Publicado 05/03/2021 17:42CET

La pandemia sigue dañando al sector cultural gallego, con las empresas de artes escénicas como las más afectadas

Archivo - Teatro con protocolo anticovid.
Archivo - Teatro con protocolo anticovid. - ANA VARELA - Archivo

   El porcentaje de firmas culturales con algún despido subió un 3,5% en los últimos seis meses, aunque la facturación cayó menos de lo previsto

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La pandemia sigue impactando en el sector cultural gallego, que ha visto como el porcentaje de empresas culturales que acometieron algún despido en su plantilla subió 3,5 puntos en los últimos seis meses. Con todo, ante una crisis que tiene a las firmas de artes escénicas como las más afectadas, también hay datos esperanzadores, como por ejemplo que la facturación cayó menos de lo previsto.

   Así lo refleja el 'Barómetro da Cultura Galega II. Xaneiro de 2021' que ha hecho público el Observatorio da Cultura Galega, servicio dependiente del Consello da Cultura Galega (CCG). Este estudio ofrece una radiografía del sector y compara con los primeros resultados tras la primera ola de la crisis sanitaria.

   Este barómetro constata que la situación para el sector de la cultura es dura, pero "menos dramática" --sostiene el CCG-- de lo que el sector vaticinaba el verano pasado. Así lo constatan las cifras que surgen de un estudio realizado en enero y en el que repitieron su participación 237 de las 303 empresas que conformaron la muestra anterior, de julio de 2020.

   Así, el porcentaje de empresas que está trabajando con normalidad, es decir, sin aplicar ninguna medida específica, es del 34,9%, cuando en la primera edición del estudio era solo el 5,3% del total. Además, la caída de la facturación es menor de lo que esperaban las compañías del sector.

   En concreto, si en julio de 2020 el 43% de las empresas afirmaban que perderían más de la mitad de la facturación, los datos evidencian que solo sucedió en el 29% de los casos. Otro indicador de la paulatina adaptación a la "nueva normalidad" es el incremento de 10 puntos del porcentaje de empresas que tienen sus trabajadores activos, es decir, de las que tienen entre el 76% y el 100% de su personal trabajando.

   Aun así, en los últimos seis meses se incrementó en 3,5 puntos a porcentaje de empresas que acometieron algún despido de personal (de 9,2% de julio a 12,7% de enero).

ARTES ESCÉNICAS

   El informe analiza la situación por sectores y los indicadores relativos a las artes escénicas denotan la peor coyuntura: el cese de actividad afecta al 38%, cuando en el resto de los sectores no pasa del 5,4%; el 22% de las empresas de las artes escénicas están en ERTE, mientras que el resto no supera el 14%,.

   Son también las que en mayor medida aplicaron expedientes de regulación temporal de empleo y, además, destacan en la elección de la modalidad de jornada completa (81,8%, porcentaje que nos demás sectores no pasa del 55%).

   Las decisiones laborales para hacerle frente a la pandemia fueron el teletrabajo (26,2%), el establecimiento de turnos o la modificación del horario laboral (25,5%) y la reducción de actividad (21,5%). Las tres medidas experimentaron una notable merma porcentual desde julio, en especial el teletrabajo y la reducción de actividad.

   Detrás está el ERTE, con un 14%. Y, con respeto al cierre de actividad, que en la primera onda fue de un 61,4%, ahora pasó al 8%.

MEDIDAS PROPUESTAS POR EL SECTOR

   El barómetro también mide la valoración del sector sobre el apoyo establecido por las diferentes administraciones. Según los resultados, hubo una bajada importante en la apreciación de las medidas tomadas por la Administración del Estado, algo menor en la Administración autonómica. Solo la local logra cierta mejora (0,16 puntos más), lo que no evita que siga siendo la peor valorada.

   La principal demanda del sector son las ayudas directas o las subvenciones a fondo perdido, que creció 10 puntos desde lo pasado mes de julio, hasta situarse en el 55,3%. La segunda medida más solicitada es la supresión o rebaja de impuestos y seguros sociales (la citan el 52,7%) y las ayudas fiscales (el 44,7%).

   Con porcentajes por encima del 30% se encuentran medidas como la flexibilización y rapidez de las ayudas, el aplazamiento en el pago de impuestos y seguros sociales (36,7%, 10,1 puntos más), el incremento del gasto público en productos y servicios culturales (33,7%) y la reactivación lo antes posible de los circuitos de conciertos y teatros (30%).

   Esta última medida junto con el incremento de las capacidades permitidas en las salas de concierto, teatros, y cines (24%) son las que experimentaron un mayor aumento en su mención desde julio (16,4 y 17 puntos porcentuales más que entonces, respectivamente).

FUTURO INCIERTO

   El barómetro refleja que el futuro se presenta incierto y la valoración es pesimista. Así, el 44,3% de las empresas encuestadas son pesimistas sobre la evolución de su negocio, pues consideran que la final de 2021 estarán peor que a comienzos del año 2020.

   En el empleo, el 17,3% de las empresas de la cultura gallega contemplan la posibilidad de reducir su plantilla en los próximos meses, porcentaje prácticamente idéntico al plasmado en julio.

   La previsión de despidos es especialmente elevada entre las empresas del sector de las artes escénicas, pues contemplan la posibilidad de prescindir de personal en los próximos meses el 34,7%, valor que en el sector de libros y prensa y en el de las artes visuales queda en alrededor del 15% y que en el del audiovisual y multimedia no pasa del 5,4%.

   La crisis tiene tiene también repercusión sobre las inversiones. De este modo, el 56,3% de las empresas del sector cultural gallego manifiestan que retrasaron (31%) o descartaron (25,3%) las inversiones que habían previsto realizar en su negocio en el año 2020.

   Ese porcentaje es 7,5 puntos mayor que la muestra en julio del pasado año, incremento que se debe al mayor número de empresas que descartaron estas inversiones (8,5 puntos más). También en este caso las compañías de artes escénicas son las que tienen sus expectativas más bajas.

   Como la oportunidad que se puede presentar la raíz de la crisis del sector se apunta a la aceleración en la digitalización. El impulso de las medidas de conciliación de la vida familiar y laboral, o la colaboración interempresarial son algunos de los aspectos positivos que también se destacan de esta crisis.