Los sindicatos de profesores instan a la Xunta a dar marcha atrás a los recortes y "recuperar lo perdido" por la crisis

Publicado 07/09/2019 17:52:26CET
Foto de archivo de una profesora en clase
Foto de archivo de una profesora en claseEUROPA PRESS - Archivo

El horario lectivo o el acuerdo de agrupamiento de alumnos, entre las demandas docentes para este curso que arranca el miércoles

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los centros gallegos abrirán sus puertas el miércoles para dar la bienvenida a un nuevo curso escolar. Cerca de 196.900 alumnos de infantil, primaria y educación especial serán los primeros en arrancar este periodo lectivo, que el profesorado quiere que marque un punto de inflexión: el año de la reversión de los recortes y de "recuperar lo perdido", tanto en derechos como en recursos, durante la crisis económica.

Los 10 años de mandato de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta han estado marcados por una incesante actividad de los sindicatos de profesores, sobre todo durante la etapa de Jesús Vázquez como conselleiro de Educación. Durante el periodo de Vázquez, en plena crisis económica, se han registrado los recortes más duros del sistema educativo, al tiempo que se han organizado algunas de las movilizaciones sociales más numerosas en defensa de la escuela pública.

Ante el discurso de recuperación económica que se ha ido extendiendo en los últimos años, los representantes del profesorado han considerado que Galicia se encuentra en el momento oportuno para dar marcha atrás, ir recuperando lo perdido para situar al territorio junto al resto de países del entorno y hacer efectivas estas reivindicaciones sociales a las que han tenido que responder tanto el exconselleiro Román Rodríguez como la actual responsable del ramo, Carmen Pomar.

La recuperación del horario lectivo ha sido uno de los temas centrales de estas demandas. En declaraciones a Europa Press, el secretario nacional de la CIG-Ensino, Suso Bermello, ha recordado que se trata de una de las tareas pendientes de la Consellería de Educación, "tanto de la anterior como de la nueva", que "no tiene excusa" para mantenerlo en las condiciones actuales.

Este cambio, que contó en su día con una fuerte oposición sindical, se aplicó tras la llegada al gobierno del PP en Galicia y supuso el paso de 25 a 21 horas en educación infantil y primaria, y de 18 a 20 en secundaria.

José Fuentes, de CC.OO Ensino, ha matizado que no se trata de "una reducción de trabajo", sino de contar con esas horas para preparar aulas, dinamizar el centro, avanzar en formación y poder dedicar más tiempo a la atención del alumnado.

"FALTA DE DIÁLOGO"

Los sindicatos argumentan que muchas comunidades autónomas han conseguido recuperar estos derechos docentes, mientras que en Galicia "no se ha conseguido ningún avance". "La contestación es que, mientras el Gobierno central no ponga dinero, no se puede aplicar la medida y recuperar lo que perdimos en la crisis es fundamental", ha añadido, por su parte, Julio Díaz (ANPE).

En este sentido, tanto Julio Díaz como José Fuentes (CC.OO) han lamentado la "falta de diálogo" que se mantiene con la conselleira del ramo, Carmen Pomar, a quien le piden "que se ponga las pilas" y responda a sus peticiones de entrevista (alguna pendiente desde marzo) para trasladarle estas demandas "fundamentales".

"En las últimas dos legislaturas solo hubo recortes y ninguna medida que favorezca al profesorado", ha insistido Díaz, mientras que Fuentes ha criticado el "problema" de carecer de "interlocución con la máxima representante" de la Consellería de Educación.

RURAL "ABANDONADO"

El horario lectivo entronca, además, con otros grandes temas que se han ido reiterando a lo largo de los últimos años: la reducción de la ratio alumno-profesor, la realización de desdobles y la atención a la diversidad.

Desde la CIG han advertido de que este existen "muchos problemas" relacionados en este área y "una clara dicotomía" entre el panorama urbano y el rural. En las ciudades, sobre todo, hay acumulación de alumnos en aulas, con el consiguiente "empeoramiento de la calidad educativa" por la imposibilidad del profesor a atender mejor a los estudiantes.

En el caso del rural, "se reduce año tras año la oferta pública y educativa", ha insistido Bermello, lo que "va en detrimento de asentar población" en estos núcleos cada vez más "abandonados".

CUADROS DE PERSONAL

Paula Carreiro, de FETE-UGT, ha trasladado además la importancia de reforzar los cuadros de personal en un momento en el que la atención a niños con necesidades específicas está "menguada", una cuestión que "se sabe desde principio de curso"

Muchos de estos profesores ocupan puestos de carácter "provisional" y "se incorporan el mismo día que llegan los niños", ha explicado, por lo que "ni conocen a las familias ni a los centros". Al mismo tiempo, a todo ello añade el caso de las materias afines y las itinerancias entre centros, con situaciones "aberrantes" en el caso de secundaria.

Por todo ello, los representantes docentes urgen una verdadera recuperación de los puestos de trabajo perdidos a lo largo de los dos mandatos, que se ha materializado tanto a través de amortizaciones de jubilaciones y cierre de unidades.

Contador