Pesca.- Unos 200 bateeiros contrarios a Pladimega se concentran en Vilaxoán en recuerdo del presidente de Amesa

Actualizado 11/11/2008 22:20:31 CET

Solicitan la dimisión de la conselleira de Pesca y vinculan el fallecimiento con la presión de "los salvadores del sector"

VILAGARCÍA DE AROUSA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 200 personas, en su mayor parte bateeiros se concentraron esta tarde frente a la sede del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar), en Vilaxoán, en memoria de Paulino García, el presidente de la Asociación de Mexilloeiros de San Adrián (Amesa) fallecido el domingo.

La concentración había sido convocada por las asociaciones enfrentadas a Pladimega, lideradas por Virxe do Rosario. También acudieron representantes de los cocederos. Una de sus portavoces, Rosa Santorum, depositó en el puerto vilaxoanés una corona en recuerdo del fallecido.

El acto contó también con la presencia del tesorero de Amesa, Jesús Poceiro, quien en su intervención aseguró que Paulino García "prefirió quitarse la vida antes que tener que someterse a piquetes terroristas que le impedían trabajar".

Poceiro anunció que los bateeiros de su asociación permanecerán mañana desde primera hora en el muelle de San Adrián de Cobres (Vilaboa) para impedir cualquier descarga de mejillón. "Se llamen Pladimega o se llamen como quiera", añadió.

Tras la intervención del tesorero de Amesa, el presidente de la Asociación Virxe do Rosario, Javier Blanco, que agrupa a 94 bateas de la ría de Arousa y que se ha mostrado como la más beligerante frente Pladimega, leyó un manifiesto en el que se vincula la muerte del presidente de Amesa con el conflicto mejillonero.

"El gatillo lo apretó Paulino, pero en la mente de todos nos quedará quién cargó la escopeta", dijo Javier Blanco, quien añadió que "las armas se pueden cargar de muchas formas: con amenazas, boicots, insultos, cortes de cuerdas, cócteles molotov, pero sobre todo sacándole a uno su libertad".

"¿QUE TIENE QUE PASAR?"

"Todos los aquí presentes tenemos en mente la misma pregunta, ¿qué tiene que pasar en el sector mejillonero para que las autoridades hagan algo?, ¿cuántos heridos tiene que haber, ¿cuántas personas tienen que morir?, ¿cuántos camiones tienen que arder?, ¿cuántas cuerdas se tienen que cortar? Nosotros creemos que ninguno más. Otros parece que sí", indicó.

En el manifiesto leído por Javier Blanco pero en el que no aparece firma alguna se solicita al presidente de la Xunta de Galicia que cese a la actual conselleira de Pesca, Carmen Gallego. El documento señala que "todos" tienen claro que los dirigentes (en referencia a Pladimega) "no actuarían con total impunidad de no contar con el consentimiento claro de la conselleira". "Sabemos que Carmen Gallego tiene que pagarles el favor de la Ley de Pesca", añade.

Javier Blanco reclamó que se les informe de los nombres de las personas identificadas en Porriño por la Guardia Civil y de los detenidos por sabotajes, así como que se les ponga al corriente de las investigaciones llevadas a cabo por la colocación de artefactos explosivos en varios puertos hace algunas semanas.

"Instamos a la Delegación del Gobierno a que ponga los medios necesarios para que todos los bateeiros que quieran ejercer su profesión lo puedan hacer libremente, concluyó.

Tras la lectura del comunicado, los concentrados guardaron cinco minutos de silencio en memoria del presidente de Amesa. Paulino García Canda, de 62 años, fue encontrado muerto en su casa de Vilaboa el domingo por la mañana. El fallecido presentaba una herida por disparo de escopeta.

Además de las bateas, el fallecido contaba con diversos negocios relacionados con el sector inmobiliario y la hostelería. La noticia del suceso produjo gran consternación entre los mejilloneros.