Touriño considera "imprescindible" la ley para que "la igualdad formal se convierta en real"

Actualizado 29/09/2007 17:15:48 CET

Méndez dice que el principio de igualad "avanzó de manera imparable" porque el Gobierno socialista lo consideró "una cuestión de Estado"

A CORUÑA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, consideró hoy que la puesta en marcha de la Ley de Igualdad por parte del PSOE es "fundamental" para que la actual igualdad formal "se convierta en real".

Así, en la clausura de la II Escuela de Mujeres Dirigentes organizada por UGT en A Coruña, señaló que este tipo de leyes que, según recordó, "el Partido Popular no quiso", representan "mecanismos patentes y eficaces para desarrollar una mirada intelectual y política" que termine con hechos como el lenguaje sexista, la remuneración salarial desigual para ambos sexos, las barreras de acceso a las mujeres a puestos e responsabilidad, la violencia en la pareja o la feminización de la pobreza.

Touriño calificó la Ley de Igualdad y la de Dependencia como una muestra del "compromiso con el cambio" de los socialistas, ya que, en su opinión, "no hay libertad si se discrimina a una parte tan importante de la población".

COMPROMISO.

En este sentido, en su discurso de clausura de la II Escuela de Mujeres Dirigentes, el mandatario gallego felicitó a las mujeres sindicalistas por su "alto grado de compromiso" en una lucha por la igualdad que se ha convertido en "un eje para la sociedad moderna".

"Cambiasteis la sociedad y ahora contáis con la complicidad de los hombres socialistas, pues la igualdad es la verdadera señal de identidad del Gobierno gallego", sentenció.

Finalmente señaló que la lucha por la igualdad que han llevado a cabo "los partidos de izquierdas" se basó en el desarrollo de "una discriminación positiva" para conseguir que "la igualdad formativa se corresponda con la real".

CÁNDIDO MÉNDEZ.

El titular de la Xunta estuvo acompañado, además de por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, por el secretario general de UGT, Cándido Méndez, que consideró que si el principio de igualad "avanzó de manera imparable" fue "gracias a que el Gobierno socialista lo ha considerado una cuestión de Estado".

No obstante, apuntó que se está produciendo un "despilfarro en capital humano", en relación al peso de la mujer en la sociedad pública, ya que, según explicó, "a pesar de que el sesenta por ciento de las personas que estudian carreras de nuevas tecnologías son mujeres, sólo el 13 por ciento son catedráticas y el 15 forman parte del Consejo de Administración Científica".