Publicado 04/10/2022 13:38

El PPdeG impide la tramitación de una ley del juego del PSdeG porque "no vale para nada" y defiende la de la Xunta

Votación en el Parlamento de Galicia con 'sí' de la oposición (BNG y PSdeG) y 'no' del PPdeG.
Votación en el Parlamento de Galicia con 'sí' de la oposición (BNG y PSdeG) y 'no' del PPdeG. - EUROPA PRESS

   Formoso asiste como público al debate y celebra que "al menos" los socialistas provocaron "que se debata la renovación" de la normativa

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La mayoría absoluta del PPdeG en el Parlamento gallego ha impedido este martes el inicio de la tramitación de una ley reguladora del juego y las apuestas que proponía el PSdeG porque con las medidas que incluye, en palabras de la viceportavoz popular Paula Prado, "no vale para nada".

   Precisamente, el PPdeG ha aprovechado el debate --seguido desde el hemiciclo por el vicepresidente segundo de la Xunta, Diego Calvo-- para defender el anteproyecto de ley reguladora del juego que aprobó la semana pasada el Gobierno gallego y que en próximas fechas llegará a la Cámara. Así, Prado ha animado a la oposición a presentar enmiendas a este próximo texto para alcanzar "un consenso".

   El diputado del PSdeG Julio Torrado, encargado de defender la iniciativa, ha insistido en que, a pesar de la aprobación la semana pasada del proyecto de ley en el Consello de la Xunta, la de los socialistas sigue siendo "la única" que hay en estos momentos registrada en el Parlamento "desde 1985", cuando se aprobó la actualmente en vigor.

   Torrado ha explicado que su texto se justifica por unos datos "que son duros", como que "uno de cada cuatro menores en Galicia" reconocen que alguna vez apostaron dinero. Se trata de una proporción que se amplía a "la mitad" de los jóvenes de entre 16 y 17 años.

   Así, la propuesta legislativa socialista establecía medidas para "dificultar y limitar la oportunidad de jugar", así como que todos los fondos que provengan de sanciones a empresas incumplidoras y el 1 por ciento de las tasas del sector se dediquen "para la prevención".

   Además, el texto frustrado del PSdeG proponía una distancia mínima de 500 metros entre los locales de juego entre sí, y de 850 entre estos y los centros educativos y los dedicados a la rehabilitación de la ludopatía. El de la Xunta, habla de 300 metros radiales.

   También establecería la ley socialista licencias con un límite de cinco años para ser renovadas --la del Gobierno gallego, 15-- y que los ayuntamientos tengan la capacidad de restringir la apertura de estos establecimientos "en situaciones justificadas".

   El viceportavoz socialista reconocía que "sin duda" la iniciativa de su grupo "es mejorable", por lo que --visto que la Xunta todavía no ha registrado su proyecto legislativo-- ha solicitado que se iniciase su tramitación para así poder enmendarla.

APOYO DEL BNG

   La diputada del BNG Iria Carreira ha coincidido con el análisis del Grupo Socialista, insistiendo en que el juego es ya "un problema muy grave de salud pública". De hecho, ha apuntado que "un 2 por ciento de jóvenes podrían tener ya problemas de juego patológico".

   "Cuando yo nací, las adicciones tenían sustancia. Ahora ya no tienen sustancia, pero se anuncian en la televisión y provocan la misma adicción", ha aseverado la nacionalista.

   Asimismo, Carreira ha esgrimido algunas de las dudas presentadas por el Consello Económico e Social de Galicia en su informe al respecto de la ley de la Xunta: "entiende que debería aludirse con más contundencia" a la problemática del juego.

   Tanto la diputada del BNG como el viceportavoz del PSdeG han criticado que el Gobierno gallego vaya "a remolque" y "a rebufo" de la oposición, por lo que han pedido al Grupo Popular que permita la tramitación del texto.

