26 de febrero de 2020
 
Actualizado 11/11/2008 19:58:43 CET

Pesca.- El sector gallego del cerco lamenta la propuesta de mantener la veda de la anchoa en el Cantábrico noroeste

Agentes de este segmento de la flota abordarán esta situación en la reunión de la Federación Galega de Confrarías

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los profesionales de la flota gallega del cerco lamentaron hoy que la Comisión Europea mantenga la veda biológica en la pesquería de la anchoa del Cantábrico Noroeste tras recordar que este será el tercer año que no puedan acudir a un caladero que supone, en casos como el de Portosín (A Coruña), entre el 30 y el 40 por ciento de los ingresos anuales de un armador.

Así lo aseguró a Europa Press el patrón mayor de esta localidad de O Barbanza, Eduardo Carreño, quien reconoció que los cerqueros con base en este puerto "esperan la apertura del caladero como agua de mayo". No obstante aseguró que, la mayoría de los armadores, temían que Bruselas no permitiese faenar en el Cantábrico Noroeste.

Los 12 buques de Portosín dedicados a esta especie continuarán centrándose en otras especies pelágicas como la sardina, el jurel o la caballa. "Si los datos científicos sobre el estado de la pesquería son negativos, los asumiremos", agregó.

En declaraciones a Europa Press, uno de los profesionales de este sector que captura caballa en aguas del Cantábrico Noroeste atribuyó la disminución de la población de alevines de anchoa que habría motivado la propuesta de la Comisión Europea a la actuación de los bancos de caballa en este caladero.

A su vez, el patrón mayor de Cambados (Pontevedra), Benito González aseguró que los 10 cerqueros de esta localidad aceptarán "con resignación" que no se abra la pesquería de la anchoa, pese a recordar que, en su caso, esta especie representaba el 70 por ciento de los ingresos anuales de un armador. "Nos habían avisado hace un mes y medio de que lo más seguro era que no se abriese este año", añadió, para descartar que la noticia causase sorpresa al sector.

En la misma línea se expresaron los patrones mayores de Burela, Alfonso García Ben, y Foz (Lugo), Alberto Rey, al reconocer que en A Mariña lucense "todo el mundo contaba con que no se abriese". Sólo un buque participaba, entre abril y mediados de mayo, en la campaña de la anchoa en Burela, mientras que en el caso de Foz, de los cuatro cerqueros registrados, iban tres.

"Llevamos así muchos tiempo y la anchoa vive tres años, así que tendría que estar recuperada aunque, por el contrario, dicen que el caladero está peor", cuestionó Rey.

AGUARDAR A DICIEMBRE

El presidente de la Federación Galega de Confrarías de Pescadores, Evaristo Lareo, confirmó a Europa Press que este sábado se abordará la situación de la pesquería de la anchoa en aguas del Cantábrico Noroeste en una reunión de esta entidad.

No obstante instó a aguardar la decisión que, finalmente, se adopte en el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea sobre el Total Admisible de Capturas (TAC) y las cuotas de cada país por especies.

"A lo mejor los políticos decidan dar una cuota pequeña a los cerqueros", afirmó, tras recordar que los agentes de este segmento de la flota habían pedido en junio que se fijase un cupo bajo que permitiese una mínima actividad.