que están "francamente mal". Además, esgrimió que esa contaminación se debe, "de manera importante", a las aguas residuales y a la gestión de los residuos; es decir, a la acción humana y a la de la Administración.

No obstante, también señaló como "culpables" de esta contaminación a las empresas si vierten sus desechos al mar o al río "saltándose los parámetros legales para hacerlo de manera ordenada".

En clave gallega, indicó que la "peculiaridad" es que sus rías son "productivas", lo que constituye un "buen termómetro" para conocer la calidad del agua, puesto que hay "mucho más control" que en otros mares, como el Mediterráneo, en el que "lo único que se sabe es si es apto para el baño o no, porque no repercute en la salud de las personas".

PENAS POR CONTAMINACIÓN AMBIENTAL.

En relación con los supuestos de contaminación ambiental por parte de distintas empresas ubicadas en Galicia, García Ortiz explicó a Europa Press que las plantas de Ferroatlántica (A Coruña), Ence (Pontevedra) y Reganosa (A Coruña) ya fueron investigadas por la Fiscalía.

Así, recordó que, a raíz de la contaminación de la Ría de Corcubión, Ferroatlántica fue investigada sin que se pudiera probar que es la "causante" de esta contaminación del agua. En los casos de Ence y Reganosa, el fiscal consideró que estas problemáticas derivan "más del enclave que de la propia contaminación que generen, por lo que podrían constituir delitos contra la ordenación del territorio más que delitos medioambientales".

En este punto, incidió en que "hay que distinguir entre "algo" que a los ciudadanos puede parecerles "una aberración" o "discutible" y lo que el código penal tipifica como delito, porque "son dos conductas diferentes".

En cuanto al endurecimiento de las penas por daños medioambientales, el fiscal interpretó que es "más necesario" afinar en los instrumentos de investigación y ser "más ágiles" en lo judicial y "más eficaces" tanto en la acción de la investigación como en la de la justicia. "Las penas en esta materia son proporcionadas al resto de las de nuestro código", consideró.