Actualizado 09/06/2007 16:05 CET

27-M.- Esquerra Unida no cuestionará el reparto de áreas ni presidencias sino los posibles "desequilibrios" de gobierno

Desde la formación apuntan que el pacto que se negocia "está en fase inicial" con contactos informales

PALMA DE MALLORCA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El diputado de Esquerra Unida, Miquel Rosselló, aseguró hoy que su formación no va a cuestionar el reparto de áreas ni de presidencias en un posible pacto entre las fuerzas de izquierda y Unió Mallorquina para gobernar en la Comunidad, el Consell y el Ayuntamiento de Palma y añadió que desde la agrupación política sólo se cuestionarán los posibles "desequilibrios" de representación en los futuros gobiernos a formar.

Así lo manifestó hoy el diputado durante la rueda de prensa que ofreció junto al coordinador general de Esquerra Unida Illes Balears, Miquel Ramon, tras la reunión de los miembros del Consell Interinsular del partido para analizar los resultados de las elecciones y las estrategias a seguir para la constitución de pactos progresistas en el archipiélago.

Ramon manifestó la voluntad de su partido de "trabajar en favor del acuerdo en las tres instituciones entre las fuerzas progresistas y aprender de errores anteriores" y señaló que el eje central de su formación en la negociaciones de un posible pacto entre UM y las fuerzas de izquierda precisa la conformación "de gestiones para cuatro años con un acuerdo entre todas las partes y evitando tensiones para continuar mas allá de esta legislatura".

"Tiene que haber un voluntad de entendimiento programático para poder llegar a acuerdos que diseñen la gestión de un Govern asumible para todos, con renuncias de todos, para llegar a diseñar un programa claro y ejecutable" sentenció Ramon, que reiteró la necesidad de que en el futuro pacto exista una "participación equilibrada de todas las fuerzas".

Asimismo, el coordinador general de EUIB reconoció que "el pacto que se negocia está en fase inicial e informal y va por buen camino" y señaló que en el primer momento ha sido el PSIB-PSOE la fuerza que ha iniciado los contactos con el resto de partidos "porque es el que aspira a presidir" y el que posteriormente transmite la información al resto de formaciones.

Respecto al posible reparto de áreas y presidencias, Ramon mantuvo que no harán públicas sus preferencias porque "si se empieza a decir lo que se quiere dificulta la cuestión", al tiempo que recordó que las negociaciones se está llevando a cabo en clave de Bloc per Mallorca, reiterando que lo único que su formación no transigirá es que no sea un Govern equilibrado. "Después el reparto de las áreas de gestión posibilita que los programas se gestionen de la mejor manera".

En este sentido, Ramon aseguró que EUIB no va a hacer un listado de cosas irrenunciables a la hora de pactar y señaló que, de las cuestiones que recogía su programa, "algunos puntos son mas fáciles y otros más innegociables", aunque señaló que su formación "está abierta" a cambios.

"Queremos un Govern serio, que posibilite la estabilidad y que los acuerdos estén establecidos desde el principio, sin problemas en la gestión" señaló, manifestando la necesidad de "no dejar nada a la improvisación".

En este sentido, recordó que ayer se presentó al PISB-PSOE un documento con los acuerdos programáticos del Bloc en el que no se habla de áreas de responsabilidad. "Queremos estar en los tres gobiernos y que haya una representación equilibrada", manifestó.

En relación al reparto de poder en la alcaldía de Palma, que podría apuntar a un pacto de dos años de gobierno con un alcalde del PSIB-PSOE y otros dos años con el alcalde de UM, el candidato del Bloc per Palma al Consistorio, Eberhard Grosske, mantuvo que "las alcaldías han de constituirse como derivación de los resultados de las elecciones".