LA LEY DEL PSDEG "NO VALE PARA NADA"

   Desde el PPdeG, su viceportavoz y secretaria general, Paula Prado, ha advertido que algunas de las medidas incluidas hacen que la ley del PSdeG "no vale para nada". "Con su normativa, convierte las casas de apuestas en indefinidas", ha argumentado, mientras que el texto de la Xunta "puede permitir el cierre en 15 años".

   También ha criticado que el texto no incluye un límite numérico para los locales, toda vez que el del Gobierno gallego fija un tope de 175 instalaciones (118 salones de juego, 41 tiendas de apuestas, 12 bingos dos casinos y dos salas adicionales), cuando actualmente hay 160.

   En este sentido, ha defendido que la propuesta de la Xunta se empezó a gestar desde que se incluyó en el programa electoral de los populares para las elecciones gallegas de 2016, por lo que ha rechazado que sea copiada de la de los socialistas. Por eso, Prado ha pedido a socialistas y nacionalistas que "no critiquen" la normativa cuando llegue a la Cámara.

PSDEG: "PERDEMOS UNA VOTACIÓN, PERO GANAMOS EL DEBATE"

   A pesar de que la mayoría absoluta de los populares ha impedido la tramitación de esta norma, el viceportavoz socialista ha celebrado el hecho de que la Xunta, al verse "arrastrada" por el PSdeG, llevará una ley de juego al Parlamento para que haya "un debate". "Nosotros perdemos una votación (hoy), pero ganamos el debate y, sobre todo, construimos un poquito de país", ha remachado Torrado.

   Desde la bancada del público del hemiciclo ha seguido la sesión el secretario xeral del PSdeG, Valentín González Formoso, quien incluso ha podido intercambiar unas palabras con el vicepresidente segundo de la Xunta, que se le ha acercado a hablar.

   Al concluir la votación, Formoso ha ofrecido declaraciones a los medios en los pasillos del Pazo do Hórreo para valorar que "al menos" su partido ha provocado "que se debata la renovación" de la legislación que afecta a "un área tan sensible socialmente".

   El secretario xeral socialista ha subrayado que "hay que proteger a los colectivos más vulnerables" y, para ello, hay que "blindar los colegios". Por eso, al respecto de la futura normativa que impulsa la Xunta, ha reclamado que se establezca "una distancia superior" a los 300 metros.

   Preguntado al respecto de su diálogo con Diego Calvo, Formoso ha desvelado que le ha pedido al vicepresidente segundo que la nueva ley "tenga la capacidad" de incorporar enmiendas de la oposición para que sea una norma "de consenso".

   "Aquí se trata de escoger entre un proyecto de ley del Partido Socialista, que tiene un respaldo mayoritario de las entidades y colectivos que protegen a los vulnerables, o apostar por una ley del Partido Popular, que claramente apuesta por blindar los intereses de las compañías y las casas de apuestas", ha esgrimido.

EXPERTO VE "BUENA NOTICIA" EL DEBATE

   También ha seguido el debate desde el palco Antonio Rial, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidade de Santiago de Compostela, quien ha destacado como "buena noticia" que el Parlamento debata una ley después de que diferentes entidades y expertos llevasen "cuatro años" trabajando para actualizarla.

   "Hay un problema real en términos de salud pública muy grave que afecta en particular a los más vulnerables, que son los menores. Hay que legislar y hay que hacerlo ya. Nunca se llega tarde si el problema es de esta dimensión", ha explicado, en declaraciones a Europa Press.

   Rial, que no se ha posicionado a favor del proyecto normativo de la Xunta ni del PSdeG, ha celebrado que se diese "un paso adelante", ya que ambos textos tienen un carácter integral "que apuesta por la prevención, no solamente por la regulación".

   "Aquí lo importante no es la bandera política que pueda estar detrás de una ley, sino cuál es el contenido de la ley y si esa ley es valiente, responsable socialmente y si es la ley que necesitamos para resolver el problema", ha remarcado, sin "demonizar al sector del juego".