Actualizado 24/03/2021 12:17 CET

Hosteleros de la provincia de Lugo confían en que se "flexibilicen" las restricciones del sector tras Semana Santa

La terraza del Bar Xesma, cerrada por las restricciones Covid en Paraleda, Lugo, Galicia (España), a 19 de marzo de 2021
La terraza del Bar Xesma, cerrada por las restricciones Covid en Paraleda, Lugo, Galicia (España), a 19 de marzo de 2021 - Carlos Castro - Europa Press

LUGO, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Lugo, José Francisco 'Cheché' Real, ha confiado este miércoles en que se "flexibilicen" las restricciones establecidas para el sector después de Semana Santa.

Así se ha pronunciado tras la reunión mantenida este martes por los representantes de las asociaciones gallegas de hostelería con el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, que argumentó que se buscaba "asegurar" y "consolidar" la bajada de casos de coronavirus en "la mayor parte de los ayuntamientos de Galicia". Por ello, se acordó que después de Semana Santa se abordaría la "posibilidad" de una mayor apertura en cuanto a una ampliación de los espacios de los negocios de hostelería y la prolongación de su periodo de apertura.

"Quedamos en mantener otra reunión el 5 de abril. El 6 se reúne el comité clínico y a ver sí se puede (realizar) la ampliación de los espacios en los porcentajes y en los horarios, siempre y cuando se mantenga esta bajada de contagios", ha subrayado el presidente de la asociación provincial lucense.

Así las cosas, Real ha disculpado que no se haya producido una mayor "desescalada" en el sector y ha asegurado que los hosteleros les parece "bien" el acuerdo adoptado en el marco de la reunión celebrada en Santiago.

No obstante, ha señalado el descontento de los profesionales del sector debido a "tanto abrir, tanto cerrar y volver a abrir", por lo que ha demandado una mayor agilidad en el proceso de vacunación. "A ver sí llegan las vacunas de una vez, cuanta más gente vacunada mejor. Nuestro enemigo, el máximo enemigo de la hostelería son los contagios", ha zanjado.

Contador